Educación

Iko, la prótesis de Lego para que los niños sigan jugando

Iko, la prótesis de Lego para que los niños sigan jugando
Escrito por Redacción TICbeat

El mundo se conmovía hace poco ante la imagen de Zion Harvey, el paciente de trasplante de manos más joven de la historia, con tan solo ocho años. Precisamente, esta semana, la revista Wired se hace eco de un proyecto encaminado también a hacer la vida más fácil a los niños a los que les falta alguna extremidad, desarrollado dentro de la juguetera Lego.

Durante una beca de seis meses de estancia en la compañía danesa, el ingeniero colombiano Carlos Arturo Torres ha desarrollado un prototipo de prótesis de brazo para niños muy especial llamado Iko, que puede ser personalizado con piezas de la conocida marca de juguetes de la forma en que los niños que lo portan deseen. El primer modelo cuenta con una nave espacial incorporado.

Iko permite que sean los propios niños los que añadan construcciones de Lego a su prótesis de brazo, que incorpora, además, un procesador, una batería y sensores eléctricos que detectan los movimientos musculares del resto de la extremidad y lo transmiten a las piezas que se encuentran encajadas a la prótesis.

En declaraciones a la revista, Torres indica que la inspiración llegó a él cuando, durante una visita a un hospital de Bogotá, conoció a Darío, un niño de ocho años al que una malformación congénita había dejado sin uno de sus antebrazos, y lo vio dibujando un robot con diez brazos.

El diseñador de Iko señala que la psicología sostiene que los niños no son conscientes de sus discapacidades hasta que la propia sociedad se las recuerda. En este sentido, Torres cita el potencial y la capacidad de Lego para establecer conexiones sociales en torno a sus juegos y juguetes. La prótesis Iko puede funcionar, por tanto, como una forma más natural y menos dolorosa para los niños de afrontar y enfrentarse a la falta de una extremidad, que además puede ayudarles a entablar nuevas formas de comunicación con el mundo a partir de algo tan saludable como el juego.

Torres hizo la prueba con Darío. Antes de que el niño utilizara una prótesis Iko, el ingeniero preguntó a otro niño cómo se sentía respecto a la discapacidad de su amigo. Éste le respondió que la situación de Darío le apenaba. Pero cuando le repitió la pregunta después de que Darío probase la prótesis, con una nave espacial de Lego en su extremo, su amigo dijo que quería una igual.

Los planes de Torres incluyen construir entre 10 y 15 nuevos modelos distintos de Iko, que prevé tener listos para diciembre y que quiere donar a niños colombianos. El ingeniero se encuentra en conversaciones con distintos inversores para iniciar una producción a mayor escala de estas prótesis.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.