Educación

Los padres a favor de una educación ‘low-tech’ abundan en Silicon Valley

6319191649_3c063d4c72_z
Escrito por Marcos Merino

Consejeros delegados de grandes empresas tecnológicas restringen el acceso de sus propios hijos a la tecnología.

El periodista del New York Times Nick Bolton desveló el año pasado que, en una ocasión en que Steve Jobs le había llamado para echarle la bronca por un artículo crítico con el recién lanzado iPad, él trató de cambiar de tema con un comentario: “Bueno, tus hijos debe encantarles el iPad”; la respuesta fue inesperada: “No lo han usado, en casa limitamos la cantidad de tecnología que usan nuestros hijos“.

Su relato continúa así: “Estoy seguro de que respondí a eso con un grito ahogado y un atónito silencio. Había imaginado el hogar de Jobs como un paraíso ‘nerd’: las paredes serían pantallas táctiles gigantes y la mesa del comedor estaría hecha usando como azulejos iPads y iPods que luego regalaría a sus invitados. ‘Pues no’, me contestó Jobs, ‘ni siquiera te acercas”. Walter Isaacson, el autor de la popular biografía oficial de Steve Jobs, viene a corroborar esta versión: “[En las cenas] nadie sacó nunca nadie sacó un iPad u ordenador… los niños no parecían ni por asomo adictos a estos dispositivos”.

Steve Jobs no era un caso aislado

Esa anécdota le sirvió a Bolton para descubrir que la actitud de Steve Jobs no es un caso aislado en Silicon Valley: son numerosos los ejecutivos del sector tecnológico que limitan a sus hijos el tiempo que pasan frente a la pantalla de su PC o tablet. No es casualidad que las escuelas Waldorf, que vetan todo uso de tecnología por parte de sus alumnos, sean muy populares en el valle.

Dado que la mayoría de los padres apuestan por permitir y/o animar a la inmersión tecnológica de sus retoños, ‘chocaba’ que los responsables de dicha tecnología optaran por limitarla: para Bolton estaba claro que “los CEOs del sector tecnológico sabían algo que el resto de nosotros no“. Chris Anderson se lo aclaró: “La regla número 1 es: ‘Ninguna pantalla en el dormitorio. Ni por asomo’. […]. Mis hijos alegan que ninguno de sus amigos tiene las mismas reglas, pero [lo hacemos] porque hemos visto los peligros de la tecnología de primera mano y no quiero que les suceda a mis hijos“.

Los criterios para una educación ‘low-tech’

Bolton comenta en su artículo que muchos de estos padres ‘low tech’ usan como criterio para fijar las reglas la edad de sus hijos: es frecuente que los menores de 10 años tengan totalmente vetado su acceso a pantallas (al menos durante la semana laboral), y que empiecen a hacer sus primeras excepciones a partir de esa edad, justificadas por su uso para tareas escolares. En otros casos, son más permisivos… siempre y cuando usen sus tablets y PC en el salón, en presencia de otros adultos.

Ciertamente, la Academia Americana de Pediatría recomienda que los niños menores de dos años eviten la televisión y otros medios de entretenimiento similares (entre los que incluyen las tablets, aunque otros expertos consideran problemática dicha equiparación). ¿La razón de esa recomendación? Que a esa edad sus cerebros se desarrollan rápidamente y deben interactuar con otras personas y no con pantallas. Para niños mayores de esas edad, la AAP señala que cierta exposición a los dispositivos tecnológicos no es negativa, pero que sí debe limitarse para ayudar a que se formen de manera equilibrada.

Imagen | Devon Christopher Adams

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.

  • Comandante ÑOÑARDO

    ¿Soy el único que ve una similitud entre estos tech ceo’s y los narcos?