Educación

Miguel Caballero (Tutellus): “Nuestro objetivo es llevar la educación al último rincón del planeta”

miguel caballero tutellus
Escrito por Esther Macías

Miguel Caballero, CEO de Tutellus, hace balance de los dos primeros años de vida de la plataforma que permite aprender y enseñar de forma fresca y amena a través de vídeos y que está basada en la filosofía de la economía colaborativa. El emprendedor reflexiona también sobre el futuro de la educación, un ámbito que tiene que cambiar pues “apenas lo ha hecho en los últimos mil años”.

Todo empezó en 2011 gracias a la física cuántica. El ingeniero y emprendedor Miguel Caballero, un aficionado a casi todo, desde la historia a las matemáticas pasando por los deportes de tabla, quería refrescar sus conocimientos de física cuántica y acudió a Youtube como método de aprendizaje pero… “la experiencia fue desastrosa”, asegura a TICbeat. Este hecho, no obstante, fue el detonante para crear un nuevo proyecto -Caballero ha fundado en el pasado otras startups como Quoba, MET y Neomedia- junto a Javier Ortiz, su socio en estas lides. Éste es Tutellus, una plataforma para aprender y enseñar de una forma fresca y amena a través de vídeos y basada en la filosofía de la economía colaborativa. La empresa vio la luz finalmente hace justo dos años -se lanzó en mayo de 2013- y hoy ya atesora a unos 500.000 usuarios de 160 países de todo el mundo.

Caballero relata a TICbeat los pormenores de esta aventura empresarial y hace balance sobre el presente y futuro de la educación online, un ámbito que aún tiene mucho recorrido por delante pues, sentencia, es un sector que “apenas ha cambiado en los últimos mil años”.

 

TICbeat.- En TICbeat ya hemos hablado de Tutellus con anterioridad pero… ¿cuál es la historia que está detrás de la creación de este proyecto? ¿Cómo se les ocurrió?

Miguel Caballero.- La idea se nos ocurrió a finales de 2011 a Javier Ortiz y a mí cuando intentábamos aprender algo a través de Youtube. Yo soy un aficionado a la física cuántica y quería repasar algunos conceptos y refrescar otros así que acudí a esta plataforma, pero la experiencia fue desastrosa. Entonces vimos que el elearning era un mundo muy rancio, había mucho contenido pero sobre todo en PDF y apenas había otra forma de aprender que no fuera la tradicional. Apenas existía el concepto de formación online fresca aunque empezaba por aquel momento a surgir la economía colaborativa. Así que vimos una oportunidad y se nos ocurrió crear una plataforma que permitiera aprender y enseñar de otra forma y en la que fueran terceros los que ofrecieran el contenido. Empezamos a programar la plataforma a principios de 2012 y salimos al mercado en mayo de 2013, justo ahora hace dos años.

 

TB.- Pero el concepto de aprender mediante vídeos a través de Internet sí existía. Un caso de éxito es la estadounidense Lynda.com, que acaba de adquirir Linkedin

MC.- Sí, y el suyo es un modelo muy bueno, pero es diferente al nuestro. Es su equipo quien hace el contenido. En nuestro caso lo hacen terceros. Esta no es la primera empresa que creo y tenía claro que para que creciera el negocio de forma rápida era preciso delegar el contenido en terceros. Es cierto que hay que sacrificar ciertos márgenes y que no controlas tú la producción del contenido en toda su medida pero al final te permite crecer más rápido y llegar a más gente. Así que en realidad no hay muchas empresas que tengan el mismo concepto que Tutellus. Los resultados, sin embargo, son extraordinarios. Ya tenemos cerca de 500.000 usuarios en 160 países de todo el mundo.

 

Ya tenemos cerca de 500.000 usuarios en 160 países de todo el mundo”

 

TICbeat.- Y aseguraba recientemente que llegarán al millón de usuarios este 2015…

MC.- Sí, nuestra idea es llegar a esta cifra después del verano, en otoño. De hecho, acabamos de abordar un cambio enorme del producto con este fin. Hemos cambiado la plataforma para que sea nativa móvil, para que gire aún más en torno a la comunidad y para potenciar el matching entre los usuarios de modo que la experiencia formativa sea aún más potente. Está claro que cuando aprendes puedes hacerlo solo pero si lo haces acompañado y hay más gente conectada como tú la experiencia mejora, te pueden ayudar y, en definitiva, aprendes más.

Por otro lado, teníamos claro que una idea pueden copiarla otros pero las comunidades que tengas no las pueden copiar. En nuestra plataforma se genera una comunidad diferente por cada curso. El valor es tremendo.

 

TB.- Dado que los cursos los imparten terceras partes supongo que será preciso hacer una importante criba. Es decir, no todos los cursos que proponen sus profesores se publican ¿no?

MC.- Cierto, el 70% de los cursos que los profesores incorporan a la plataforma no se publican finalmente. Primero hacemos una primera criba técnica para asegurar que el audio y el vídeo del curso sean correctos. Para ello cuando un usuario quiere hacer un curso para Tutellus nosotros le orientamos y ayudamos; de hecho tenemos cursos publicados sobre cómo hacer un curso. La segunda criba es natural y la hacen los propios alumnos. Nosotros no valoramos los cursos, lo hace la comunidad. Son los alumnos quienes puntúan los 50.000 cursos que ofrecemos y mediante los algoritmos de la plataforma y nuestras herramientas de big data los cursos salen en mejores o peores posiciones en el ranking.

 

TB.- De hecho, una de las cosas que me ha llamado la atención de Tutellus es que dentro de su equipo haya un responsable específico de big data.

MC.- Es una de las claves del nuevo Tutellus. El big data tiene una importancia enorme. Gracias a esta tecnología el contenido que aparece es más fresco y visual y, además, nos posibilita ofrecer servicios que ayuden y refuercen la experiencia de aprendizaje. Por ejemplo, podemos hacer recomendaciones al usuario en función de su perfil y su nivel.

 

Crecemos tanto que si seguimos cumpliendo el plan de negocio que hemos fijado y llegamos al millón de usuarios en otoño lograremos facturar 2 millones de euros a finales de este año”

 

TB.- Hemos hablado de usuarios pero no sé si podrá darme la cifra de negocio de Tutellus en la actualidad…

MC.- Estamos aumentando nuestra facturación entre el 30 y el 50% cada mes. Crecemos tanto que si seguimos cumpliendo el plan de negocio que hemos fijado y llegamos al millón de usuarios en otoño lograremos facturar 2 millones de euros a finales de este año.

 

TB.- El pasado año recibieron una inyección económica liderada por SeedSyndicates, una ronda en la que participaron otros business angels. ¿Con qué otro capital han contado en la corta vida de Tutellus?

MC.- Es la única financiación que hemos recibido y, la verdad, fue fácil conseguirla porque ya teníamos métricas y tracción en el mercado. Previamente nosotros habíamos invertido unos 100.000 euros en la empresa.

 

TB.- ¿Tienen previsto buscar más financiación externa?

MC.- De momento estamos centrados en el producto y el crecimiento del negocio. Aunque también tenemos claro que en el futuro tendremos que seguir inyectando capital si la empresa crece al ritmo al que esperamos.

 

TB.- Aunque incide en que la propuesta de Tutellus es diferente, lo cierto es que los jugadores que operan en este ámbito son muchos: las propias universidades, las escuelas de negocio e incluso las editoriales como la española Planeta ofrecen cursos online basados en vídeo.

MC.- Que haya competencia es algo sano y positivo. Es más, si no hubiera algo raro estaría pasando. Claro que esto exige que seas el mejor. Lo que nosotros tenemos claro es que Tutellus es una empresa de producto y queremos hacer el mejor del mundo desde el punto de vista formativo, además de facilitar a terceros que ganen dinero con nuestra propuesta.

Además, estamos firmando acuerdos con universidades para ofrecer títulos propios y conjuntos con dichas entidades. Ya trabajamos con la Universidad Católica de Murcia y con la Universidad Rey Juan Carlos I de Madrid pero estamos preparando seis acuerdos más de gran calado con otras universidades españolas. También firmaremos alianzas similares con otras universidades latinoamericanas, la primera será una de México. Aparte tenemos más de 80 convenios con universidades españolas y latinoamericanas para distribuir contenido de forma gratuita. La gran ventaja de esto es que el alumno puede hacer un curso que da un profesional o experto del mercado en una materia y que no sea un profesor de un centro universitario y conseguir un reconocimiento universitario oficial. El mercado de la formación y la educación es enorme. Nuestro objetivo es llevar la educación al último rincón del planeta.

 

Tutellus es una empresa de producto y queremos hacer el mejor del mundo desde el punto de vista formativo, además de facilitar a terceros que ganen dinero con nuestra propuesta”

 

TB.- Pero ¿quién les da miedo? Temerán a unos jugadores más que a otros…

MC.- No nos da miedo nadie. Claro que hay plataformas como Coursera, cuyo contenido generan desde las propias universidades, o Lynda.com, cuyo equipo también crea los cursos, pero no nos identificamos con ellas. También hay plataformas con un espíritu más colaborativo como Udemy pero en su caso nuestro toque es diferente; Udemy se centra más en grandes descuentos. Tutellus es una mezcla de las tres y dirigida al público latino porque todos nuestros cursos son en español. De hecho, lo que más nos ha llamado la atención es poder estar en 160 países ofreciendo cursos en español, pero es que hay latinos en todos los lugares del mundo.

 

TB.- En cuanto a los cursos que ofrecen, ¿de qué tipo son y cuáles tienen más tirón?

MC.- El 80% de nuestro contenido gira en torno a tres áreas: programación (web, de apps, etc.), marketing (online, social, medición, etc.) y emprendimiento (contenido sobre startups, ventas, coaching, etc.). El 20% restante de los cursos son de lo más diverso, muy específicos y ‘long tail’, por ejemplo, cómo hacer un cierto tipo de muñecas, cursos de cocina, yoga, running… Estamos abiertos a cualquier tipo de contenido excepto los relacionados con sexo, política o religión. Tenemos acuerdos con escuelas de negocio y universidades así que queremos dejar estos temas al margen.

 

TB.- Desde luego han sabido subirse a la ola del contenido en vídeo a tiempo.

MC.- Sí, entre 2011 y 2012 vimos que el contenido en vídeo estaba creciendo de forma brutal, una tendencia que vino impulsada por la mejora de las redes de banda ancha y por la aparición de dispositivos móviles con pantalla más grande.

 

TB.- ¿Tienen muchos alumnos que siguen los cursos en el móvil?

MC.- Sí, depende del mes pero podemos tener hasta un 40 o 50% de consumo vía móvil. Por eso hemos mejorado la plataforma para trasladar la experiencia formativa del ordenador de escritorio a los dispositivos móviles.

 

TB.- ¿Qué opinión le merecen los MOOC que, aunque han tenido su momento, parece que se están desinflando?

MC.- Aunque nosotros no somos una plataforma MOOC sí vemos que estos vienen bien para evangelizar sobre la formación online en vídeo. Estos, que los suelen generar las universidades [la mencionada Coursera es una de las grandes plataformas] tienen un problema: que el índice de abandono es brutal, de hasta el 90% y superior. ¿Por qué? Porque son cursos gratuitos que además hay que realizar en un límite de tiempo. En Tutellus tenemos cursos gratuitos y de pago pero el usuario los hace cuando puede. Obviamente cuando el curso es de pago la tasa de abandono es menor, de un 20%, pero incluso en los cursos gratuitos la tasa de abandono en Tutellus solo es del 30%. ¿Cómo logramos esto? Pues gracias a las herramientas antes mencionadas de big data y a técnicas de gamificación, para animar al alumno a finalizar el curso. Y funcionan.

 

TB.- ¿Cuánto cuesta hacer un curso en Tutellus? Supongo que habrá todo tipo de precios pero para tener una idea aproximada.

MC.- El precio medio real es de unos 35 euros. Claro que tenemos cursos desde 5 euros hasta 200. El 55% de los cursos que se ofrecen a través de Tutellus son de pago y el resto gratis, aunque cada vez aumenta más la oferta de pago. Cuando empezamos el 95% de los cursos que se ofrecían en Tutellus eran gratuitos.

 

TB.- ¿Y cómo llegan a los profesores? ¿Los busca su equipo, vienen ellos…?

MC.- Hay de todo, muchos vienen solos, otros los buscamos. Desde luego vienen muchos que están ya quemados en otras plataformas. El índice de abandono de nuestros profesores es cero. Esto indica que el trato humano que damos es excepcional. De hecho, tenemos un área solo dedicada al trato al alumno y al profesor.

 

TB.- El uso de Tutellus es gratuito para el alumno y el profesor pero cobran un porcentaje por cada curso de pago, ¿es así su modelo de negocio?

MC.- Sí, nos quedamos con el 30% del negocio que genere un curso, mientras que el profesor se queda con el 70% restante. El profesor, por otro lado, no tiene que pagar nada por usar la plataforma y la tendencia es que cada vez vendamos más cursos.

 

El educativo es el sector que más tiene que cambiar, prácticamente sigue igual que hace mil años”

 

TB.- ¿Cómo ve, por cierto, el ámbito de la enseñanza al calor de las oportunidades que traen consigo las nuevas tecnologías?

MC.- El educativo es el sector que más tiene que cambiar, prácticamente sigue igual que hace mil años. Las clases en una universidad de hoy en día son muy similares a las que se daban hace en la Edad Media. El cambio que se tiene que producir es brutal, hay mucho recorrido en el ámbito de la educación y el vídeo es una herramienta fantástica.

 

TB.- Por último, y como emprendedor que es, ¿qué le diría a las personas que quieren crear su propia empresa?

MC.- Es cierto que cada vez hay más gente que quiere crear su startup pero es muy complicado. De hecho, yo no animo a la gente a emprender. Es un camino duro y hay que tener todos los ingredientes para que todo funcione: el equipo, el producto, la financiación, la idea… si falla algo es muy difícil que la empresa salga adelante. Eso sí, recomendaría esperar para crear una empresa propia. A mis casi cuarenta años he creado varias empresas, unas han ido bien y otras fatal. Lo mejor es haber trabajado antes para otros, no es malo, aprendes. Y luego intentarlo, pero tomándolo en serio, con responsabilidad.

 

TB.- Por curiosidad, ¿hay vídeos de física cuántica en Tutellus?

MC.- Sí [risas] y están muy bien.

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.