Educación

Cómo escoger entre formación presencial y educación online

Cómo escoger entre formación presencial y educación online

Elegir entre formación presencial y formación online no es tarea fácil, ni tampoco existe una verdad absoluta al respecto. Para elegir entre las dos modalidades David Monreal, fundador de Skylab Coders, nos aporta las claves.

La revolución educativa ya está aquí desde hace años, fruto de la irrupción, mejora y perfeccionamiento de las nuevas tecnologías, la democratización de Internet y la mayor accesibilidad a contenidos didácticos de calidad en la red, como los MOOCs gratis online, posgrados digitales y cursos a distancia. Puede que en muchas ocasiones te hayas preguntado si la formación presencial es mejor que la educación online, o viceversa, o que hayas dudado sobre qué alternativa de ambas elegir.

Ya que existen numerosos centros de enseñanza que ofrecen formación presencial -desde ciclos medios y superiores a másters y posgrados o cursos y títulos de otro tipo- y también se han multiplicado de forma exponencial las alternativas de formación online a través de plataformas como Coursera, Miriada X, EdX, EducaLab, Khan Academy o Udemy, es complicado discernir qué es más apropiado para especializarse en un área determinado.

Según explica David Monreal, fundador de Skylab Coders y con dos décadas a sus espaldas en el sector digital -destacando 12 de ellos como desarrollador de negocio en Infojobs-, no se trata de discriminar una frente a la otra, sino de saber cuándo es mejor un aula y cuándo aplicar la formación online. 

¿Es realmente necesario ir a la Universidad hoy en día?

Una de las principales claves a las que alude Monreal es la adaptación“Si quieres entrar en nuevo sector, tal vez no sea recomendable hacerlo 100% online”. Por tanto, la formación por internet encaja mejor cuando ya se está trabajando y se quiere ampliar conocimientos en un campo que ya es conocido por el usuario. Para comenzar algo totalmente nuevo y en un sector desconocido, la modalidad presencial puede resultar más sencilla e idónea para el estudiante.

Otros de los puntos a los que se debe atender son el precio y la disponibilidad y flexibilidad horaria. La formación online es más asequible, y te permite formarte cuando quieras y donde quieras, razón por la que tanto estudiantes compaginan trabajo con cursos digitales o MOOCs. Sin embargo, existen ciertos ámbitos ámbitos en los que es más sencillo recibir la formación de forma física. “El aprendizaje de ciertas materias no es lineal, hay múltiples conexiones, porqués y dudas que surgen en el día a día, y que tienen una resolución complicada si no se hace de forma presencial, apunta el fundador de Skylab Coders.

En opinión del experto, es mejor hacer de forma presencial la formación que está orientada a proyectos y a conocimientos muy específicos para un sector muy concreto. Habitualmente se trata de cursos intensivos sobre un tema específico “que permiten concentrar en pocas semanas la teoría y la práctica que necesita el alumno para salir preparado al mercado laboral”.

En definitiva, la clave es que la formación online es especialmente apta para un “después de”, ya que es importante tener una base sólida y conocimientos adquiridos de forma presencial. En este aspecto, son especialmente importantes los bootcamps  o cursos presenciales intensivos, que también existen por Internet pero con mucho menos éxito. Esta formación intensiva está orientada a proyectos y necesita de la presencia del alumno en el aula. “No se trata de discriminar la formación online frente a la presencial, pero sí de saber cuándo se ha de consumir”, concluye Monreal.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.