Educación

Cómo dejar de ser esclavo de Power Point en una presentación

como-mandar-prsentacion-power-point

La herramienta de Power Point es muy útil para realizar presentaciones de cara al público, pero muchas veces caemos en el error de pensar que deben ser el centro de atención en la charla. Te contamos cómo puedes dejar de ser esclavo de las diapositivas en 5 pasos.

La herramienta de Power Point es utilizada en todo el mundo para acompañar las presentaciones de un tema o proyecto. Pero muchas veces no se utiliza de la forma correcta, es decir, como un apoyo a nuestro discurso, sino como la presentación principal y nosotros somos el apoyo de esa composición visual.

Para no caer en este error, el cual desluce nuestra presentación de cara al público ya que nos hace estar más atentas de las diapositivas que del público o de lo que estamos diciendo, puedes seguir estos 5 sencillos pasos y conseguir así dejar de ser esclavo del Power Point en tus presentaciones:

  1. Evalúa tu dependencia: Pregúntate si realmente necesitas ese Power Point, por qué lo necesitas, si las diapositivas aportan valor a tus palabras o son el único valor de la presentación. Debes asegurarte de que el público se centra en ti, y que el mensaje principal es el que viene de tus explicaciones. Por tanto tienes que ser un buen comunicador, e intentar interactuar con los oyentes.
  2. Domina el apagado de pantalla: Para conseguir la plena atención de la audiencia hacia ti puedes cambiar el enfoque poniendo la pantalla en negro con la tecla B. Para volver a encenderla puede tocar cualquier otra tecla y el Power Point volverá a la pantalla para continuar con la presentación.
  3. Conoce tu material: Es necesario que sepas el contenido de tu presentación y su orden de forma exacta. Imagina que el ordenador deja de funcionar, y debes hacer la presentación sin el apoyo del Power Point ni de tus notas. Así que estudia lo que quieres expresar, estructura tu presentación y pon énfasis en los mensajes clave que quieres explicar en tu presentación. Además, una vez estés cómodo con los mensajes a transmitir, podrás ser más espontáneo durante la presentación.
  4. Que sea más visual: No intentes meter toda la información en tus diapositivas, porque al final caerás en el mismo error del principio, el de que el Power Point cuente las ideas que tú debes expresar y comunicar a los oyentes. Así que elabora una presentación más visual, con ideas principales y frases cortas, que sirvan de guía al público. Las imágenes son muy buena opción para explicar ciertas cosas que son más difíciles de comprender con simples explicaciones.
  5. Cuenta más historias: Nuestros cerebros están hechos para escuchar historias y experiencias, por eso recordamos mejor las anécdotas que nos cuentan que los datos concisos y sin un contexto. Por ello intenta narrar tus ideas desde una visión que genere empatía en los oyentes y así el público comprenda mejor las ideas que explicas.

Por qué deberían prohibir Power Point en las universidades

Con estos 5 sencillos pasos puedes conseguir que tus presentaciones sean muy valoradas por el público, dejando en el pasado el ser esclavo del Power Point y sus diapositivas.

Vía | Fast Company

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández