Educación

¿Merece la pena hacer un doble grado?

doble grado

El doble grado es una de las modalidades formativas más populares de los últimos años, cosechando un gran número de matrículas entre los estudiantes. Pero, ¿merece la pena? ¿Se ajusta a tus necesidades y a la inserción en el mercado laboral? Lo analizamos en este artículo.

El doble grado está basado en un aumento de la duración de una modalidad universitaria para obtener dos títulos en lugar de uno, que generalmente tienen diversas materias y temáticas comunes, puesto que perteneces a la misma rama de conocimiento. Así, en cinco o seis años ahorras el tiempo de duplicar la formación y obtienes dos carreras universitarias diferentes.

¿Qué es un MOOC y dónde encontrar cursos gratis?

El modus operandi que las facultades adoptan para llevar a cabo esta modalidad formativa se basa en la compaginación de horarios y calendarios de ambas titulaciones, así como la creación de horarios especiales para los estudiantes de doble grado, dependiendo de la universidad en cuestión.

Ventajas de estudiar un doble grado

A pesar de que como contrapartida podemos encontrarnos con el estrés, la dificultad para sacar tiempo libre de estos horarios más extensos y complejos, el mayor nivel de exigencia o la dificultad para aprobar todas las asignaturas, cursar un doble grado implica numerosos beneficios:

  1. Supone un grado de diferenciación importante en el mundo laboral: A la hora de enriquecer tu currículum, un doble grado es un reflejo de una formación más amplia, completa y diferenciada, además de una muestra de esfuerzo, organización personal. dedicación y vocación que puede abrirte las puertas a muchas empresas.
  2. Te abre más opciones laborales: El hecho de poseer conocimientos técnicos en dos áreas diferentes te permite ampliar el rango de puestos laborales a los que accedes.
  3. Desarrollo de tu capacidad crítica y creativa: Según un estudio publicado de Vanderbilt University, muchos estudiantes de dobles grados opinan “que cursar dos titulaciones a la vez es fundamental para pensar de forma diferente, resolver puzzles intelectuales y abarcar tareas de forma más creativa”, especialmente cuando los dos grados elegidos son muy diferentes.

Puntos clave a tener en cuenta

  • Es importante que investigues el enfoque, la profundidad y los contenidos abordados en el programa formativo. Para ello, puedes hablar con diversos miembros del profesorado, consultar con antiguos alumnos su opinión sobre la experiencia educativa y rastrear el mercado de trabajo para ver si las empresas solicitan ese perfil y para conocer el prestigio de la doble titulación.
  • Considera el esfuerzo que te supondrá, ya que requiere más esfuerzo. Si en un grado normal estás matriculado en 60 créditos anuales durante 4 años, en un doble grado serán 72 durante 5 años. Necesitarás ser organizado, constante y responsable.
  • Las notas de corte tienden a ser altas: Muchas de las notas de corte más elevadas de toda España son de dobles grados.
  • El coste es más alto: Además de tener que invertir mayor esfuerzo y tiempo, el desembolso económico también aumenta, ya que el coste de la matrícula va en función de los créditos. Además, tendrás que comprar más libros, gastar más dinero en apuntes y prolongar más tu estancia universitaria, incrementando el precio del alojamiento, los desplazamientos o las dietas.
  • No son todos oficiales: Algunas de las ofertas existentes combinan un grado oficial con un título propio, y otras incluso no son exactamente dobles grados, sino que recurren a una fórmula de grado completado con un curso. Investiga sobre lo que te están ofreciendo antes de tomar la decisión.

Repasamos los puntos clave para estudiar doble grado

¿Cuáles son las opciones alternativas?

Si tu nota de corte no es lo suficientemente alta, no quieres aumentar tu tiempo de estudio o no te convence esta clase de titulación, tienes una amplia serie de alternativas:

  • Buscar trabajo: Un doble grado requiere muchas horas extra de estudio, por lo que tal vez prefieras buscar un trabajo a tiempo parcial como complemento para tu currículum, ya que las empresas valoran mucho la experiencia laboral en un recién titulado.
  • Realiza prácticas en empresas: Ya sea como recién graduado o mientras estás cursando la titulación, puedes buscar prácticas en el ámbito laboral que más te interese.
  • Formarte por tu cuenta: Con todos los recursos online que hoy existen, puedes ser autodidacta y por poco o nada de dinero, formarte en más campos de estudio. Rebusca entre las diversas plataformas digitales de educación para encontrar contenidos multimedia, tutoriales. cursos gratuitos, los famosos MOOC y charlas TED o videoconferencias que te ayuden a completar tu formación.
  • Aprender un idioma: Dominar una segunda o incluso una tercera lengua como el inglés, el alemán o el japonés te abrirá muchísimas puertas en el mundo laboral ya que te ayudará a tener un perfil mucho más especializado. Puedes optar por una academia para sacarte un título oficial, apuntarte a la escuela de idiomas o realizar cursos online en tus ratos libres, así como clases de conversación con profesores nativos.
  • Apuesta por el denominado gap year: Según el American Gap Association, un gap year se trata de un período de tiempo estructurado en el que un estudiante se toma una pausa de la educación formal para aumentar su autoconocimiento, retarse a hacer algo nuevo, e investigar su posible futuro profesional. Para ello, muchos recurren a los viajes, el voluntariado, o las becas de carácter internacional.
  • Matricularte en un máster o un posgrado: Tras adquirir experiencia profesional o nada más acabar el grado, puedes optar por realizar un máster o un posgrado para complementar o profundizar en la formación universitaria recibida. 

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.