e-conomía

La Unión Europea aplaza la decisión sobre si Apple y Amazon evadieron impuestos

union-europea

La ofensiva de la Unión Europea por poner orden en el convulso mercado TIC, frenando monopolios y exigiendo la fiscalidad adecuada a las grandes compañías del sector, ha sufrido un importante retroceso esta semana. En ese sentido, la responsable antimonopolio de la UE, Margrethe Vestager, ha admitido que se retrasarán de forma notable las conclusiones sobre la investigación abierta contra cuatro multinacionales –incluyendo a Amazon y a Apple– por haberse supuestamente beneficiado de exenciones fiscales ilegales.

Así, la responsable comunitaria explicó que se están encontrando con muchas trabas a la hora de obtener la información, con lo que “no se va a cumplir el plazo fijado de resolver la cuestión hacia el final del segundo trimestre”.

¿Qué es lo que habría supuestamente ocurrido?

La Unión Europea está investigando posibles irregularidades en los acuerdos fiscales alcanzados por cuatro multinacionales en distintos países del Viejo Continente entre 2010 y 2013 para beneficiarse de importantes  reducciones fiscales “a dedo” que la UE interpreta como una ayuda oficial a estas empresas, lo que les daría una importante ventaja competitiva frente a las demás.

En concreto, las empresas investigadas son Apple (Irlanda), Amazon y FIAT Finance (Luxemburgo) y Starbucks (Holanda).  Aun así, el caso podría ser de dimensiones mucho mayores, ya que la UE también ha pedido información a Chipre, Malta, Reino Unido y Bélgica sobre este mismo tema.

apple-invitacion-9-marzo

En el caso de Apple, la compañía de Tim Cook pagaba un impuesto del 2% sobre sus beneficios, considerablemente por debajo del 12,5% que pagan el resto de empresas radicadas en Irlanda.

Apple ya fue criticada por derivar dinero a Irlanda para pagar menos impuestos

Este no es la primera crítica fiscal a la que se enfrenta Apple. Dado que en la Unión Europea hay libre circulación de empresas, esta empresa –al igual que muchas otras multinacionales– declaraba muy pocos beneficios en los países con tasas impositivas más altas (como España, por ejemplo), gracias a que “pagaba” multimillonarios cánones por cualquier tipo de derecho (uso de la marca, uso de un determinado componente…) a otra de las filiales del grupo, radicada casualmente en un país con impuestos muy bajos (como Irlanda) desde el que ya derivar las ganancias hacia Estados Unidos. No en vano, Apple llegó a declarar pérdidas en algunas ocasiones en España (como en 2013), algo muy alejado de la realidad y que sólo respondía, afirman desde la UE, a esta maniobra para evadir impuestos y beneficiarse de las políticas fiscales que permitían otros países.

Aunque esta treta es, sobre el papel, legal, lo cierto es que la maniobra fue muy criticada en un momento en que la corrupción y las obligaciones tributarias son uno de los temas candentes en muchos de los países azotados por la crisis económica, como es nuestro caso.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.