Educación

Desclasifican decenas de vídeos de pruebas de bombas nucleares de EEUU

desclasificados videos pruebas nucleares
Escrito por María Lázaro

EEUU ha publicado un total de 62 nuevos vídeos de pruebas bombas nucleares realizadas entre 1945 y 1965. Están disponibles en YouTube para todos los ciudadanos, así como para cualquier científico que desee consultarlo.

El pasado mes de marzo desclasificaba los primeros vídeos de pruebas de bombas nucleares realizadas por Estados Unidos donde dejaban constancia de la magnitud que pueden alcanzar estas explosiones.

El país americano y Unión Soviética firmaron en 1962 un tratado mediante el cual se comprometían a dejar de hacer este tipo de pruebas. Ahora es Corea del Norte quien amenaza con realizar una demostración así.

La publicación de estos vídeos responde a varias razones. En primer lugar, es importante su difusión para que puedan ser visionadas por los ciudadanos. En segundo lugar, para que los científicos puedan hacer nuevos cálculos basándose en ellos, de manera que ayude a comprender mejor cómo almacenar materiales nucleares y cómo usarlos en la guerra.

“Hemos recibido muchas peticiones de personas demandando poder ver estos vídeos”, señala Gregg Spriggs, físico especializado en armas nucleares que lidera este proyecto“No sólo estamos preservando la historia, sino que también obtenemos información mucho más consistente con nuestros cálculos”, ha añadido.

La inteligencia artificial ya permite localizar grietas en reactores nucleares

Los vídeos incluyen pruebas nucleares no vistas hasta la fecha como las de la Operación Hardtack (1958), la Operación Teapot (1955), la Operación Redwing (1955), la Operación Dominic (1962), entre otras. El proceso de digitalización está siendo complicado debido al estado de deterioro en que se encuentran, teniendo en cuenta que la última prueba nuclear se realizó hace 25 años.

Se espera que en los próximos dos años el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore continúe publicando vídeos de pruebas de bombas nucleares.

Artículo publicado originalmente en Computerhoy.com

Sobre el autor de este artículo

María Lázaro