e-conomía Empresa

Silicon Valley iniciará 2016 en pleno reajuste de las expectativas de los inversores

stock-market-collapse-913107_1280
Escrito por Marcos Merino

Desde agosto, las empresas de tecnología han mantenido el ritmo más bajo de salidas a bolsa desde 2009.

“Silicon Valley no se está hundiendo, sino enfriando. Las valoraciones de las compañías caen, y la era del dinero barato se termina”.

Con ese párrafo se inicia un artículo de la web de la CNBC (titulado ‘La fiesta de liquidez de Silicon Valley llega ya a su fin’) sobre el reajuste de expectativas de los inversores del sector tecnológico estadounidense, que empieza a observarse ya y que se agravará a lo largo de 2016.

La CNBC se ha basado en entrevistas con cerca de dos docenas de inversores de capital riesgo para dictaminar que el que viene será un año de ajustes para aquellas startups que aún tengan que probar su modelo de negocio. Según Craig Hanson, socio de Next World Capital, “ha sido sorprendente comprobar la rapidez con la que se han recalibrado las expectativas de valoración […] Será más difícil sacar adelante las rondas de recaudación, los múltiplos de valoración serán menores y, en muchos casos, las compañías tendrán que respaldar con métricas las grandes cifras que habían prometido”.

Para el medio estadounidense, esta tendencia empezó a perfilarse a mediados de agosto, cuando el Índice Standard & Poor’s 500 se hundió un11% en tan sólo una semana a causa de las dudas que provocó en el mercado la desaceleración del crecimiento en China (el valor de las acciones del gigante tecnológico del país asiático, Alibaba, se situaban en ese momento en el 40% de su máximo obtenido sólo medio año antes). Desde entonces, las empresas de tecnología han mantenido el ritmo más bajo de salidas a bolsa desde 2009.

Ya entonces, según el británico The Guardian, los analistas de mercado advertían de que el efecto dominó desencadenado por China podría “forzar a los unicornios tecnológicos [esto es, las startups que consiguen alcanzar una valoración de 1000 millones de dolares] a conformarse con compras en lugar de salidas a bolsa“. “Tanto si estamos ante un ajuste del mercado o al estallido de una burbuja tecnológica, los inversores afirman que la montañana rusa global de esta semana constituye una señal de debilitamiento de la confianza en las mayores apuestas del sector de las startups”, recogía entonces el rotativo británico.

Las startups con un perfil más dirigido al consumidor están acusando el golpe de forma más notable: Evernote ha recortado su plantilla (despidiendo a casi una quinta parte de la misma), Dropbox ha cerrado dos productos, Rdio fue adquirido tras quebrar y el valor de Spotify ha sido revisado a la baja (8.500 millones de dólares) en su última ronda de financiación. Además, según el Wall Street Journal, Gilt Group (propietario de la tienda online Gilt) va a ser adquirido por una fracción del que fuera su valor máximo.

“En ausencia de ofertas públicas de venta, los empleados de algunas de las startups mejor valoradas estarían tratando de vender parte de sus acciones en el mercado secundario -señala CNBC- pero los compradores son cada vez más escasos“.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.