Educación

Un juguete que se conecta a Internet para contestar a los niños

cognitoy
Escrito por Marcos Merino

Cognitoy hace uso de la tecnología de inteligencia artificial Watson (de IBM) para poder enseñar a los niños… y aprender de ellos.

Aunque los ‘juguetes que hablan’ tienen ya más de tres décadas, todavía no había salido al mercado ninguno que pretendiera realmente hablar con sus propietarios y aprender de ellos. Pero ese objetivo podría estar ahora más cerca, gracias a la campaña de crowdfunding iniciada en Kickstarter por la startup Elemental Path para financiar la producción de Cognitoy, un dinosaurio verde con un gran botón azul en la tripa… y capacidad para conectarse con una base de datos online cuando los niños le hacen una pregunta y así poder aportarles la respuesta más adecuada a su edad. Su capacidad para comprender y elaborar oraciones en lenguaje natural se debe al uso de la tecnología de inteligencia artificial Watson, elaborada por IBM y que ya acaparó titulares cuando derrotó en 2011 a Ken Jennings y Brad Rutter en “Jeopardy!”.

Cognitoy sirve para que el niño se entretenga con temas educativos relacionados con vocabulario, ortografía, matemáticas y geografía. Lo que el juguete aprende de esas conversaciones se une a la información aportada por los padres durante la configuración inicial, y se incorpora a los juegos. Además, tiene clasificados diversos temas polémicos (religión y “¿De dónde vienen los bebés?” entre ellos) como ‘preguntas Pregunta-A-Tu-Mamá’.

El fundador de Elemental Path, JP Benini, expresó que resulta un desafío convencer a muchos pades y cadenas de minoristas de que Cognitoy resulta divertido y no constituye un aparato siniestro: “No queremos que a los padres les recuerde demasiado a Skynet y piensen que conoce mejor que ellos a su hijo”. Señala, además, que la privacidad fue una prioridad desde los primeros pasos de su diseño. Así, aunque el juguete conozca el nombre de su joven usuario, para el servicio online que le provee de respuestas éste sólo será un número de identificación de usuario, por no mencionar que todas las consultas se realizan mediante comunicaciones encriptadas. Sólo los padres, a través de una cuenta online, pueden acceder a datos sobre la clase de preguntas que hace su hijo y sobre su rendimiento en los juegos educativos.

Por ahora, Cognitoy ha conseguido recaudar en sólo dos días casi el doble de dinero que se había marcado como objetivo: 92.000 dólares frente a 50.000… y prometen sacar versiones en azul y rosa del juguete cuando lleguen a 100.000.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.