e-conomía

San Blas prosigue su camino para convertirse en el Silicon Alley español

Escrito por Esther Macías

Las empresas unidas en el proyecto Silicon Alley Madrid emprenden nuevos pasos en mayo para posicionar al distrito como la zona más tecnológica de España

El distrito madrileño de San Blas-Canillejas ha cambiado mucho en los últimos años. De ser una zona deprimida de la capital pasó a convertirse en una zona industrial que con el tiempo se ha transformado a su vez en un escenario idóneo por sus características (excelentes comunicaciones de transporte terrestre, estando además próximo al aeropuerto de Barajas, elevada disponibilidad de infraestructura eléctrica y subsuelo repleto de potentes redes de telecomunicaciones) para el florecimiento de múltiples empresas tecnológicas. No en vano al menos existen unas 140 compañías de este tipo en la zona.

De todo ello se dieron cuenta en Interxion, compañía dedicada al alojamiento de equipos de TIC en sus centros de datos independientes, repartidos por múltiples ciudades de toda Europa, entre ellas Madrid y, en concreto, en el barrio de San Blas. “Cuando empezamos a construir aquí nuestros centros de datos nos dimos cuenta del potencial que tenía esta zona como punto neurálgico de las TIC en España. Identificamos unas 140 empresas de sesgo tecnológico, aunque es posible que haya más, y decidimos que debíamos unirnos en una asociación para resolver mejor nuestras necesidades y, sobre todo, colocar a San Blas como la primera zona tecnológica de España”, explica Raquel Figueruelo, directora de Marketing de la firma en España. Y así nació el proyecto Silicon Alley Madrid.

Silicon Alley Madrid

El proyecto, llamado así en referencia al Silicon Alley de Manhattan, una zona también de elevada concentración de empresas tecnológicas situada en Nueva York, está formado actualmente por 102 empresas dedicadas a la tecnología punta y las redes de telecomunicaciones. “Lo curioso del proyecto –explica Robert Assink, director general de Interxion en España– es que nació en el seno del sector privado, sin apoyo público como otras iniciativas que han emergido en España [por ejemplo, Málaga Valley o @21, ésta última ya cerrada por la falta de fondos de la Administración que lo promovió]. Así que es una iniciativa sin intereses políticos ni agendas ocultas que ha crecido por sí mismo. Se trata de una unión vinculada por las tecnologías de la información“.

Aunque fue impulsado en sus inicios por Interxion, la firma, que aún encabeza el proyecto, quiere retirarse como líder del mismo para que tenga una imagen independiente. “Queremos que Silicon Alley Madrid sea un sello único e identificable. Por ello, el 20 de mayo nos reuniremos todos los que formamos parte del mismo para establecer una asociación o fundación, esto está por ver, y un plan de acción para los próximos tres años“, indica Figueruelo.

La iniciativa, impulsada como hemos comentado desde el ámbito privado, cuenta, no obstante, con el apoyo institucional (“que no económico”, puntualiza Assink) de la Junta de San Blas, y que “debe actuar de facilitador”. Además, otro objetivo de la iniciativa será buscar la colaboración con las universidades “para mentalizar a sus estudiantes de la importancia de las TI”, señala el directivo.

El proyecto, recuerda Figueruelo, es de gran calado. “Hay que tener en cuenta que el 60% de los asociados dan empleo a 15.000 personas y sus empresas facturan la friolera de 1.500 millones de euros”. En general, explica la portavoz, “las empresas de la zona son de pequeño tamaño en número de empleados pero desarrollan aplicaciones y software de una utilidad y valor increíbles”.

“Lo que buscamos –añade Assink– es mejorar las sinergias entre las empresas de la zona, tener mayor fuerza para interactuar con las Administraciones Públicas, convertirnos en un imán que atraiga a nuevas compañías tecnológicas a la zona y generar una nueva imagen de modernidad y desarrollo para el distrito“.

Entre las empresas asociadas destacan algunas como Easynet, 3M, Global Switch, Tecnocom, Eptisa, Dimension Data, Esri, Oesía, Epson, Bosch, Atos, Adquira o MTP.

 

Foto cc: Sammzoo

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.