Educación

Por qué estudiar un postgrado de ingeniería en U-tad es diferente

Escrito por Redacción TICbeat

La cercanía entre la empresa y la formación es el principal atributo de los cursos de postgrado de U-tad, que cubren todo el ciclo de la ingeniería, desde el Big Data hasta el Pilotaje de Drones, pasando por la Realidad Virtual o la Ciberseguridad.

Con el auge de la economía digital, especializarse en ámbitos como el Big Data, la Realidad Virtual o la Ciberseguridad se ha vuelto una opción formativa y laboral cada vez más interesante para muchos jóvenes. Así, numerosos centros ofertan desde ciclos hasta grados y postgrados específicamente diseñados para introducir a las nuevas generaciones en este apasionante y desafiante mundo.

Sin embargo, no todas las instituciones que traducen estas tendencias en enseñanzas de postrado lo hacen de la misma manera, con notables diferencias entre centros a la hora de enfocar el propio planteamiento académico (más teoría o más práctica), su capacidad de llegada al mercado (programa de prácticas) o si cuentan o no con actividades complementarias que den un valor diferencial a los alumnos.

Un ejemplo de cómo un máster puede ser diferente de principio a fin es U-tad, el centro universitario especializado en tecnología y arte digital. Allí se ofertan distintas alternativas de postgrado en ingeniería, que cubren desde el Big Data hasta la Realidad Virtual y la Computación Gráfica, pasando por la Ciberseguridad o el Pilotaje de Drones. Un amplio catálogo educativo que se mostrará próximamente en un Open Day de Postgrados que tendrá lugar el próximo 15 de junio.

Sé ingeniero por un día: conoce U-tad y el Grado de Ingeniería de Software

Según explica Laura Raya, responsable de Postgrado y directora del Máster Universitario de Computación Gráfica y Simulación, la gran diferencia de los cursos de U-tad radica en que todos ellos “responden a las necesidades de mercado y sociedad, cambiando al mismo tiempo que cambian las tendencias de la industria”. En ese sentido se entiende la filosofía eminentemente práctica de sus postgrados. “Queremos que los alumnos se impliquen desde el principio, que aprendan desarrollando proyectos, no basándonos solo en teoría”, explica.

También habla del origen tan heterogéneo y radicalmente innovador de su claustro de profesores: “Tenemos un cuadro de profesores muy diferencial, desde personas más académicos hasta profesionales que están trabajando en distintas áreas y que, además de enseñar, son un primer contacto de la industria, un potencial empleador o potencial socio en futuras iniciativas”.

De la misma opinión es José Jesús García Rueda, coordinador de I+D de Ingeniería y coordinador de Postgrado, quien establece una premisa básica para todos los cursos de postgrado de este centro: “Los estudiantes tienen que salir de aquí sabiendo hacer, el día después de terminar el curso deben estar listos para empezar a trabajar”.

Para ello resulta elemental esa unión entre empresa y universidad que adelantaba Raya. “Estamos hablando de un profesor en el aula, pero también de un profesor que tutoriza el proyecto final y de un profesor que sirve de lazo con compañías”, señala García Rueda.

“También hacemos una fuerte apuesta por el ecosistema, por aprender en comunidades especializadas, por celebrar ciclos de Master Classes que amplíen conocimientos muy ligados al mercado, entre muchas otras actividades”.

Comunidades tecnológicas de U-tad: uniendo conocimiento e intereses en torno a las TIC

Más de 450 convenios de prácticas, “con más demanda de la que podemos ofrecer”, confirman este punto único de U-tad frente a otros centros educativos. “Nos es fácil tener esta llegada a la empresa, porque ya hay una confianza preestablecida por los profesores”, coinciden Laura Raya y José Jesús García Rueda. Misma opinión que se tiene desde el otro lado de la ecuación, con experiencias muy positivas por parte de reconocidas compañías de nuestro país cuando han incorporado a profesionales salidos de U-tad.

Es el caso de Pablo San Emeterio López, CSA e Innovation Analist en ElevenPaths, la unidad de Ciberseguridad de Telefónica, quien señala cómo “en el modelo de formación empleado en U-tad se aprecia el conocimiento del día a día que tienen los profesores. Están enseñando a los alumnos conocimientos que se aplican a día de hoy junto con trucos o soluciones para afrontar problemas. Eso es algo muy útil para las empresas”.

A su vez, Juan Cañada, director del área de visualización de Next Limit, reafirma todo lo anterior al destacar que “los alumnos de U-tad salen con muchos conocimientos técnicos, con más de lo normal, porque en general estudian masters con cargas lectivas importantes de áreas que necesitamos aquí: computación gráfica, geometría, simulación, métodos numéricos, etc. También es importante que, en general, como son contenidos muy prácticos los que se aprenden allí, los alumnos de U-tad vienen con capacidad para hacer proyectos de verdad”.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.