e-conomía

Un cómic para los emprendedores perdedores

Exito para PerdedoresDavid Cantolla, co-escritor de “Éxito para perdedores”, presenta su primer cómic sobre un emprendedor desdichado que sufre los altibajos de la explosión de la ‘burbuja .com’. Una historia de éxito y fracaso con consejos de superación y sobre todo, para aclarar para siempre que muchos emprendedores no son ganadores.


Exito para PerdedoresSe presenta a sí mismo como un desastre de Bellas Artes que terminó la carrera sabiendo que no iba a ser artista, metiéndose a trabajar a una empresa. A los 26 años montó una compañía coincidiendo con el boom del .com, pasando a ser 600 personas en cinco años y medio. Explotó la burbuja y se quedaron sin nada. Todo el mundo a la calle. “Yo me quedé a cero totalmente y señalado como mala gente”, explica Cantolla. “Me tuve que poner en el mercado y a buscarme la vida, pero en el contexto de que estoy casi arruinado, en el banco a cero”, añade.

El emprendedor se reinventó montando otra compañía, Zinkia, del que surgió el programa infantil Pocoyó.  Ahora Cantolla gestiona bitoon, una empresa de videojuegos, además de trabajar con otras series de televisión infantil. Esta es la historia de Cantolla, con sus altibajos, moratones y medallas. Alguien que ha sufrido por tanto tiene mucho que aportar. “Yo estoy enamorado de los comics desde hace mucho tiempo, no existen comics de empresa; las empresas están llenas de drama, de gente buena y de gente mala, de héroes y de villanos, de fracasos y de éxitos”, explica Cantolla.

La historia va, en las palabras de Cantolla, de un tío que le va primero muy mal, luego le va muy bien, luego le va muy mal y hay que ver como acaba”, resume el autor. “Es un emprendedor como puede serlo cualquiera, a quien le toca vivir la ‘burbuja .com’, un momento histórico. Le toca vivir además la explosión de una burbuja económica y por otro lado una historia de un emprendedor con los fracasos y los éxitos con el drama y lo triste que tiene”. La trama cuenta con un personaje narrador, que da consejos para emprendedores, llamado el Maestro Yan.

¿Quién es el Maestro Yan? Un personaje elusivo sabelotodo, que supone una fusión entre gato y zorro trajeado. “Si tuviese que citar a todos los empresarios que me han dicho algo brillante, todos los amigos o conocidos que han dicho algo brillante, tendríamos que hacer muchos personajes. Por eso creamos el personaje del Maestro Yan, condensándolo en un tío que lo sabe todo”, apunta Cantolla.

“Yo soy un desastre y he podido salir adelante, si yo he podido hacerlo no veo porqué otras personas no lo pueden hacer”, comenta el autor al explicar el porqué del título de la novela gráfica. “Es gracioso, ir a una tienda y pedir Éxito para Perdedores. El decir ‘Deme Éxito para Perdedores’ te define directamente”, dice. “Muchos de nosotros no somos Nadales, no somos winners, tenemos que trabajar mucho para lograr el éxito, por lo que es un título esperanzador,” explica.

Exito para PerdedoresCantolla conoció a Juan Díaz-Faes, su compinche creativo, a través de una entrevista durante un tiempo en el que estuvo haciendo artículos sobre emprendedores. La manera de ilustrar de Díaz-Faes le dejó “con la boca abierta”. Esta nueva colaboración es la primera novela gráfica para Cantolla y el primer peso pesado para Díaz-Faes. Este cómic está escrito para la gente inquieta que quiera emprender, además de los fans del comic a quienes les guste una buena historia.

“Es como esas películas del domingo que dice ‘basada en hechos reales’. Todo lo que viene ahí ha pasado. Hay algunas cosas que son mas de emprendedores, más de empresas y teórico que los explica el Maestro Yan. “Ya no quiero hacer comics con nadie más que con él para toda la vida, es el mejor”.

Por ahora el jueves 17 de mayo se lanzará Éxito para Perdedores en español, aunque están traduciendo al inglés porque la historia es internacional. Los autores ya están pensando en otra novela gráfica. Ya no será tan autobiográfico “ya no me ha pasado nada mas, gracias a Dios”, dice Cantolla. Los dos tienen muchas ganas de hacer otra, prevista para empezar después de verano.

Sobre el autor de este artículo

Natasha Bernal