Educación

El Nobel de Medicina 2017 es para los descubridores del reloj interno

premio nobel medicina 2017
Escrito por Ana Muñoz

Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young han ganado hoy el premio Nobel de Medicina de 2017 por su descubrimiento del reloj interno del cuerpo humano.

Casi todas las criaturas vivas sobre la Tierra están adaptadas a la rotación del planeta gracias a un reloj biológico interno que formula, entre otras cosas, los patrones de sueño y el metabolismo.

Este es el descubrimiento que han hecho los tres estadounidenses que han ganado el Premio Nobel de Medicina de 2017, quienes llevan investigando este tema desde los años 80.

Gracias a su trabajo se sabe que los seres vivos cuentan con células en un reloj interno que está sincronizado con las vueltas de 24 horas que da, cada día, el planeta Tierra.

La existencia de este hecho fue investigada en sus inicios en el s. XVII por el astrónomo francés Jean-Jacques d’Ortous de Mairan, que observó el caso de las mimosas, unas plantas cuyas hojas se abren durante el día hacia la luz del Sol y se cierran al atardecer. Y es que el científico descubrió que el ciclo se repetía aunque estos organismos se encontraran en una habitación a oscuras.

Pero no fue hasta 1971, cuando Seymour Benzer y Ronald Konopka dieron un salto en la investigación. Así, cogieron moscas del vinagre e introdujeron mutaciones en su descendencia con sustancias químicas.

Algunas de estas moscas presentaron alteraciones de su ciclo normal (24 horas), ya que en algunas era más corto y en otras era más largo, pero todas se asociaban en un sólo gen.

Sin embargo, y a pesar de que el Nobel podría haber sido para Benzer o Konopka, ambos fallecieron en 2007 y 2015, respectivamente.

De esta forma, y siguiendo con las investigaciones de estos dos científicos, el Premio más prestigioso del mundo del campo de la medicina se lo han llevado Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young.

Los tres partieron de la base de Benzer o Konopka, pero consiguieron aislar ese gen al que llamaron “periodo” y lo asociaron al control del ritmo biológico normal.

¿Los móviles hacen enfermar? Según un Premio Nobel de Medicina, sí

Después se demostró que este gen y otros se regulan por sí mismos a través de sus propios productos generando oscilaciones de 24 horas, lo que implicaba que cada célula contaba con un reloj interno.

Y es que este descubrimiento ha constatado la importancia de este mecanismo de la salud humana, ya que está relacionado con la regulación del sueño, en la liberación de hormonas, en el comportamiento alimentario e incluso en la presión sanguínea y la temperatura corporal.

¿Qué implica esto? Por ejemplo, se demostró que las personas que trabajan en turnos nocturnos tienen más riesgo de sufrir algunas enfermedades, como diabetes o cáncer.

También es lo que explica nuestro desajuste corporal cuando viajamos al otro lado del mundo y, por eso, experimentamos el horrible “jet lag”.

Vía | ABC

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.