Educación

Claves para estudiar y aprender mejor respaldadas por la ciencia

4 ciencias para aprender mejor respaldadas por la ciencia

La mayor parte de las personas se sirve de rotuladores y subrayadores de diferentes tonalidades para destacar conceptos y palabras a la hora de estudiar, un método que ayuda a retenerlas y diferenciarlas por categorías. Desde Harvard aportan otras valiosas técnicas para que aprendas mejor y más rápido.

Existen técnicas para estudiar tan variadas y diversas como personas en el mundo, siendo fundamental explorar varias de ellas para encontrar la más acertada y que mejor se pueda adaptar a las costumbres y modus operandi de cada cual a la hora de sentarse frente a apuntes, libros o cursos online. Los mapas mentales, las soluciones de tecnología educativa, o el ya mentado y archiconocido recurso de destacar conceptos, así como el subrayado o la relectura son algunos de los métodos más presentes en la actualidad.

Las 3 leyes esenciales para aprender idiomas con éxito

Desde Harvard Medical School, basándose en diversos artículos científicos y en la obra Make It Stick nos señalan algunas de las estrategias de aprendizaje eficaces. Depende de ti probarlas y seleccionar aquellas que mejor se ajusten a tu rutina y tu materia de estudio.

  • Formula preguntas frecuentemente sobre el material que lees: Puedes realizar tu propio sistema de preguntas y respuestas, como si del juego del Trivial se tratase. Realizar preguntas de forma regular no solamente es sumamente positivo para ejercitar y ampliar tu memoria, sino que además, te permitirá identificar aquellas áreas que te resultan más difíciles para enfocar las sesiones de estudio futuras.
  • Haz preguntas sobre diferentes temas en cada sesión de estudio: Especialmente cuando estás cursando diferentes materias o el propio temario de una asignatura es complejo y  tienes que abarcarlo todo, es fundamental que aprendas a “no estudiar en orden”, mezclando las preguntas de diferentes capítulos y apartados. Intercalar o alternar temas mejorará tu capacidad de recordar y aplicar la información a diferentes supuestos prácticos en el futuro.
    Hágase preguntas mientras está leyendo. Estos pueden incluir preguntas de “¿Por qué?”. ¿Por qué está pasando esto? ¿Por qué esto tiene sentido? ¿O por qué esto no tiene sentido?
  • Cuestionarte el porqué de lo que estudias te ayudará a procesar la información que estás leyendo y a aplicarla en situaciones futuras:  Puedes preguntarte a ti mismo “¿qué nuevos hechos acabo de aprender?, “¿cómo se relacionan con hechos o realidades ya conocidas?”, “¿Cuáles han sido los principales temas o conclusiones de lo que he leído?”, “¿cuál es su importancia?” y ¿”qué preguntas nuevas me generan?”.

Aplicando las claves de este método podrás estudiar mejor. Recuerda: realiza preguntas sobre lo que has leído, escribe sobre ellas, alterna el material y cuestiona contenido, el significado y la aplicabilidad del material.

Vía | Harvard Medical School

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.