Emprendedores

Bewa7er, el ‘marketplace’ para activar la inversión en empresas no cotizadas

agua-dinero
Escrito por Esther Macías

Nace un mercado secundario para ‘startups’ e inversores profesionales en España. Se trata de Bewa7er, una plataforma web donde inversores profesionales pueden comprar y vender derechos económicos sobre participaciones en empresas no cotizadas.

La compraventa de derechos económicos en lugar de participaciones permite aportar transparencia y liquidez a un mercado tradicionalmente opaco y poco líquido como es el de las inversiones en startups. Esta es la premisa con la que nace Bewa7er, una sociedad fundada por el analista financiero y experto en inversiones Unai Ansejo y el emprendedor en serie e inversor François Derbaix, y que aspira a convertirse en un mercado secundario de referencia para startups en España donde inversores profesionales puedan comprar y vender derechos económicos sobre participaciones en empresas no cotizadas.

“Empezamos a gestar el proyecto en noviembre de 2013 después de observar que desde hace años existe una necesidad en el ecosistema de las startups y la inversión –explica Unai Ansejo a TICbeat–. Por un lado, a los emprendedores les cuesta incorporar nuevos accionistas y, por otro, los inversores tienen problemas a la hora de entrar en una sociedad ya que éstos saben cuándo entran en ésta pero no cuándo podrán salir de ella”. El motivo, indica Ansejo, radica en la existencia de un derecho de adquisición preferente en las sociedades limitadas españolas que, en la práctica, lo que provoca es que “se crucen muy pocas operaciones”.

“En una empresa no cotizada, cerrar una venta con un tercer accionista que no sea socio supone realizar una Junta General de socios y que los socios actuales de la empresa en cuestión renuncien al derecho de adquisición preferente. Lo que ocurre al final es que los inversores se queden atrapados, sin liquidez, hasta que surja alguna operación mayor en el capital de la sociedad”, añade Ansejo, apostillando que precisamente para resolver esta problemática llega Bewa7er, que, por cierto, se pronuncia como “be water” (sé agua), en referencia a la mayor liquidez que aporta a los potenciales inversores. “Con la plataforma fomentaremos la inversión en este tipo de empresas y facilitaremos que el inversor tenga más liquidez”, apunta el CEO. A fin de cuentas, resalta el portavoz, se trata de aportar transparencia en este mercado “opaco”, facilitar la inversión en sociedades no cotizadas y mejorar el acceso a la financiación para las pymes.

Bewa7er

Cómo funciona

La plataforma funciona como un mercado secundario en el que se pueden comprar y vender derechos económicos sobre empresas no cotizadas, “no participaciones”, insiste Ansejo. La clave reside en la separación de los derechos políticos de los derechos económicos de estas participaciones, de modo que los inversores pueden invertir en contratos de derechos económicos libremente transmisibles. Así, el inversor obtiene la rentabilidad que tendría si invirtiera directamente en la sociedad final, pero con un activo más líquido (un contrato de cuentas en participación), que puede comprarse o venderse en cualquier momento, sin derechos de adquisición preferente, y sin tener que pasar por el notario. “El inversor puede además acceder a startups de alto potencial en las que normalmente no habría podido invertir”, subraya el CEO.

¿Cuáles son las startups que pueden optar a ofrecer derechos económicos a través de la plataforma? “Tienen que ser empresas con un crecimiento significativo en ventas, es decir, si no facturan no podrán salir. No habrá, por tanto, proyectos de seed capital. Las empresas deben tener una historia, cuatro años de vida al menos. El precio máximo de salida, de hecho, será diez veces las ventas de la empresa”, revela Ansejo. “Además, exigimos que haya un inversor profesional en el accionariado (minoritario) y un pacto de socios para proteger los derechos políticos y económicos de los inversores minoritarios”.

De momento, las dos primeras empresas que incorpora Bewa7er en las que se pueden realizar inversiones potenciales son dos ecommerces: uno de juegos, Zacatrus, y otro de running, bici y natación Deporvillage. No obstante, el CEO de Bewa7er confía en llegar a las 10 startups en el primer año de vida de la plataforma. “Respecto a los inversores que pueden comprar y vender participaciones a través de Bewa7er, el universo es grande, de entre 2.000 y 3.000 inversores potenciales”, señala.

Modelo de negocio de Bewa7er

Pero, ¿qué gana Bewa7er a cambio? El modelo de negocio de la plataforma reside en cobrar una comisión de Administración que asciende al 0,6% anual sobre el valor de las participaciones y que se cobrará anualmente a los inversores y una comisión de transacción del 3% de las ventas realizadas (tanto de la venta de los derechos económicos como de las participaciones) y de los dividendos cobrados. En caso de compraventa esta comisión se cobra al vendedor. En caso de pago dividendos por parte de una de las empresas invertidas, esta comisión se cobrará al inversor beneficiario de estos dividendos. “En definitiva –explica Ansejo– Bewa7er hará dinero si se produce una transacción y evoluciona de forma positiva”.

Una plataforma pionera en España

“No existe ninguna plataforma de estas características en España”, asevera Ansejo, quien afirma tener como modelo de referencia a Second Market en Estados Unidos. El CEO recalca la diferencia de este proyecto con los de equity crowdfunding que han proliferado en los últimos años en España. “La nuestra es una plataforma para dar salida a inversiones más que para financiar empresas”, señala. Además, apunta, los inversores que podrán actuar en Bewa7er serán solo inversores cualificados, es decir, empresas de inversión o inversores profesionales con experiencia que destinen más de medio millón de euros a esta actividad. Por ello confía en que no afecte al proyecto la Ley de Fomento Empresarial que se aprobará próximamente en España y que incluye una propuesta para regular el crowdfunding que ha causado bastante polémica en el mundo de los inversores. “Confiamos en que finalmente esta regulación no afecte a los inversores cualificados. En cualquier caso vemos con buenos ojos que se regule esta actividad”, concluye el portavoz.

Imagen: Shutterstock

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.