Educación

Top de los retos TIC que debemos afrontar en la innovación educativa

Estos son los retos más importantes que debe asumir el sector TIC

El pasado 30 de noviembre el Clúster Edutech organizó la jornada “Retos TIC en la innovación educativa, contando con la participación de los participantes del programa Escola Nova 21. A continuación te contamos cuáles son los principales retos a los que se enfrenta el sector.

Ejes de la transformación educativa como la evaluación de competencias o la personalización del aprendizaje centraron los esfuerzos de las jornadas “Retos TIC en la innovación educativa”, en las que se dieron cita escuelas y empresas catalanas. El objetivo de Edutech Clúster era explorar sinergias y buscar caminos para que el ecosistema educativo avance.

5 competencias digitales que deben tener los profesores actuales

Para detectar soluciones ante los retos digitales se basaron en las experiencias reales de seis centros educativos que se encuentran actualmente inmersos en este proceso de transformación digital. Te contamos cuáles han sido sus principales conclusiones.

Principales retos TIC para innovar en educación

  • La identidad digital del alumno, más allá del portafolio: La Escuela Garbí Pere Vergés, de Badalona hizo hincapié en el aumento de las necesidades de gestión de la información de los alumnos, para las que existen herramientas como ERPs o EVAs. Los centros precisan soluciones para tener una visión única y centralizada de la información asociada a cada persona, lo que se denomina la identidad digital del alumno. El principal reto para la industria es implementar dicha identidad a través de sistemas y modelos abiertos.
  • Crear herramientas tecnológicas para personalizar el aprendizaje: La tarea de evaluación compartida y cooperativa es un gran desafío para el profesorado por la carencia de tiempo para determinar contenidos clave de forma colectiva. En este sentido, dos profesores del Institut Montgròs, Sant Pere de Ribes han diseñado una herramienta de trabajo, denominada MONTRUBRIC, que hace visible y ágil la tarea. La herramienta ideal de evaluación compartida debe ser multiplataforma, digital, abierta, accesible, flexible y escalable, colaborativa, multiusuario y visualmente atractiva, además de permitir una interacción con el entorno para visualizar las competencias, habilidades y resultados del alumno.
  • El contexto en la generación de entornos de aprendizaje: El ejemplo práctico de la Escuela Rellinars planteó la búsqueda de espacios entre escuelas y empresas para compartir más necesidades a nivel de trabajo por proyectos. El principal reto es encontrar las sinergias entre el aula y el mundo empresarial. A partir de las necesidades compartidas e identificadas, se trataría de crear o construir un banco de recursos donde encontrar ideas de proyectos.
  • El empoderamiento del alumno, nuevo rol de la escuela: Desde la Escuela Sagrada Familia apuntan a la importancia del empoderamiento de los alumnos en su proceso de aprendizaje desde la escuela, debiendo incluir la implicación de las familias y del resto de agentes educativos. El principal reto educativo es encontrar las vías para monitorizar el proceso de aprendizaje, conocer los indicadores para mejorar el proceso y mejorar la política comunicativa entre la escuela y las familias.
  • Incluir competencias transversales y valoración poliédrica: Para que el seguimiento del alumno sea conjunto y coherente, incorporando otros agentes educativos se necesitan, tal y como explican desde la Escuela Virolai, herramientas que permitan compartir con todos los agentes una evaluación holística y poliédrica del alumno. La Administración debe asumir su papel para facilitar este cambio de modelo educativo y facilitar que todos los interlocutores estén coordinados entre sí.
  • La evaluación en nuevos entornos de aprendizaje: Es necesario adoptar un enfoque innovador a la hora de evaluar a los alumnos, que cambie la metodología, organización, espacios y tiempo. Según indican en la Escuela dels Encants, las nuevas tecnologías aplicadas a la evaluación ayudan a hacer un seguimiento más preciso, real y consciente de los procesos de aprendizaje que se dan a los niños, maestros, familias y otros agentes educativos. Así, el principal reto es disponer de una plataforma que permita una evaluación 360º.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.