Educación

5 beneficios de utilizar gafas de realidad virtual en el aula

5 ventajas de utilizar realidad virtual en el aula

Las gafas de realidad virtual pueden convertirse en dispositivos altamente eficaces y valiosos a la hora de revolucionar el sistema educativo y dotarlo de recursos digitales que mejoren y diversifiquen el aprendizaje. Hoy te hablamos de las ventajas de llevar estos gadgets al aula.

La tecnología está transformando de forma profunda el ámbito de la educación y el aprendizaje. Así, tras la llegada de los smartphones o las tabletas como dispositivos capaces de incentivar el trabajo en equipo o propiciar un consumo más ameno e interactivo de contenidos educativos, cada vez son más los centros y docentes interesados por integrar la realidad virtual en el sistema educativo y recrear en clase escenas en 36 grados que humanicen la experiencia del alumno y la hagan más vivida y emocional.

Top de los retos TIC que debemos afrontar en la innovación educativa

Mientras que a finales de la década de los cuarenta la pirámide de la experiencia desarrollada por el pedagogo estadounidense Edgar Dale jerarquizaba la intensidad de los diferentes aprendizajes. y encumbraba el poder de las experiencias simuladas con respecto a las orales o visuales, los expertos actuales en neuroeducación también coinciden en que es fundamental emocionarse para adquirir conocimientos. La realidad virtual tiene esa capacidad, logrando atraer, conmover y captar la atención del alumnado.

 Ventajas de incluir las gafas VR en los programas educativos

Estos son algunos de los principales beneficios de utilizar la realidad virtual en clase:

  • Simulación y recreación de nuevos espacios para los alumnos: Como indicaba al diario El País Óscar Costa, profesor de Primaria del colegio concertado Trabenco de Madrid, la realidad virtual “consigue centrar más a los chavales y obtener mejores resultados en menos tiempo”, al poder mostrarles los espacios de forma más visual y en un entorno envolvente.
  • Experiencias inmersivas: Las experiencias inmersivas son capaces de alargar el tiempo de atención de los estudiantes y mejoran las habilidades para trabajar en grupo, según el estudio Realidad Virtual. El siguiente paso en el futuro de la educación, elaborado por la Universidad de Gotemburgo, que señala que los niños pueden procesar mejor los contenidos gracias a ellas.
  • Motivación“De forma errónea la mayoría de padres asocian el aprendizaje con gafas a los videojuegos y creen que es una pérdida de tiempo. Hace falta concienciar de la importancia de aprender jugando”, indicaba Costa, relatando que en su centro dispone de cinco móviles para una clase de 20 alumnos y cinco gafas de realidad virtual de cartón. En este momento prueban Google Expeditions, una app móvil que permite navegar de forma virtual por 200 escenarios, desde planetas como Marte a la estratosfera o el mundo acuático. Además, el uso de móviles mejora las competencias comunicativa y lingüística del alumno y su autonomía a la hora de aprender
  • Democratización de su coste: Entre todos el material que se precisa para implantar la realidad virtual -smartphone para los alumnos, tableta o móvil para el profesor, red WiFi y gafas-, estas ultimas eran la barrera principal debido a su coste -entre los 39 euros de las las Samsung Gear VR- y los 700 de las HTC Vive, por ejemplo-. Sin embargo, desde la aparición de alternativas como las Google Cardboard de cartón, la realidad virtual se ha democratizado. 
  • Integración y personalización del aprendizaje: Google promovió una experiencia piloto en España llevando kits de realidad virtual a 20 escuelas públicas en las que más de 2.500 escolares las probaron. “Hay muchos niños que estudian en escuelas rurales y no tienen acceso a determinados espacios. Esta herramienta supone una revolución”, cuenta Vicky Campetella, una de las portavoces de Google España. De este modo los docentes pueden monitorizar y personalizar la actividad de los alumnos, guiándoles con su voz y conociendo en qué punto se encuentran. 

Hoy en día, aunque en nuestro país carecemos de datos oficiales en torno a cuántos centros escolares usan los móviles en clase frente a los que lo prohíben, si se sabe que cada año se forman unos 10.000 profesores en competencias digitales, según datos de INTEF, dependiente del Ministerio de Educación.

Vía | El País

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.