Educación

Así el plan de Intel para lidiar con la crisis de refugiados

trabajadores tecnologicos programadores

Intel Foundation ha lanzado un plan para lidiar con la crisis de refugiados: enseñarles a programar. La compañía ha donado un millón de dólares al International Rescue Committe para que 1000 refugiados en Alemania puedan formarse como trabajadores tecnológicos.

En los últimos años millones de refugiados se ven obligados a abandonar su hogar, su trabajo y, peor aún, su familia, para huir de los conflictos que convierten sus países en lugares inhabitables. Una vez sentados en el país de destino se encuentran con un gran reto: encontrar trabajo.

Un gran porcentaje de los refugiados que llegan a Europa ya cuentan con una formación y una trayectoria profesional valiosa, pero o bien no cuentan con los certificados que exigen los gobiernos del país de destino para demostrar su experiencia o bien no hay puestos vacantes. Así, muchos de los refugiados son jóvenes que aún no cuentan con formación o han tenido que abandonar sus estudios en su país de origen.

Simultáneamente, hay un sector que busca talento constantemente: el tecnológico. Con el fin de alinear la demanda del mercado con la oferta de talento, Intel Foundation ha puesto en marcha un plan para lidiar con la crisis de refugiados de la mano del International Rescue Committee creando el programa CORE, destinado a crear oportunidades de empleo para los refugiados.

La vertiente filantrópica de la firma tecnológica ha donado 1 millón de dólares al International Rescue Committee para que forme a 1.000 refugiados en Alemania, donde han llegado más de 1,5 millones de refugiados desde 2015, convirtiéndoles en trabajadores tecnológicos enseñándoles un lenguaje universal: la programación.

Bajo el programa CORE colaboran para formar a mentores provenientes de distintas industrias que puedan impartir lecciones específicas y con hasta 25 compañías donde posteriormente podrán trabajar los estudiantes una vez que finalicen la formación.

No se han revelado demasiados detalles acerca de los programas de estudio, por lo que se desconoce la duración de cada uno. Intel Foundation e IRC sí han confirmado que cada participante recibirá un subsidio inicial para animarles y ayudarles a participar, y han dejado claro que el curso será completamente gratuito para eliminar las barreras económicas que se pudieran interponer en la formación de algunos.

12 claves para luchar contra la desigualdad mundial usando la tecnología

En cuanto a la materia que se impartirá, se espera que todos los inscritos adquieran conocimientos tecnológicos básicos relacionados con la programación, informática y datos. Posteriormente podrán ampliar su formación y adquirir conocimientos más avanzados con otros servicios.

Mientras que los graduados no tienen que trabajar necesariamente en Alemania, se ha estudiado y confirmado previamente que hay suficiente demanda para darles empleo a todos en el país donde se formarán.

La misión, además de crear oportunidades profesionales para refugiados, es asegurarse de que “la próxima generación de innovadores sea diversa, incluyente y empoderada”, explicó a Fast Company la presidenta de Intel Foundation, Rosalind Hudnell.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.