Educación

Recortes y falta de inversión: la “década perdida” de la Universidad española

¿Asistimos a una "década" perdida de la Universidad española?

Un grupo de expertos ha alertado de que muy pronto se hablará de la “década perdida” de la Universidad española. Te contamos sus principales causas y consecuencias.

Cada vez menos alumnos pueblan las aulas de las facultades españolas. La “década perdida” universitaria procede de los recortes y la reducción de la inversión -principalmente en el periodo 2009-2014-, junto a la falta de normativa que elimine las barreras para que los centros universitarios decidan dónde emplear los fondos públicos.

Esta es una de las principales conclusiones extraídas del XII Informe de la Fundación Conocimiento y Desarrollo CYD 2015, que apunta que a pese a la leve mejora en términos de crecimiento e el PIB, este avance no ha repercutido positivamente en los indicadores claves de la actividad de las universidades españolas, especialmente en las públicas. Puedes leer el informe completo pinchando en el siguiente enlace.

¿Es realmente necesario ir a la universidad hoy en día?

Según indicó el coordinador del informe, Martí Parellada, la reducción de los fondos desde 2008 a 2014 asciende a 1.900 millones de euros. Si esto no se hubiera producido, en 2014 las universidades habrían dispuesto de 6.000 millones de euros adicionales.

“La Universidad española se aleja de la europea y para ello hay que aumentar los ecosistemas y rebajar la barreras legislativas para que las universidades pongan el dinero donde toca”, ha afirmado el vicepresidente de la Fundación CYD, Francesc Solé.

Este recorte de fondos ha encontrado su compensación en el notable incremento del coste de las matrículas, especialmente tras el decreto de racionalización del gasto educativo del Gobierno aprobado en 2012, que, según el coordinador del informe, puede guardar relación con la reducción del alumnado matriculado en las universidades públicas.

Los precios suben, la demanda baja

Entre el curso 2011-2012 y el 2014-2015, el número de alumnos ha caído en términos absolutos en 100.000. A pesar de que también existe una disminución demográfica de la población entre 18 y 21 años, también ha subrayado que esto puede ser consecuencia, del aumento de las tasas. “Si se aumenta el precio sistemáticamente la demanda disminuye”, indica el coordinador de este informe.

“Todavía faltan tres años para que concluya la década y aspiramos a no tener que llamarla década perdida, pero la situación no acompaña porque la principal administración pública de las universidades son las comunidades autónomas y no es previsible que en los presupuestos de 2017 haya cambios importantes”, afirma el vicepresidente de la Fundación CYD, Francesc Solé Parellada.

¿Y el terreno de la investigación?

Los responsables de este estudio subrayan que las Universidad mantiene sus esfuerzos en investigación, siendo esta uno de sus puntos más fuertes, aunque puede verse afectada y debilitada en los próximos años si no existe el suficiente apoyo gubernamental.

“Vistos los números, vemos que el daño no es irrecuperable, sobre todo por los grupos de investigación que son los ‘outputs’ más importantes, pero si eso continúa, podremos empezar a tener problemas”, alertado el vicepresidente de la fundación CYD, que propone medidas con el aumento de recursos y la rebaja de las barreras legales. 

El coordinador de este informe anual ha precisado al respecto que las publicaciones científicas han aumentado del 3,3% al 3,6% entre 2012 y 2014, algo atribuible a la universidad, que en España es la responsable del 70% de ellas.

Radiografía de las TIC en las universidades españolas

Por otra parte, en este período han aumentado las patentes y los ingresos, pero los contratos de investigación de las empresas con las universidades durante la crisis han descendido un 40% entre 2008 y 2014, pasando de 700 millones de euros a 450.

Por último, la disminución de los fondos ha propiciado la bajada de casi el 7% del profesorado universitario entre 2009 y 2014. Así, este gremio ha pasado de algo más de 100.000 personas a 94.352. Una disminución, que, según los autores, contrasta con el ininterrumpido crecimiento de la primera década del siglo XXI.

Vía | Huffintong Post

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.