e-conomía

Uber promete crear decenas de miles de empleos en Europa

uber
Escrito por Elías Notario

Travis Kalanick, CEO de Uber, ha explicado por dónde irán los pasos de la empresa en Europa en el 2015, recalcando de paso las bondades del servicio y rebajando el tono del discruso en un intento de apaciguar la crispación que hay en torno a ellos

Uber ha vuelto a saltar a la palestra, esta vez de la mano de Travis Kalanick, presidente ejecutivo de la compañía, y en un tono claramente conciliador. Lo ha hecho en el marco del evento Digital Life Design que está teniendo lugar estos días en la ciudad alemana de Múnich, centrando gran parte de la intervención en hablar sobre por dónde irán los pasos de la empresa en Europa en el 2015.

Concretamente, explicó que están comprometidos a llegar a nuevos acuerdos con las ciudades europeas para promover la innovación, generar grandes beneficios económicos y mejorar la vida en las mismas (según ellos, son algunas de los beneficios que provoca el servicio allí donde se implanta. Siempre que pueden los sacan a relucir, por ejemplo también lo hizo en esta casa Carles Lloret, country manager de la compañía en España, cuando le entrevistamos a principios de mes).

Por otro lado, reconoció que necesitan aplicar más normas y controles de seguridad a los conductores del servicio, algo en lo que ya están trabajando (andan desarrollando herramientas tecnológicas que mejoran la seguridad y “la comunicación con las autoridades locales y la policía”), y desveló que están colaborando con los gobiernos en nuevas normativas para garantizar la protección de la seguridad pública, la competencia e impulsar el aumento de los ingresos fiscales.

Y por supuesto, soltó la frase-titular de turno: “Si logramos cerrar esos acuerdos, a finales de 2015 crearemos 50.000 puestos de trabajo en la UE”.

Intentando apaciguar los ánimos

“¿A qué viene todo esto?”, os estaréis preguntando aquellos que no hayáis seguido la actualidad de los últimos meses relacionada con Uber. La respuesta es que Kalanick busca apaciguar los ánimos con las declaraciones expuestas, porque durante 2014 el sector del taxi tradicional les ha criticado mucho en medio mundo y aún peor, los reguladores y la justicia les han asestado duros golpes en varios países (entre ellos España, donde no operan desde diciembre de 2014 como consecuencia de una decisión judicial).

Es decir, que saben que si no logran tender puentes con las administraciones para adaptar los marcos regulatorios a su negocio, lo van a pasar mal, así que han puesto a funcionar a toda marcha la maquinaria negociadora y propagandística (que si Uber crea empleos, que si reduce la congestión del tráfico, que si abarata el transporte…).

Eso sí, aún está por ver hasta qué punto son ciertas todas las supuestas bondades de Uber, y por dónde tirarán las autoridades. Lo que sí está claro es que las actuales leyes de transporte se han quedado obsoletas (Uber sólo es uno de los diversos nuevos actores que a través de la tecnología están cambiando las formas de hacer las cosas en este campo), y que la prohibición no es una solución.

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com