e-conomía

Twitter: los retos de una red social tras salir a Bolsa

Escrito por Carlos Domínguez

La salida a Bolsa de Twitter se produjo con los máximos responsables de la compañía ocupados en no incurrir en los mismos problemas que tuvo Facebook en su día. Y salieron airosos del reto. Eso sí, la red social va a tener que demostrar muchas cosas en los próximos meses. Ahora la empresa está en manos de su cuenta de resultados.

La salida a Bolsa de Twitter se produjo con los máximos responsables de la compañía ocupados en no incurrir en los mismos problemas que tuvo Facebook en su día. Habían estudiado cada detalle, y no solo el caso de la compañía de Zuckerberg sino también otras empresas de Internet con presencia en el mercado bursátil como Zynga, Pandora o LinkedIn.

La primera acción, y tal vez la más importante, fue no acordar la coordinación de la acción de OPV (Oferta Pública de Venta) a Morgan Stanley, cuya mala gestión llevó a Facebook a perder la mitad de su valor en solo tres meses desde su salida a Bolsa. Tardó 14 meses en recuperar el precio de salida, de 38 dólares por acción. Desde entonces, no son buenos tiempos para la reputación de Morgan Stanley con las OPV de empresas tecnológicas. Twitter prefirió operar con Goldman Sachs y las cosas le fueron mucho mejor.

Tal vez por eso la cotización en Bolsa de las acciones de Twitter pasaron de 26 a 45 dólares en su primer día, lo que supone una subida del 72,6%. A la hora de escribir esta líneas, una semana después, han reducido su cotización  solo un 7%, a 42 dólares por acción, que no está nada mal.

Pero la capitalización bursátil hay que analizarla con cautela: al precio de su salida a Bolsa, Twitter operaba alrededor de 28 veces más que su proyección de ingresos de 2013, mientras que Facebook ronda las 16 veces y Google 7 veces respecto a sus estimaciones de ingresos. Repetimos: 28 veces más que su estimación de ingresos. Este índice es demasiado elevado para Twitter, e insostenible por sí mismo en el largo plazo. Se asemejaría demasiado a una burbuja. Por pura lógica, seremos testigos de los intentos de los máximos responsables de la compañía del pajarito para rebajar este ratio. Por un lado, necesitan aumentar los ingresos de Twitter para satisfacer la cuenta de resultados, fundamentalmente mediante la publicidad. Por otro, sería deseable un descenso del precio de las acciones. En este sentido, la mayoría de expertos estima que deberá relajar un poco más su cotización, en torno a los 40 dólares por acción.

En busca de más ingresos

Respecto al primer punto, y como ocurrió con Facebook, empezaremos a notar las ansias de Twitter por monetizar su gran volumen de usuarios activos mediante un aumento de la presencia de la publicidad, con especial atención a la publicidad para móviles. A principios de 2012, Facebook prácticamente no tenía ingresos por publicidad en dispositivos móviles. Pero, en verano de 2013, había pasado del cero al 41% de su facturación, hasta alcanzar un 15,8% de cuota de mercado de la publicidad para móviles según un estudio de eMarketer. Solo Google le supera, con un 53% de cuota. Y Twitter se conforma por ahora con el 1,85%, con perspectivas de crecimiento por el alto uso de la herramienta desde dispositivos móviles (el 75% de los usuarios de la red de microblogging accede a través del móvil). Twitter, en definitiva, debe afianzar y ganar cuota de mercado en el segmento de la publicidad móvil.

A todo este panorama se le suman otros factores, como la posible volatilidad de usuarios a nuevas plataformas que conviertan en papel mojado las previsiones de ingresos de los próximos años, con lo que Twitter terminaría convertida en una moda pasajera; una moda muy cara para sus inversores. Por ahora resiste el temporal, aunque ha reducido el ritmo de registros de nuevos usuarios. Ha realizado una salida a Bolsa magistral, que le da derecho a ocupar el honor de ser la segunda mejor salida al parqué de la historia de Internet, solo superada por la de Facebook… pero con visos de mayor estabilidad.

Como ya adelantó TicBeat en el artículo sobre este tema, Twitter va a tener que demostrar muchas cosas en los próximos meses. La compañía está en manos de su cuenta de resultados. En el tercer trimestre de 2013 aumentó un 104% su facturación, pero la gran prueba de fuego será a la hora de presentar los resultados anuales al cierre de 2013. Y cómo gestione de cara a sus usuarios la necesidad que tiene de ampliar sus ingresos, para que estos no huyan espantados.

 

Sobre el autor de este artículo

Carlos Domínguez