e-conomía Empresa

Uber se rinde en Francia y suspende Uberpop

Los taxistas franceses le dicen “go home” a Uber
Escrito por Esther Macías

Uberpop se suspende en Francia. Ésta es la decisión que el equipo directivo de Uber, la compañía de economía colaborativa, ha tomado en el país galo después de varios días de guerra abierta entre sus conductores y el sector del taxi y de la detención por la Policía de dos de sus ejecutivos.

Uberpop se suspende en Francia. Ésta es la decisión que el equipo directivo de Uber, la compañía de economía colaborativa, se ha visto obligado a tomar en el país galo después de varios días de guerra abierta entre el gremio del taxi y sus conductores y de la detención por parte de la Policía de Thibaud Simphal y Pierre-Dimitri Gore-Coty, director general de Uber Francia y director general de la empresa para Europa Occidental, respectivamente.

La suspensión, afirma un comunicado emitido por la compañía en Francia, se realizará esta tarde a las 20 horas. Desde entonces Uberpop, el servicio que permite a conductores sin licencia de transporte utilizar su vehículo para transportar a otros viajeros y que utilizan unas 500.000 personas en Francia, desaparece del conjunto de prestaciones que brinda la compañía en dicho país. “En las últimas semanas las intimidaciones, las agresiones, en su mayor parte muy violentas dirigidas contra los conductores y usuarios de Uberpop se han multiplicado en Francia, realizadas por una minoría de individuos fuera de control. Uber no desea poner en el menor riesgo a los conductores y pasajeros de Uberpop”, argumenta el escrito. Por este motivo, añade, el servicio se suspenderá hasta el próximo 30 de septiembre, que es cuando el Consejo Constitucional tomará una decisión sobre la legalidad o no de Uberpop. Si lo considera legal, afirman desde Uber, volverán a lanzarlo.

Desde la compañía insisten que el resto de servicios que brindan, como UberX, que sí se ciñe más a la legislación vigente, pues utiliza coches con licencia para realizar su actividad, seguirán operando con normalidad.

 

Escalada de protestas

Fue la pasada semana cuando se expandieron las protestas contra Uber en Francia (que no son las primeras que se dan) por parte de los taxistas, que ven en la plataforma y, especialmente en su servicio Uberpop (para el que, como decíamos, la compañía no exige a los conductores disponer de ningún tipo de licencia de transporte) una competencia desleal e ilegal. Unas protestas que tuvieron como guinda la detención de los directores generales de Uber Francia y para Europa Occidental, como parte de una investigación llevada a cabo por el Gobierno en torno a este servicio.

Ha sido precisamente el propio Thibaud Simphal quien adelantaba al diario Le Monde la suspensión de Uberpop. Éste argumenta que no es competencia desleal para los taxistas porque los conductores de Uberpop ganan unos 8.200 euros anuales, de modo que la actividad que realizan con Uber no es ni mucho menos su trabajo principal sino una forma de amortizar sus propios vehículos. Una explicación similar a la que brindaba a TICbeat Carles Lloret, director general de Uber España en una entrevista.

La complicada situación de Uber en Francia viene de largo: en septiembre de 2014 el Ejecutivo galo prohibió el uso de Uber y todas las apps similares que brindaran este tipo de servicios sin licencia, y en marzo de este año la Policía registró la sede de Uber en París. En abril la empresa denunció este hecho ante la Unión Europea acusando al Gobierno francés de violar las leyes comunitarias y la libre competencia en el sector del transporte.

Claro que Francia no es el único país donde Uber está encontrando oposición y ya ha sido prohibido en Bélgica, Holanda y España. En nuestro país, la empresa se veía obligada a suspender temporalmente Uberpop el pasado mes de diciembre, cuando se aplicó la sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid, que ordenaba el cierre de forma cautelar del servicio en España.

 

 

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.