e-conomía

Tarifaluzhora: una guía online para sobrevivir a la nueva tarificación eléctrica

Tarifaluzhora: una guía online para sobrevivir a la nueva tarificación eléctrica
Escrito por Manuela Astasio

Hablamos de los cambios de facturación con uno de los creadores de esta web, que informa en tiempo real del precio del kilowatio por hora y del “chollo” y la “clavada” del día.

El pasado 23 de diciembre el ministro de Industria, José Manuel Soria, anunció que 2014 arrancaría con importantes cambios en el sistema de tarificación eléctrica que muchos todavía están digiriendo. Fue entonces cuando José María Millón y sus compañeros comprendieron que era necesario crear un servicio que informara a los consumidores para ayudarles a “consumir de forma inteligente”. Así nació la web Tarifaluzhora.

Hasta que todos los usuarios y compañías no estén adaptados al nuevo sistema con contadores inteligentes la tarificación nueva no se aplicará, pero, desde principios de abril, Tarifaluzhora ya informa, en tiempo real, del precio del kilowatio por hora en España, tanto en la tarifa normal como en la de discriminación horaria, así como en la de los vehículos eléctricos. Tarifaluzhora calcula, además, cuáles son las horas más y menos rentables para consumir electricidad de cada jornada, o, como ellos las definen, el “chollo” y la “clavada” del día. Estos datos son accesibles desde cualquier dispositivo.

José María Millón reconoce a TICbeat que, pese a que muchos usuarios lo hayan recibido de uñas, aún es pronto para sentenciar si el nuevo sistema de tarificación “es útil o es un disparate”. “Tendremos que esperar hasta recibir las primeras facturas de la luz para evaluar el sistema como se merece”, señala. El cocreador de Tarifaluzhora es consciente de que el sistema podrá ser reformado “si hay un cambio político en el Gobierno”, pero, aun así, defiende que hay que esperar a la primera factura para constatar si el rechazo está fundamentado o si, en realidad, “el cambio puede servir para abaratar los costes de la electricidad a largo plazo”.

¿Tarifas inestables o flexibles?

Millón cree que el principal inconveniente del nuevo sistema de tarificación es “su ausencia de estabilidad”. Los precios ahora dependen de la oferta y la demanda, y “en horas de mayor demanda”, explica, “pagaremos un precio más alto”. Millón agrega que, aunque los consumidores puedan contratar un precio fijo, “al final pueden acabar pagando más, porque se añade un plus de riesgo a la factura de la luz”.

No obstante, Millón recuerda que ese inconveniente puede constituir, también, su principal ventaja: si un consumidor es “flexible”, es decir, es capaz de organizarse y consumir preferentemente en las franjas horarias más económicas, puede ahorrar en su factura de la luz. “De todas formas”, aclara, “no hay que olvidar que los precios son variables y dependen de la demanda, así que, si todo el mundo pusiera la lavadora a las 2 de la madrugada, seguramente los precios subirían a esa hora”, reconoce.

Los “chollos” y “clavadas” tienden a mantenerse en la misma franja horaria: “En los últimos fines de semana hemos visto que la hora valle se sitúa por la tarde, mientras que en los días de semana suele ser de madrugada”. De todas formas, avisa Millón, siempre puede haber sorpresas. El pasado 12 de abril, por ejemplo, el precio de 12 a 1am “era de hora punta”, recuerda.

Por eso, señala, resulta imprescindible mantenerse informado de los precios horarios y las tendencias semanales y mensuales para consumir de forma inteligente. “Actualmente, estamos trabajando en una herramienta que analizará los cambios de tendencias y permitirá calcular costes y recomendar franjas horarias para ahorrar más, para que el usuario no se tenga que preocupar del carácter cambiante del mercado”, adelanta.

Un cambio de hábitos puede ayudarnos

Millón sabe que, además de molestar a los vecinos, levantarse a las 2 de la mañana para poner la lavadora o el horno no es operativo. Sin embargo, sí cree que ciertos cambios en nuestros hábitos de consumo pueden ayudarnos a extraer un ahorro de la nueva tarificación: “Si nos acostumbrásemos a hacer la colada el fin de semana (casi a cualquier hora), podríamos ahorrar entre un 30-40% de este coste variable de la electricidad, si se mantuviera la tendencia de estas últimas semanas”.

¿A quién le conviene la tarifa de discriminación horaria?

El cocreador de Tarifaluzhora también tiene en cuenta la utilidad que, en determinados casos, puede ofrecer la tarifa de discriminación horaria, que ha reemplazado a la antigua tarifa nocturna, a la que pueden acogerse aquellos usuarios que tengan contratados menos de 10 kilowatios.

“La tarifa de discriminación horaria se compone básicamente de dos tramos”, indica Millón, “el período valle, de 23 a 13 (o 22 a 12 en invierno), y el período punta, de 13 a 23 (o de 12 a 22 en invierno)”. Millón señala que, con esta tarifa, aquellas personas que consuman más electricidad por la mañana, en concreto, hasta las 13, “pueden notar un ahorro sustancial en la factura de la luz”, que puede oscilar entre el 50% y el 70% del coste en función del día y la franja horaria.

Pero, como todo en el nuevo sistema de tarificación, la tarifa nocturna requiere organización. “Si el consumidor hace mayor uso durante las horas de la tarde el objetivo de ahorro no se conseguiría y probablemente se llegue a pagar más, ya que el precio en las franjas horarias de la tarde con tarifa nocturna es mayor que con tarifa habitual”, avisa.

De momento, confiesa Millón, los creadores de Tarifaluzhora están muy satisfechos con los resultados de sus primeros días de funcionamiento. “Son muchos los usuarios que ya consultan diariamente los precios de la electricidad en Tarifaluzhora, y un 50% lo hace desde dispositivos móviles (smartphones y tablets)”, cuenta. El equipo piensa implementar algunas de las sugerencias de mejora que ya han recibido por email, y acaba de abrir perfiles en Facebook y Twitter para así mantener informados  a los usuarios que no tienen tiempo de conectarse a la web.

Foto cc:  plastAnka

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.