e-conomía

Secretos, galletas y pañales en el estreno español del Founder Institute

futuroTodo empezó una noche en la que dos amigos estaban intentando arreglar el mundo sentados en una barra de bar. A las dos de la madrugada, el bar en el que estaban a punto de encontrar la solución a todos los problemas del mundo tuvo que echar el cierre y los dos amigos se quedaron sin lugar a dónde ir. Pero uno de ellos conocía un lugar secreto, un café oculto, que aunque estaba aparentemente cerrado seguía estando abierto. Sólo había que saber llamar a la puerta y el bar secreto abría sus puertas. Los dos amigos se sentaron ante dos caipinhas servidas en jarrones de Ikea… y en la mente de una de ellos se sembró la semilla innovadora.

Sonia Ziadi era una de esos dos amigos que estaban debatiendo en un bar y fue la persona que se hizo con la mejor puntuación en la public pitch practice con el que se cerró el primer evento del Founder Institute en España. Ziadi explicó cómo la aventura nocturna se convirtió en una idea innovadora, un site de acceso restringido en el que los usuarios podrán compartir sus recomendaciones secretas (unas llaves regularán el acceso a esos secretos para que no se conviertan en el destino de las masas) con los demás. La página, repleta de secretos, se lanzará en fase beta al mundo en unos aproximadamente seis meses, según explicaba después a TICbeat Sonia Ziadi, en francés, inglés y castellano.

La idea presentada por Ziadi fue la que conquistó al jurado (que votaba las ideas con una puntuación del 1 al 5 tras escuchar su breve pitch y tras dar su opinión, al más puro estilo Tú sí que vales) aunque no fue la única presentada. De hecho, la convocatoria tuvo un notable éxito y el tiempo previsto para las presentaciones se quedó corto, teniendo la organización que utilizar a varias manos inocentes para elegir a las únicas diez ideas que pudieron subirse al escenario. Entre los afortunados, proyectos de todo tipo: desde unas galletas hechas de alubias que quieren acabar con los malos desayunos, una plataforma de visual thinking o una tienda online de productos para bebé.

Las ideas fueron el broche final para un evento que había empezado horas antes con la presentación de qué es exactamente el Founder Institute, una red global para emprendedores que quiere alejarse de lo que se está haciendo hasta ahora en materia de ‘emprendedurismo’. “No somos ni una incubadora ni un evento de fin de semana”, explicaban desde la organización en la apertura de la jornada. De todas las candidaturas presentadas, las propuestas se someten a un “test predictivo” que determina si la idea tiene futuro y sobre todo si quien está detrás de ella es la persona más adecuada para lanzarla, “para captar talento y sacar la parte subjetiva del proceso”. Los mejores acabarán posiblemente convirtiéndose en empresas, ya que el ratio de éxito del Founder Institute (presente en 22 localidades de todo el mundo) es muy alto.

Este primer evento servirá al Founder Institute para determinar si existe potencial e interés en España y, si así sucede, lanzarse en España. El Founder Institute forma a las potenciales empresas seleccionadas en sesiones dirigidas por mentores del mundo de la industria que ya han conseguido el éxito (como Mark Pincus, de Zynga, por ejemplo, quien es mentor ya del Founder Institute). La formación no impide además al emprendedor seguir con su trabajo diario, ya que se realiza a horas al margen de la jornada laboral.

Por el momento, y aunque el primer evento ya ha concluido, la inscripción continúa abierta. Si se alcanza el número mínimo de interesados, el Founder Institute abrirá sus puertas – definitivamente – en España.

Sobre el autor de este artículo

Raquel C. Pico