Educación

Técnicas y metodología para aprobar los exámenes de Selectividad (EvAU)

tecnicas-preparar-selectividad-evau
Escrito por Ana Muñoz

Te mostramos cuáles son las mejores técnicas y metodologías para aprobar los exámenes de Selectividad de 2017, así como todos los trucos para pasar estas pruebas.

La fórmula perfecta para aprobar todos los exámenes de Selectividad no está relacionada con hacerse unas chuletas especialmente elaboradas, si no por seguir paso a paso una serie de técnicas de estudio.

Y es que las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) son, probablemente, uno de los momentos clave en la vida de todo estudiante, ya que de su resultado dependerá la carrera a la que podrá entrar, así como la facultad a la que tendrá acceso.

Sin embargo, y a pesar de que el objetivo es el mismo, lo cierto es que este año se celebrará por primera vez en toda España la EvAU (Evaluación de Acceso a la Universidad), que cambiará ligeramente la metodología de estos exámenes.

¿Sabes cuál es la carrera con mayor nota de corte en España?

Así, esta prueba se puntuará del 0 al 14 y constituirá el 40% de la nota final, siempre que se llegue a un mínimo de 5. Esto se complementará con el 60% de la nota media de Bachillerato, por lo que será determinante para que los estudiantes puedan optar entre una u otra carrera.

Por esta razón son muchos los alumnos que acaban con los nervios a flor de piel. Sin embargo, esto puede solucionarse si se utilizan una serie de técnicas y metodología para estudiar Selectividad. ¿Quieres saber cuáles son?

1. Preparación

estudiar-oposiciones-2017

Lo primero que deberás hacer para preparar los exámenes de Selectividad es seguir al milímetro una serie de técnicas de estudio.

En este sentido, una de las mejores formas de que se nos queden todos esos datos en la cabeza es realizar esquemas y resúmenes de los temas. De esta forma, tu memoria visual podrá ayudarte a la hora de plasmar todos tus conocimientos en el examen.

Lo que no tiene sentido es pegarse un “atracón” la noche anterior pensando que, de esta forma, vamos a retener toda esa información que no hemos conseguido estudiar durante las últimas semanas.

De hecho, en muchas ocasiones, sí que nos sabemos esas lecciones y lo único que ocurre es que los nervios nos están jugando una mala pasada. Por eso, nosotros te recomendamos preparar los exámenes de Selectividad varias semanas antes.

2. Planificación

Repasamos los puntos clave para estudiar doble grado

Una de las grandes dudas de todos los estudiantes es cómo planificar los exámenes de Selectividad. Y es que, en estas pruebas, se están jugando su futuro y todos buscan sacar las mejores notas posibles.

Por esta razón, lo mejor es clasificar por grado de dificultad las materias que nos cuestan más y las que menos.

Así, se podrá determinar cuáles son las asignaturas o temas que tenemos que trabajar con más intensidad. A continuación, tendrás que cuantificar el tiempo que tendrás para preparar los exámenes y, con estos datos, hacer un calendario de trabajo realista y con descansos.

Respecto a este último punto, te recomendamos hacer un break de 20 minutos cada dos horas para andar, salir, dar una vuelta, correr, etc. Es decir, puedes hacer lo que quieras, pero nunca te quedes sentado en el mismo sitio de estudio durante el descanso.

Otro truco a la hora de planificar tu estudio para Selectividad (EvAU), es memorizar los contenidos que más te cuesten cuando tengas más energía. No importa si es a primera hora de la mañana o a última de la noche, pero sí es esencial que identifiques cuál es el momento en el que retienes mejor los conceptos.

3. Varios repasos

El lugar en el que estudies el máster o posgrado es un factor importante a tener en cuenta

Otra de las técnicas de estudio para preparar los exámenes de Selectividad o EvAU es realizar tres repasos: uno, cuando termina la sesión de estudio y antes del descanso; el segundo, al terminar el día, como por ejemplo antes de irnos a dormir; finalmente, se puede hacer un tercer repaso horas antes de tener el examen.

De esta forma, iremos más que preparados a una de las pruebas más importantes de nuestra vida estudiantil.

Eso sí, pasar los apuntes o esquemas a toda velocidad minutos antes del examen no sirve de nada. En esos momentos, lo mejor es dejar el libro a un lado y relajarte para hacer las pruebas.

4. Exámenes de prueba

Trucos para copiar en los exámenes

Si nos sentimos inseguros con alguna asignatura en concreto, una de las mejores técnicas de estudio que existen es realizar un examen que hayan puesto años anteriores.

Son muchas las Comunidades Autónomas que recopilan los test de otros años, que nos pueden servir tanto para practicar como para hacernos una idea de cómo será, así como del grado de dificultad del mismo.

De esta forma, podremos ver cuánto tardamos en contestar a cada pregunta y sabremos gestionar nuestro tiempo el Día D.

5. Trucos para hacer el examen

examen

Como bien sabéis, no tendremos tiempo infinito para rellenar los exámenes de Selectividad. Por ello, lo mejor es empezar por las preguntas más fáciles y mejor controlamos.

De esta forma, tendremos tiempo suficiente para centrarnos en las más largas o que peor nos sabemos.

Otra forma interesante de rellenar el examen de EvAU es ver cuáles son las preguntas que más puntos valen y centrar nuestro esfuerzo en ellas, es decir, darles prioridad.

6. Duerme y come bien

Dormir-poco-peor-que-no-dormir-nada

Son muchos los que piensan que, durante los días de Selectividad, deben dormir poco para poder estar estudiando el mayor tiempo posible.

Pues bien, eso es un error. A pesar de ser unos días excepcionales, no se debe cambiar nuestra rutina de sueño o de alimentación.

De hecho, lo mejor es dormir 8 horas y comer sano. Así que déjate de sandwiches y Coca Colas que devorarás en 10 minutos y apuesta por algo más equilibrado que aporte energía a tu organismo.

7. Olvida los estimulantes

Aunque parezca algo obvio, ningún estimulante es bueno para el estudio. Así que olvida las bebidas energéticas en exceso, los cafés a raudales y, por supuesto, las drogas.

El estrés puede hacer que estés más nervioso, y son muchos los que piensan que este tipo de herramientas son necesarias para relajarse o para concentrarse, pero lo cierto es que nos impedirán descansar peor y, por lo tanto, retendremos menos.

Es decir, a pesar de que pueden ofrecernos cierto relax o estimulación transitoria, a la larga será perjudicial.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.