e-conomía Empresa

Sony pretende recaudar 3.600 millones de dólares para impulsar sus sensores de imagen

Sony confirma la venta de VAIO y habla de 5.000 despidos en todo el mundo

Los malos resultados de Sony han llevado a la compañía a reestructurar su negocio y centrarse en sus áreas con más beneficios, como los sensores de imagen.

Movimiento crucial en Sony, histórica compañía japonesa que no atraviesa por uno de sus mejores momentos, como demuestra el mal rendimiento de su unidad móvil, la reciente venta de su división de ordenador (VAIO) y la segregación de todo el negocio audiovisual y de cine.

Con todo ello detrás, y el compromiso con los accionistas de volver a los beneficios operativos cuanto antes (prometieron más de 500.000 millones de yenes en 2018), Sony ha puesto en marcha una ronda de financiación por valor de 440.000 millones de yenes, 3.600 millones de dólares al cambio actual.

Para captar este capital, Sony emitirá nuevas acciones (por valor de 321.000 millones de yenes) y también bonos convertibles en acciones, valorados estos últimos en más de 119.000 millones de dólares. La propuesta no ha calado muy bien entre los actuales inversores de la compañía, que castigaron las acciones de Sony con una caída del 8% en Bolsa tras darse a conocer la noticia.

Centrarse en su negocio de sensores de imagen

Aunque todos los analistas calculan que parte de este nuevo capital irá destinado a equilibrar las cuentas de la compañía y alcanzar esos soñados beneficios, desde Sony aseguran que esta financiación será utilizada mayoritariamente para impulsar su negocio de sensores de imagen.

Sony

No en vano, las lentes y sensores de Sony son de las más apreciadas, tanto en cámaras como en smartphones. De hecho, no sólo la propia Sony utiliza estos sensores en sus smartphones, sino que la gran mayoría de fabricantes apuestan por sus lentes al ser las de mayor calidad y a un precio asumible. En este sentido, Sony anunció en febrero de este mismo año que invertiría 105.000 millones de yenes en aumentar su capacidad de producción de este tipo de dispositivos.

Pérdidas de 2.000 millones de dólares al año

La sangría de dinero en Sony no es poco desdeñable. Tan sólo el último año, tal y como nos hacíamos eco en TICbeat, la compañía nipona perdió más de 2.000 millones de dólares, en su mayor parte ocasionados por el mal rendimiento de su negocio móvil.

No es de extrañar, por tanto, que la multinacional se encuentre en pleno proceso de reestructuración de sus principales líneas de negocio. El pasado curso, Sony anunció la separación de su división de televisores y la venta a la firma JIP (Japan Industrial Partners) su línea de ordenadores, que operaba con la marca VAIO. Todo ello causó el recorte de 1.500 trabajos en Japón y otros 3.500 en el extranjero, que se suman a los 10.000 empleados de los que ya prescindió en la profunda reestructuración llevada a cabo en 2012.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.