Emprendedores

De aficionada a emprendedora: los retos de crear una empresa tecnológica online

Escrito por Natasha Bernal

María Cebrián, emprendedora fundadora de aomm.tv, comparte su historia como emprendedora y graduada del Founder Institute.

Una nueva iniciativa de televisión online se lanza en España: se trata de aomm.tv, un canal con programas de ejercicios para ganar en salud en cualquier lugar y en cualquier momento.

María Cebrián, una emprendedora con pasión y dedicación al yoga ha lanzado una plataforma online en español que ofrece videos de clases de yoga y pilates a medida que se pueden practicar en cualquier lugar y a cualquier hora del día para adaptarse así al rito de vida de cada persona.

aomm.tv cuenta ya con un landing page donde se puede acceder a un vídeo de presentación de la plataforma. Además, los usuarios pueden registrarse con su email y acceder a una clase de yoga totalmente gratis.  La plataforma se lanzará en fase beta en mayo de este año.

La plataforma está dirigida a cualquier persona que quiera experimentar el poder del yoga y del pilates cuando y donde quiera. La emprendedora apunta que es cierto que el tipo de usuarios que más interés tienen por este tipo de prácticas son las mujeres entre 25 y 55 años, sin embargo cada vez más hombres se preocupan más por su salud y bienestar y acuden al yoga, al pilates e incluso a la meditación para huir del estrés y conseguir una mayor calidad de vida.

Esta startup, graduada del Founder Institute en Madrid, es una muestra de cómo se puede unir el ejercicio y la meditación con la tecnología, adaptando deporte a las necesidades de personas que necesitan en diferentes dispositivos. Como emprendedora, Cebrián ha descubierto lo difícil que es compaginar dos niños y una empresa en la que (al principio) lo hace todo el fundador.

Entrevistamos a la emprendedora fundadora de la empresa, quien nos descubre cómo ha sido su experiencia, los errores que suelen cometer y los retos (y ayudas) que ha tenido en su camino.

¿Qué es lo que te motivó a emprender?

Yo ya había emprendido hacía 5 años, cuando monté junto a mi marido un estudio de fotografía y producción audiovisual llamado Iconik, así que de alguna manera siempre he tenido ese ‘gusanillo’ emprendedor. Pero en el caso de aomm.tv, lo que más me ha motivado a emprender el proyecto ha sido mi pasión por el yoga y la de idea de poder difundir y compartir esta pasión con miles de personas (¡espero!) en todo el mundo.

Practico yoga desde 1999. Hace varios años me suscribí a una plataforma americana parecida a aomm.tv y me pareció un auténtico tesoro para alguien que practica yoga, ya que podía acceder a clases con los mejores profesores de USA, practicar en casa cuando mejor me venía y tener la posibilidad de probar muchos tipos de yoga. Me entusiasmé tanto que le hablaba a todo el mundo de la página…pero me di cuenta de que muy poca gente tenía un nivel de inglés suficientemente alto como para seguir las clases online, así que pensé, ‘Qué rabia! Este tipo de plataformas nunca existen en español, siempre tienen contenidos en inglés!’. Así que un día pensé que yo podría crear esa página con contenidos en español para todos los amantes del yoga y del pilates que estamos en España y Latinoamérica.  Así que lo planteé en Iconik, que me apoyó totalmente, y luego con la ayuda de una amiga profesora de yoga y mi hermana, que se unió como socia, empezamos a trabajar en el proyecto.

¿Cuáles fueron los mayores retos a la hora de crear esta empresa?

En mi caso el mayor reto ha sido el compaginar el trabajo y el cuidado de mis dos hijos, que tienen 3 y 5 años. Crear una empresa y ponerla en marcha requiere muchísimo trabajo. Y muchas veces es muy difícil compaginar el trabajo con la dedicación a la familia, que para mí es una parte muy importante de mi vida. Yo lo que hago es seguir pasando tiempo con mis hijos y a cambio trabajar todas las noches hasta la hora de irme a dormir…es muy cansado, pero así puedo compaginarlo todo. Y además tengo la suerte de poder compartir al 50% el cuidado de mis hijos con mi marido. Esto ha sido absolutamente fundamental para poder sacar el proyecto adelante y sé que en este sentido soy muy afortunada.

Otro de los grandes retos para mí ha sido (y sigue siendo) el desconocimiento del componente tecnológico del sector de Internet. Yo vengo de un background de comunicación y producción audiovisual, y todo el componente tecnológico del proyecto al principio me asustaba mucho, ¡no me sentía capaz de manejarlo! Pero ahora, poco a poco me he ido quitando el miedo de encima, estoy aprendiendo muchísimo e incluso lo estoy disfrutando.

Como emprendedora que repite, ¿cuáles son para ti los errores comunes que cometen los emprendedores primerizos y cómo se pueden evitar?

Para mí uno de los errores más comunes que cometemos las personas que emprendemos en el sector tecnológico es pensar que esto de montar una web está ‘chupao’. Crear una stratup tecnológica es realmente complejo, no sólo por el componente tecnológico de este tipo de proyectos, que como decía para mí ha sido uno de los grandes retos, sino porque requiere por parte de los emprendedores manejar un gran abanico de capacidades y conocimientos, sobre todo al principio, que no cuentas con recursos para contratar a perfiles especializados y al final los emprendedores tienen que hacer de todo.

Como emprendedor tienes que ser muy versátil y muy flexible: en un mismo día tienes que hacer un pitch frente a un inversor, dirigir el trabajo de un programador, rodar una clase de yoga, y elaborar un plan de marketing. ¡Al menos esta ha sido mi experiencia!

Otro de los errores es la inflexibilidad frente a tu proyecto. Es muy importante no enrocarte en tu idea, en tu forma de hacer las cosas, en tu visión. Hay que buscar más allá, estar muy abierto al feedback, buscar consejo…y sobre todo hablar con tus usuarios, entender qué es lo que quieren y qué es lo que necesitan. A veces es duro, porque recibes críticas y escuchas cosas que no te gustan, pero hay estar abierto siempre, y aprender en cada paso para mejorar continuamente.

¿Por qué decidiste inscribirte a una incubadora de startups? ¿Hiciste lo mismo en tu proyecto anterior?

En mi proceso anterior no acudí a ninguna incubadora. Fue un proceso diferente, ya que montamos el estudio con nuestro propio dinero y no necesitamos inversión. En el caso de aomm.tv sí que tenía claro que necesitaba el apoyo de una incubadora, ya que el sector de las startups tecnológicas era muy nuevo para mí, necesitaba inversión externa y sabía que iba a necesitar ayuda para empezar a coger tablas y buscar inversores para el proyecto.

¿Qué te ha aportado la experiencia en el Founder Institute? 

Fue una amiga la que me habló del Founder Institute (de hecho ella entró también en el programa y también se graduó) y la verdad es que ha sido una pieza clave para poder lanzar aomm.tv.

El programa no sólo te forma en todos los aspectos más importantes del desarrollo de una startup tecnológica, sino que te obliga a avanzar constantemente en tu proyecto y constituir legalmente tu empresa, te abre muchas puertas para conseguir financiación…y sobre todo ¡te ayuda a tener mucha seguridad y confianza en ti misma!

Lo que más valoro del programa es que te ofrece la oportunidad de compartir y aprender de otras personas que están viviendo la misma experiencia que tú (tus compañeros) y te da a acceso al expertise y know how de un grupo de mentores con muchísima experiencia que están a tu disposición para cualquier cosa que necesites. ¡Esto de verdad que es todo un lujo!

María Cebrián es una de las graduadas de la primera edición del Founder Institute de Madrid, cuyo programa regresa a nuestra capital esta primavera.

Foto cc GO INTERACTIVE WELLNESS

Sobre el autor de este artículo

Natasha Bernal