Educación

Passive WiFi, una versión supereficiente del WiFi

Passive WiFi tecnología supereficiente
Escrito por Óscar Condés

Un equipo de científicos e ingenieros de la Universidad de Washington ha desarrollado una versión extremadamente eficiente de la tecnología de red inalámbrica.

Hasta 10.000 veces menos energía que las actuales redes WiFi. Eso es lo que presumen de haber conseguido con esta investigación sobre el Passive WiFi, una nueva tecnología inalámbrica que mejora notablemente la actual con el fin de lograr que las ondas lleguen a una gama mucho más amplia de dispositivos. Por tal motivo, se cree que sería especialmente útil en el desarrollo del Internet de las cosas.

Dado que la nueva tecnología permite que la cantidad de energía necesaria para modular la señal de radio sea mínima, esta WiFi pasiva podría ser utilizada en dispositivos que hoy día suelen usar Bluetooth u otras tecnologías de red inalámbricas de bajo consumo, con el beneficio añadido que WiFi reportaría en el ámbito de la seguridad inalámbrica. De igual modo, también se podría integrar fácilmente en sensores y otros dispositivos IoT que podrían conectarse directamente con la nube sin depender de otro dispositivo como un smartphone o PC que actúe como intermediario.

¿Cómo funciona?

Esta WiFi pasiva basaría sus características en utilizar la energía de una fuente externa y reflejar la señal aplicando la tecnología de backscatter, que se basa en la retrodispersión de las ondas. No se trata de una idea nueva ya que ha habido intentos similares, como el de la Universidad de Stanford que el año pasado presento la BackFi. Esta especificación similar utiliza señales de redes WiFi existentes para generar una señal reflejada capaz de transmitirse a una velocidad de cinco megabits por segundo. Una cantidad bastante menor que la que promete ofrecer Passive WiFi, que llegaría a unas velocidades de transferencia de hasta 11 megabits por segundo a distancias que superarían los 100 pies (algo más de 30 metros). Y todo con un porcentaje de gasto 10.000 veces menor que los métodos convencionales, como ya os hemos comentado.

El equipo de la Universidad de Washington que ha desarrollado esta versión tiene previsto presentar sus conclusiones en el próximo USENIX Symposium on Networked Systems Design and Implementation que se realizará en marzo en Santa Clara (Califormia).

Vía | Ars Technica

Sobre el autor de este artículo

Óscar Condés

Periodista todoterreno especializado en tecnología y con una amplia experiencia en medios de comunicación. Fotógrafo, realizador, bloguero, viajero y apasionado por la tecnología desde la era analógica. Asistiendo en primera línea de trinchera a los cambios de la revolución digital.