e-conomía

La UE pone la diana sobre los grandes servicios web de EEUU

building-79221_1280
Escrito por Marcos Merino

Un documento filtrado al Wall Street Journal confirma la estrategia de la Comisión Europea de “atar en corto” a Google, Amazon y otras plataformas.

La Unión Europea estaría evaluando la posibilidad de crear un nuevo organismo regulador de servicios online, centrado fundamentalmente en los grandes sitios web con sede en Estados Unidos, como Google o Facebook. Este movimiento por parte de Bruselas sería un nuevo obstáculo que se añadiría a su larga lista de desencuentros con grandes compañías tecnológicas americanas, muchas de las cuales ya se enfrentan a investigaciones y juicios relacionados con temas como la evasión fiscal o la competencia desleal. El último y más sonado caso, la investigación por prácticas monopolísticas contra Google.

La existencia de los planes para crear este organismo fueron desvelados el pasado jueves por el periódico estadounidense The Wall Street Journal, tras tener acceso a un documento filtrado que habían elaborado el pasado mes de febrero altos funcionarios del equipo de Günther Oettinger, el comisario europeo de Economía Digital.

Como recordábamos la pasada semana, Barack Obama había acusado recientemente a la UE de investigar a las multinacionales tecnológicas estadounidenses únicamente con el fin de defender sus propios intereses comerciales. El desmentido de la comisaria de Competencia, Vestager, contrastaba con las declaraciones del propio Oettinger llamando a la UE a “romper el cuasimonopolio estadounidense en Internet”.

El contenido del informe

El documento plantea que determinados servicios online (como los motores de búsqueda, los sitios de e-commerce y las redes sociales) “se están transformando en supernodos que podrían ostentar una relevancia sistémica para el resto de la economía […] sólo una parte muy limitada de la economía europea no dependerá de ellos en el futuro”. La falta de transparencia en torno a estas plataformas permite “explotar posiciones asimétricas en el mercado a expensas de otros operadores, así como de los consumidores”, lo que pondría “a toda la economía europea en riesgo”. Señala, igualmente, que ya se empieza a percibir una influencia negativa de estos servicios online sobre las pymes europeas.

Y a continuación pasa a enumerar hasta 32 ejemplos de esta clase de servicios, 27 de ellos estadounidenses (y sólo uno europeo: el servicio de streaming Spotify). Para afrontar todo esto, el documento plantea un “nuevo marco de supervisión” que regularía las relaciones entre estas plataformas y otras clases de negocios, a través de la prohibición de ‘prácticas desleales’ (como las cláusulas de paridad de precios) o el establecimiento de requisitos (como que las plataformas no puedan ‘privilegiar’ sus propios servicios frente a los de la competencia.

El rotativo menciona la referencia explícita del documento a los “propietarios estadounidenses de plataformas” para criticar el hecho de que extraen la mayor parte de sus ingresos de la ‘economía de las apps‘, existiendo por contra pocas evidencia de que estén creando empleos. La inacción podría llevar, por tanto, “a un punto de no retorno” en el que la economía se vea irremediablemente vinculada a la suerte de algunas grandes empresas. También recoge críticas a compañías concretas como Amazon, Etsy o TripAdvisor. De las dos primeras denuncia el hecho de que se reserven “el derecho a excluir a cualquier empresa, sin previo aviso, si hay una sospecha de que no se cumplen los términos de uso de la plataforma, [siendo] loa impugnación de esta decisión un proceso largo y oneroso”. De TripAdvisor se critica que su naturaleza de “punto de entrada a su mercado” le permite cobrar honorarios a discreción que se convierten en una barrera de acceso.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.