Educación

La técnica más fácil para memorizar contenidos, según la ciencia

chica estudiando

Una de las técnicas más eficaces para retener conceptos y mejorar la memoria también resultar ser una de las más sencillas. Te explicamos las claves de este método demostrado por la ciencia que consiste en memorizar más haciendo menos.

Recientemente un experto del MIT destacó que la clave para ser más feliz y productivo estaba en dedicar un tiempo al día a no hacer nada, pero parece que este no es el único beneficio de desconectar

Varios estudios científicos han demostrado que una de las mejores técnicas para memorizar contenido esta en no hacer absolutamente nada durante 10 o 15 minutos.

La clave está en que la mente necesita tiempo para absorber y retener los conceptos. Si después de estudiar, por ejemplo, nos ponemos a hacer cualquier cosa – desde mirar el Whatsapp hasta sacar la lavadora – se interrumpirá la formación de la memoria. Es importante que tu mente tenga unos minutos para recargar sin distracciones.

El primer estudio científico que reveló este método para mejorar la memoria se llevó a cabo en el año 1900 por el psicólogo Georg Elias y su alumno Alfons Pilzecker, informa la BBC. Dividieron los participantes del estudio en dos grupos y les hicieron memorizar una serie de sílabas sin sentido; al primer grupo les dieron una segunda lista de sílabas para memorizar inmediatamente después de acabar la primera, mientras que al segundo grupo les dieron un descanso de 6 minutos antes de retomar la tarea. Los resultados fueron claros: el primer grupo retuvo un 28% de las sílabas, mientras que el segundo recordaba un 50%.

Durante todo el siglo XX varios psicólogos realizaron algunas investigaciones al respecto, pero los estudios más relevante se llevó a cabo en el año 2000 por Sergio Della Sala en la Universidad de Edimburgo y Nelson Cowan de la Universidad de Missouri. Fue aún más revelador, ya que en este caso se llevó a cabo con pacientes que habían sufrido algún daño neurológico.

Los participantes tenían que estudiar una lista de 15 palabras y, tras un parón de 10 minutos, los investigadores les preguntaban que conceptos recordaban. Repitieron la prueba varias veces: en algunas los participantes pasaron los 10 minutos haciendo tests cognitivos; en otras pasaron el descanso tumbados en una sala oscura. Mientras que los dos pacientes con una amnesia muy severa no mostraron beneficios en ninguno de los casos, la memoria del resto de participantes mejoró sustancialmente tras descansar: triplicaron el número de palabras que podían recordar normalmente, reteniendo una cantidad similar a personas sin daños neurológicos.

Aún más sorprendente fue la segunda prueba. Consistía en escuchar algunas historias y después, una hora más tarde, responder a preguntas sobre las mismas. Cuando no descansaban entre medias solo eran capaces de recordar un 7%, pero cuando desconectaban recordaban un 79%. Al llevar a cabo el mismo ejercicio con personas sin daño neurológico también notaron una mejora de entre un 10% y 30%.

¿Por qué no recordamos nuestros primeros años de vida?

La explicación podría estar en el proceso por el que se forman los recuerdos. El concepto primero se codifica en el hipocampo, y después el cortex se encarga de consolidarlo en el cerebro para que podamos recordarlo a largo plazo. Hasta ahora este mecanismo era más evidente cuando dormíamos, siendo evidente una mayor comunicación entre el hipocampo y el cortex. No obstante, en 2010 la investigadora Lila Davachi demostró que la interacción entre ambas áreas del cerebro encargadas de formar recuerdos también se da cuando descansamos sin quedarnos dormidos.

De lo que no cabe duda es que darle tiempo a nuestra mente para asimilar conceptos sin estímulos externos es clave para mejorar la memoria siendo,  además de una buena noticia para estudiantes vagos, un descubrimiento realmente relevante para pacientes que padezcan de enfermedades neurodegenerativas, como alzheimer o demencia.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.