Educación

Microsoft crea un lenguaje de programación para niños invidentes

ninos ciegos aprenden a programar

El Proyecto Torino es una iniciativa de Microsoft para enseñar a niños invidentes a programar. Para ello, usarán un lenguaje físico en vez de visual.

Cada vez nos dirigimos hacía un mundo más tecnológico y, cómo es de esperar, los esfuerzos para preparar a las futuras generaciones para subsistir en un entorno tan digital aumentan.

La educación en las aulas está cambiando, y ya no sólo es importante que los más pequeños sepan leer y escribir. Ahora, en algunos colegios los alumnos tienen una nueva tarea: aprender a programar.

En las escuelas suelen usar herramientas bastante simples que permite seleccionar y arrastrar comandos, y así crear programas con los que navegar por un laberinto, o atravesar el espacio. Un sistema que, a pesar de ser muy intuitivo, al ser completamente visual no está al alcance de todos.

Por ello, Microsoft ha creado un lenguaje de programación que han denominado “físico”. Esto crea códigos conectando piezas entre sí físicamente, lo que permite generar un programa.

Su nuevo “Proyecto Torino” pretende conseguir que los niños con discapacidad visual también aprendan a programar.

No obstante, a pesar de facilitar especialmente el aprendizaje para este sector, no es exclusivo. En esta línea, una de las colaboradoras del proyecto, Cecilia Morrison, explicó su principal objetivo: incluir a todo el mundo. “La idea era crear algo que todos los alumnos de la clase puedan usar, y que pudieran hacerlo juntos“.

Por otro lado, persiguen un reto más ambicioso: formar a niños con discapacidad visual para ser futuros informáticos o ingenieros.

Las mejores herramientas para enseñar programación a los niños

Así, su proyecto tiene una doble ventaja. En primer lugar, aumenta las oportunidades profesionales para los invidentes, ya que hay infinidad de empleos en el mundo tecnológico actualmente.

Además, los alumnos no serán los únicos que saldrán ganando. Las compañías están constantemente buscando talento tecnológico, y dotando a este sector con habilidades en la materia permitiría suplir la creciente demanda.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 285 millones de personas a nivel mundial tiene discapacidad visual, y pone de manifiesto la dificultad que tienen generalmente para encontrar oportunidades laborales bien remuneradas.

Microsoft espera poder abrir un nuevo camino para los niños con esta discapacidad, ya que tienen el potencial necesario para desarrollar las tareas, pero hasta ahora carecían de medios apropiados para hacerlo.

En el último año el equipo ha estado trabajando con un grupo de 12 alumnos para probar el producto. Nicolas Villar, un colaborador encargado del diseño, ha explicado que, mientras que esperaban enseñarles algo a los niños, en muchas ocasiones se han revertido los roles.

La docena de aprendices explicaron que era mejor si las piezas eran de colores, en vez de blancos como los diseñaron originalmente. Así, también descubrieron que, pese a la tendencia en informática de hacer piezas pequeñas, en este caso las partes grandes facilitaban más la tarea. “Creíamos que íbamos a hacer algo para ellos, pero acabamos diseñando con ellos”, destacó Villar.

El Proyecto Torino está dirigido a todos los niños de entre 7 y 11 años, pero el proceso no acaba ahí. El sistema esta diseñado para avanzar con los jóvenes, que una vez que dominen el lenguaje físico, podrán usar una app para transferir el código que hayan creado a un código escrito, y luego usar otras tecnologías accesibles para seguir programando.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!