Educación

Arctic, el primer prototipo de wearable y app para monitorizarnos mientras esquiamos

Escrito por Redacción TICbeat

Enrique Acedo, alumno de la U-Tad, ha desarrollado el prototipo de una aplicación y un wearable que permiten grabar nuestras bajadas al esquiar y registrar parámetros como la velocidad de la pista o la angulación de los esquís.

El pasado año se comercializaron unos 76 millones de wearables en todo el mundo, el 163% más que en 2014. Una cifra que, lejos de ser sobresaliente, es tan sólo un anticipo de lo que está por venir, ya que de cara a 2019 se espera que este mercado venda más de 173,4 millones de dispositivos. De ellos, y pese a la amplia variedad de tipologías y usos distintos (desde anillos hasta accesorios de lujo, pasando por tatuajes o artilugios pensados para diabéticos), la categoría con más éxito actualmente es la de pulseras deportivas.

Dispositivos como Fitbit o las apps deportivas para Apple Watch son los grandes catalizadores de la adopción de este tipo de objetos conectados, pero presentan grandes dificultades para adaptarse a las particularidades de ciertas actividades y a los requerimientos de muchos deportistas. Es el caso del esquí, un deporte que necesita de parámetros y mediciones muy distintas a las de un corredor o un ciclista y que, por ende, se veía necesitado de una solución tecnológica específica para su terreno: la nieve.

Un hueco de mercado que está tratando de cubrir Enrique Acedo, alumno del grado de Ingeniería de la U-Tad (al igual que su compañero Guillermo Planas, quien creó una inteligencia artificial capaz de triunfar en los videojuegos) y creador de Arctic, una solución completa de aplicación y wearable que permite obtener información clave sobre nuestro rendimiento al esquiar.

“Lo que pretendemos es obtener unos datos muy precisos, que a la larga nos sirvan para dar al usuario una información que le sea útil cuando vaya a esquiar, de una forma cómoda e invisible para el esquiador”, explica Acedo a TICbeat. “Además, intentamos que se haga de una manera eficiente sin quemar las baterías de los teléfonos y sin agotar los datos móviles, muy importante para usuarios de dispositivos móviles. También se ha pensado en crear una comunidad de usuarios con el fin de retar a los usuarios y promover el uso del sensor y de la práctica del esquí”.

arctic4

Su prototipo mide datos de aceleración, rotación y altitud. A partir de esos datos, Arctic puede calcular otra gran cantidad de datos como la velocidad, la inclinación de la pista, la angulación de los esquís, entre otros. Una vez obtenidos se guardan y se procesan para calcular una puntuación de la bajada y dibujar unas gráficas intentando aportar información que ayude al esquiador en futuras escapadas a la nieve.

A su vez, la aplicación de Arctic permite al esquiador grabar y guardar las bajadas que realiza, así como visualizar las estadísticas (número de giros realizados y duración de la bajada) junto a una puntuación calculada con el fin de poder mejorar en los puntos que sean necesarios.

El reto de llevar la idea al mercado

Arctic ya cuenta con un primer diseño, lo que se conoce como producto mínimo viable, por lo que el camino hasta convertir esta idea en una realidad comercial aún queda mucho camino.

arctic

En ese sentido, Acedo ya planea incluir nuevas mediciones (como la geolocalización) en su aplicación, además de llevar esta tecnología a otros deportes que se asemejan al esquí como el snow, el patinaje, el surf o el skate. Y, por supuesto, está trabajando en personalizar el sensor que se incorpora al esquí de manera que se puedan obtener datos más precisos de manera más cómoda para el usuario.

“Para la realización del producto mínimo viable han intervenido muy pocas personas… y por amor al arte, cosa que se agradece mucho”, añade Acedo. “En el desarrollo del sensor y de la aplicación he intervenido yo solo. En el diseño de la aplicación y de la marca Arctic, la diseñadora Irene Luna. Y por último he contado con la ayuda de Carlota Maestro para probar la aplicación y para el desarrollo del algoritmo del cálculo de la puntuación”.

Una idea de más de 200.000 dólares

A pesar de ser una idea pionera, el proyecto de Enrique Acedo tiene un espejo en el que mirarse. Y es que, al poco de comenzar el desarrollo, una iniciativa muy similar recaudó más de 200.000 dólares en Indigogo, demostrando el potencial que tiene este nicho de mercado.

“La verdad es que fue un duro golpe ya que antes de empezar el desarrollo se investigó y se buscó productos similares para tener una referencia y no se encontró nada, así que se empezó el desarrollo pensando que no había nada igual en el mercado”, confiesa el estudiante del Grado de Ingeniería de la U-Tad. “Pero por otra parte nos animó ya que se pudo ver que tiene un gran mercado y por lo tanto haciendo un buen producto se puede obtener éxito”.

Aunque parecidos, ambos proyectos presentan importantes diferencias, especialmente en lo que concierne a la obtención de los datos. Mientras que la idea de Acedo consiste en un dispositivo que se acopla al esquí, la idea que se publicitó en Indigogo utiliza unas plantillas sensorizadas para tomar las mediciones, con lo que no puede ser utilizada en otros deportes.

TICBeat para U-Tad.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.