Nueva CEO de Yahoo!: ¿Qué esperar de Marissa Mayer?

Fue la noticia de la semana y la sorpresa, el titular nada esperado: Yahoo! ha fichado a la que hasta entonces era vicepresidenta de Google, y uno de sus rostros más populares, Marissa Mayer, para ser su nueva consejera delegada. Mayer es algo más que una directiva con experiencia en una de las empresas con mejores resultados en internet: también es una especie de celebridad del mundo tecnológico. Mayer es una persona perfeccionista y bastante workaholic, con una personalidad propia bastante marcada, tal y como demostraba un perfil publicado en la revista Vogue hace unos años. Que utilice altos zapatos de Manolo Blahnik puede ser la anécdota, pero demuestra que sabe perfectamente lo que quiere y cómo quiere ser (el mundo tech no es un entorno en el que la ropa de diseño sea una presencia habitual). En Google, la directiva ha estado en los equipos de algunos de los productos que han marcado el timeline reciente de la compañía. ¿Conseguirá repetir el éxito en Yahoo!? La situación es complicada. Aunque la firma que ahora dirige es una de las grandes de la red, se enfrenta a un futuro complicado. Está en declive: es algo que no dudan ni analistas ni inversores. Y Mayer tendrá que resucitarla. La presión sobre la nueva consejera delegada, la última incorporación tras unos años en los que la compañía cambió de dirección de forma recurrente (la salida de Carol Bartz fue bastante complicada, con la directiva mandando mails incendiarios; la de Scott Thompson estuvo marcada por el escándalo de unas credenciales que no eran las esperadas), es muy alta.  En cinco años, Yahoo! ha tenido siete consejeros delegados diferentes. Mayer tendrá que tomar medidas complicadas, como qué hacer con una plantilla en la que algunos juzgan que sobran algunos cargos medios o qué es exactamente Yahoo! (¿es realmente esa compañía de contenidos digitales que se está vendiendo últimamente o es una firma tech?), como recuerda un antiguo empleado en Business Insider.  Todo ello sumado a la presión de la prensa y de los inversores, que esperan resultados inmediatos. Como señala un analista a BusinessWeek, el fichaje es “como si el alcalde de Palo Alto se fuese a dirigir Detroit”. La situación en el punto de origen y en el de destino son muy diferentes y las cartas a jugar completamente distintas. La nueva CEO ganará al año un millón de dólares, que se sumarán a unos variables de 20 millones al año con un máximo de 100 en cinco años, tal y como recoge Forbes.  El sueldo anual no es muy alto, como explica la revista económica, en comparación con la media ya que, como es habitual en Silicon Valley, son los variables los que se llevan la mayor parte. Además, la consejera delegada recibirá millones de dólares en acciones de la firma, incluido un pack con el que se intenta compensar a la directiva por lo que ha perdido económicamente en Google al dejar la firma.

Maternidad de Mayer

De paso, Mayer se ha convertido en una suerte de abanderada de la conciliación familiar. Poco después de anunciarse su contratación como consejera delegada de Yahoo!, la directiva confirmó a Fortune que estaba esperando su primer hijo, un niño que nacerá el próximo mes de octubre. La ejecutiva de Yahoo! supo desde el primer momento este dato, aunque en ningún momento se le dio más importancia. Mayer, con hijo o sin él, era la directiva que estaban buscando. La contratación de Mayer se ha convertido en un símbolo. Por una parte, confirma que Yahoo! es una empresa moderna, en la que se han conseguido abandonar muchos de los prejuicios de género que sí tienen otras compañías (unas cuantas usuarias españolas de Twitter se preguntaban qué hubiese pasado en España en una situación similar). Por otra,  Marissa Mayer se convierte en doblemente significativa. En un mercado dominado por hombres y en los que no es habitual ver a mujeres en primera línea de las grandes empresas, se ha convertido en la consejera delegada de una de las firmas más importantes de internet. Y además lo ha hecho embarazada de cinco meses. Como apuntan en Bloomberg, cómo Mayer se desenvuelva en los próximos meses podría convertirse en un momento icónico para las mujeres estadounidenses; especialmente en un país en el que la baja maternal está garantizada durante doce semanas (la ley obliga a las empresas a garantizar que podrán volver al trabajo) pero no está pagada. Sólo California y unos pocos estados más mantienen un sistema que garantiza el pago de parte del salario mientras la madre está de baja. Aunque también hay quien lamenta que la maternidad de Mayer se haya convertido en el objeto de todos los titulares: como apuntaba una directiva en The Atlantic, al fin y al cabo, Marissa Mayer no ha hecho más que lo que muchas mujeres han estado haciendo a lo largo de los últimos años. Ser madres y al mismo tiempo ser profesionales. Foto cc LeWEB12

Etiquetas

Contenidos Relacionados

Top