Educación

Quién gana más: un atleta profesional o un ingeniero de software

ingeniero-software-deportista-profesional
Escrito por Ana Muñoz

Si quieres ser millonario y dudas entre ser atleta profesional o ingeniero de software, la respuesta es clara: lo segundo. Te contamos por qué.

El año pasado, el jugador de baloncesto LeBron James logró hacerse con 77 millones de dólares, entre su sueldo de 23 millones y otros tipos de acuerdos, como patrocinios, publicidad, etc. Por su parte, las ganancias de Eli Manning, quarterback de los NY Giants, fueron de 45 millones.

Nadie duda que a los atletas profesionales les paguen especialmente bien, pero si estás dudando entre ser deportista de élite o ingeniero de software porque quieres hacerte rico, te adelantamos que es mejor la segunda opción. Pero, ¿Por qué?

La carrera de uno de estos atletas es bastante breve, y los que están en la cima son sólo unos pocos (que son los que cobran mucho). Concretamente, la media de la carrera de un deportista de élite en la NFL es de tres años y medio, y éstos tienen unas ganancias de unos 3 millones de dólares, según un estudio de Paysa.

En la MLB, la duración es mayor (5,6 años), pero su sueldo total es de 2.912.000 millones. En la NBA la media supera los 12 millones de dólares.

Perfiles de profesionales TIC que más se demandarán en 2017

Esta motivación económica puede ser fundamental al principio, pero hay que tener en cuenta que el número de personas que luchan por llegar a la cima es enorme, y sólo unos pocos lo consiguen.

Paysa recomienda comparar estos sueldos con los de ingeniero de software, una opción mucho más recomendable a largo plazo. Y es que el porcentaje de admitidos en una universidad en la que impartan estas clases es del 63%. Si a esto le sumamos que 6 de cada 10 de ellos terminan graduándose y que el 97% de ellos encuentra trabajo fácilmente, los números hablan por sí solos.

La vida laboral de un ingeniero de software es de 40 años, que multiplicado por un sueldo medio de 125.418 dólares al año, suman unos ingresos de unos 5 millones de dólares a lo largo de su vida, en el peor de los casos.

Pero si el ingeniero es especialmente talentoso y consigue que le contraten en Google o Facebook, los ingresos ascienden hasta los 14 millones de dólares.

Por eso, siempre es mejor ser ingeniero de software que atleta profesional.

Vía | Business Insider

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.