Antes de comenzar un proyecto lo debes saber: ¿Vales para emprender?

idea“Si encuentras un trabajo que te apasione, no tendrás que trabajar en la vida”. Esta es la apertura de Elena Gomez del Pozuelo, serial entrepreneur y socia de Womenalia. La inspiración no es suficiente. “Todo el mundo es capaz de obtener el éxito, pero no todos son capaces de mantenerlo”, según la emprendedora. ¿Cómo saber si uno es ‘material’ emprendedor?

El evento de Womenalia Startup Day, celebrado durante el e-show de Madrid, ha resaltado la importancia de la perseverancia y los retos a los que se enfrentan los emprendedores de España al comenzar un nuevo proyecto.

“España no es un país amigo de emprendedores”, apunta la emprendedora. El fracaso en nuestro país no está bien visto; los emprendedores cuyos proyectos no alcanzan el éxito tienen que enfrentarse no solamente al sentimiento psicológico del fracaso, a las horas de trabajo que no han servido de nada y a la pérdida de financiación y dinero propio, sino que también reciben los ‘ya te lo dije’ de muchas personas que no creían en su proyecto.

El consejo de Gomez del Pozuelo es sencillo: el emprendedor es el que importa, es la persona que cree en el proyecto y debe ser capaz de transmitir sus valores y pasión a las personas que le rodean. Hay que saber si uno vale para ser emprendedor, y hacerse estas preguntas antes de comenzar:

1- ¿Tienes pasión y ambición?

“Esa pasión que tenéis dentro, hay que saber transmitirla y enamorar a otras personas“, apunta Gomez. Los cuatro primeros años (e incluso después) hay que dejarse la piel por el proyecto y pensar en las personas que puedan dar apoyo y ayudar a empujar el proyecto. Si este mes facturo 20.000, el mes que viene facturaré 30.000. Esa es la actitud de un emprendedor ambicioso que se automotiva, una característica esencial para cualquier persona que quiera empezar su propio negocio. No hay que rendirse ante el ‘no’, ya que muchas personas dirán que no hasta que alguien diga el ‘sí’ que esperas.

2- ¿Tienes flexibilidad y liderazgo?

Aunque un emprendedor tenga una idea que le parezca maravillosa, tiene que saber adaptarlo si es necesario para que pueda tener éxito. Los buenos emprendedores saben escuchar los consejos de otros emprendedores con experiencia y mentores. Para poder inspirar al equipo y la confianza de los inversores y financieros, hace falta mostrarse el líder del proyecto y dirigir los esfuerzos. El plan de negocios, según apunta la emprendedora, muchas veces no sirve de nada. Aunque esto obliga a que el emprendedor se organize y haga un plan, muchas veces la realidad y las adaptaciones significan que la realidad difiere del papel.

3-¿Sabes elegir equipo?

Hay que saber elegir socios y un equipo de trabajo conforme a lo que se necesita como emprendedor. El ejemplo de Gómez de Pozuelo era el ideal: trabajar con ‘sonotros‘, que según explica son personas que presentan soluciones, no problemas. Las personas del equipo deben poder comunicar problemas pero ayudar a presentar soluciones. Es bueno rodearse de personas que se preocupen del negocio como si fuese suyo. Los socios deben estar siempre respaldados con un acuerdo firme. “Hay que hacer acuerdos como enemigos para poder seguir siendo amigos”, apunta la ejecutiva de Womenalia, quien dice que también es bueno conseguir a personas con formas parecidas de trabajar, o con habilidades que contribuyan al funcionamiento total del equipo.

4- “Ideas are shit”

Las palabras en la pantalla de presentación de Womenalia lo dicen todo. Aunque la idea es importante, finalmente es la ejecución lo que importa. ¿Resuelve un problema importante? ¿Lo resuelve para mucha gente? ¿Estarían dispuestos a pagar por la solución? Si se pueden adaptar las ideas para ser replicadas a nivel internacional, la idea gana mucho.

5- ¿Podrás hacer caso a tus clientes?

El cliente siempre tiene razón. Un buen emprendedor tomará en cuenta la información y opiniones aportadas por los clientes para poder adaptar mejor el producto. Aunque se quieran hacer las cosas de forma personal, muchas veces lo que quieren todos los clientes no es lo mismo que lo que quiere ofrecer el emprendedor. Hay que superar los gustos personales y ofrecer los productos o servicios que los clientes quieran comprar. Tampoco hay que basarse en el precio. Aunque se quiera ser la opción más barata, lo que los usuarios realmente valoran es la experiencia.

Foto cc Tsani Levent-Levi

Contenidos Relacionados

Top