Educación

Seis consejos para aprovechar al máximo tus prácticas de verano

Consejos para exprimir las prácticas de empresa
Escrito por Lara Olmo

Si te estrenas este verano con unas prácticas de empresa, te interesará saber qué es lo que más valoran los empleados y jefes de los estudiantes que reciben y qué tienes que hacer para aumentar las posibilidades de quedarte cuando las termines.

Lo afirman muchos estudiantes y universitarios: su primera escuela fueron las prácticas en empresa. Y es que aunque la teoría es necesaria para adquirir conceptos básicos, cuando de verdad se aprenden las tareas y, en definitiva, las claves de cualquier profesión es ejerciéndola.

Lo cierto es que las prácticas han dejado de ser la versión “ligth” de un trabajo y los estudiantes tienen que afrontar desde el primer día sus funciones y responsabilidad como si fueran un empleado más. Y esto puede imponer a más de uno.

¿Hay universidades mejores que otras para encontrar trabajo?

Si te ves en esta situación o quieres afrontar tus próximas prácticas con mayor acierto, te resultará útil conocer los consejos de empleados y responsables de algunas empresas que suelen trabajar con estudiantes y qué esperan de ellos para que, quizá con suerte, se queden por más tiempo.

Sé puntual

Aunque pueda parecerte un detalle sin importancia, que tus compañeros o responsables te vean en tu puesto de trabajo al llegar tiene muchas connotaciones positivas. La puntualidad es importante en el trabajo, porque ejerciéndola estarás demostrando interés y responsabilidad. Piensa que como estudiante en prácticas, estás a medio camino entre un compañero de trabajo y un “invitado”, así que trata de ganarte la confianza de los demás desde el principio.

Haz cada tarea lo mejor que puedas

A veces te encargarán tareas que te gusten o encajen con lo que esperas de tu puesto,pero otras veces no. Aunque lo de poner cafés se haya convertido casi en un mito, a lo mejor te piden que hagas un recado o alguna tarea similar.

Quienes han tenido que pasar por prácticas o becas de verano, aconsejan que hagas cada una de estas tareas poniendo lo mejor de ti, por insignificantes que parezcan. Una distribución entusiasta de las tareas asignadas es la piedra angular sobre la cual descansará tu práctica.

Asume tareas por ti mismo

Siempre hay cosas que hacer en una empresa: ya sea porque no da tiempo a gestionarlos todo, porque no son del agrado de nadie o porque no se han terminado de definir. Si quieres causar buena impresión en la empresa, o mejor, ser recordado, asume tareas por iniciativa propia. Que no te vean parado esperando a que alguien te diga lo que hacer.

Sé resolutivo

Este consejo puede generar cierta controversia. ¿Hasta qué punto no es lógico que un estudiante en prácticas pregunte a un compañero o supervisor cuando tiene alguna duda? Como suele ocurrir, la virtud está en el término medio. Desde las empresas aseguran que un estudiante en prácticas que es capaz de encontrar por si mismo la solución a sus problemas, o que al menos lo intenta, es visto como un profesional resolutivo e independiente.

Si por el contrario no te atreves a dar un paso sin consultarlo con alguien antes o te bloqueas ante el primer imprevisto, pensarán que no confías en ti mismo y que ralentizas el ritmo de la empresa. Por eso lo mejor es, de nuevo, ponerle iniciativa y al menos intentarlo; y en última instancia, pedir ayuda.

Haz preguntas (que merezcan la pena)

Este punto está relacionado con el anterior. Hacer preguntas no es malo, de hecho es casi imposible pensar que un estudiante en prácticas no necesite consultar nada. Cuando esto ocurre, se tienden a pensar que no tiene interés y que realmente no pregunta porque no quiere aprender. La clave está en saber qué preguntar.

Los profesionales consultados aconsejan que, si tienes la oportunidad de acudir a reuniones, apuntes las consultas de los compañeros que hayan sido interesantes (el jefe o responsable a veces lo expresa abiertamente) y el por qué. Y muy importante: procura hacer al menos una pregunta en cada reunión a la que asistas. Demostrarás tu curiosidad y ganas de aprender, y puede que a nadie más se le haya ocurrido hacerla.

Haz networking

Sí, has leído bien. Tu primer “trabajo” marcará tu experiencia profesional y es muy importante dejar huella en él y hacer todos los contactos que puedas. Nunca sabes qué te puede deparar el futuro. Lo fácil en unas prácticas de empresa o beca de verano que apenas duran unos meses es centrarse en las tareas a realizar y dejar en segundo plano el aspecto relacional con los compañeros. Pero esto es casi tan importante como lo primero: si consigues generar confianza en varios de ellos, tendrás más posibilidades de que deleguen en ti otras tareas de mayor responsabilidad o que te enseñen cosas nuevas que en principio no habías pensado.

Y cuando tus prácticas acaben, conserva esos contacto y mantenlos en el tiempo. Escríbeles de vez en cuando e incluso invítales a comer. Conseguirás que no se olviden de ti y estarás construyendo tu red de contacto desde el principio.

5 malas prácticas de reclutamiento que ahuyentan al personal

Vía | hbr.org

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.