e-conomía

Qué sabemos de las startups en Perú

startups peru¿Cuál es realmente el motivo por el que todavía no se ha lanzado una startup de relevancia internacional en Perú? Esta es la pregunta que nos hicimos ya hace más de un año el grupo organizador de Lima Valley, la comunidad de emprendedores en internet en Perú. Teníamos buenos ejemplos de emprendimientos iniciados en Argentina y Brasil, donde se habían logrado captar inversiones grandes y lanzar startups que ahora son conocidos (mercadolibre.com por ejemplo). Esta interrogante se convirtió en uno de los puntos más debatidos en el equipo organizador y luego de hacer un análisis del mercado emprendedor en Perú, llegamos a ciertas conclusiones como las siguientes:

startups peruEste artículo es fruto de la colaboración entre Lima Valley y ReadWriteWeb.es. El autor es Lynn Mora, consultor de e-marketing & e-branding con experiencia en imprenta, edición, diseño gráfico y pedagogía. Es fundador de rom.pe y analista de marketing para hoteles Orient-Express en Perú. También es coorganizador general de Lima Valley y forma parte del equipo organizador de TEDx Tukuy en Perú.

¡Es mío!

Por parte una costumbre cultural y por parte un miedo natural a evitar el plagio, una buena parte de los emprendedores en internet en Perú no compartían sus ideas con otras personas, las guardaban en una caja fuerte mental, muy lejos del resto de la gente, y por supuesto muy lejos de lograr sacar a adelante su proyecto.

Es interesante analizar este aspecto desde el punto de vista del comportamiento del emprendedor, parece que tenemos un sistema de defensa innato en nuestro cerebro, un mecanismo que siempre nos pone alertas ante cualquier otra persona y que termina por convertirnos en personas desconfiadas de todo y de todos. Si bien esto puede evitar problemas, para un emprendedor es una de las razones de su fracaso.

Una de nuestras tareas desde el año pasado ha sido combatir este pre-concepto e incentivar a las personas a compartir sus ideas con otros, y a tener un pitch listo para el momento de buscar socios, colaboradores e inversionistas. Cuando compartes tu idea de negocio con otra persona, no solo puedes lograr impulsar tu startup, sino que también puedes escuchar diversas opiniones positivas y negativas que aportarán al éxito de tu proyecto.

¿Un plan de qué?

Sabemos que para conseguir inversión para un startup (luego de recurrir por supuesto a la familia y amigos) tienes que recurrir a inversionistas ángeles y venture capitals, para ello es necesario tener un plan de negocios, llámese un documento que generalmente tiene más de 10 páginas con información detallada de tu proyecto, cómo piensas generar ingresos, etc. Uno de los mayores limitantes en los emprendedores es el poder elaborar un plan de negocios formal, no solo por el tiempo que toma hacerlo, sino por la falta de conocimientos para completarlo.

Uno de los objetivos que tenemos en Lima Valley es mejorar este know-how a través de talleres y cursos que puedan permitir a nuestros emprendedores en internet tener un plan de negocios excelente y así poder también ayudarles a encontrar el capital ángel que necesitan para su startup.

El problema del pulpo

A veces, un emprendedor quiere hacerlo todo, tiene la idea del startup que quiere lanzar, y se convierte en el desarrollador, diseñador, redactor, publicista, arquitecto de información, etc. Somos conscientes de que no podemos hacerlo todo, cuando un emprendedor quiere lanzar un startup necesita formar un equipo multidisciplinario que pueda trabajar bajo tareas y mirando hacia objetivos. Para ello, en Lima Valley, nos hemos enfocado en generar espacios de networking, clasificando a nuestros asistentes con etiquetas de colores que les permite diferenciarlos por especialidad y encontrar justamente a las personas que necesitan para conversar sobre sus ideas de startups.

La administración efectiva del tiempo

Siempre he mencionado entre mis amigos y conocidos que el televisor (muchas veces conocido como la “niñera que nunca abandona”) es uno de los aparatos que mayor distracción ha causado en nuestros emprendedores. Si bien sabemos que depende del auto-control que uno tenga para no presionar el botón de encendido, uno termina por reemplazar tiempo de trabajo por tiempo de entretenimiento y esto está mal. El emprendedor siempre estará expuesto a muchas distracciones, pero en la medida en la que podamos evitarlas nos irá mucho mejor. Esta distracción no solo incluye el televisor, por supuesto están también ahora la procrastinación en redes sociales e internet en general. Así que parte de nuestra misión debe ser enfocar nuestros esfuerzos en nuestros sueños y convertirlos en algo tangible y medible.

Finalmente, es siempre esencial pensar en grande; soñar bastante, pero también aterrizar nuestras ideas y ponerlas en papel, analizar el riesgo y revisar todo lo que se requiere para lanzar startups. Cuanto más tiempo le dediquemos a aprender de otros y compartir nuestras ideas, más cerca estaremos de lograr nuestro objetivo. Tenemos el talento, tenemos las conexiones y tenemos las ganas, lo que falta para emprender está dentro de cada uno de nosotros, encender el interruptor de éxito y curiosidad, utilizar nuestra pasión por las cosas y encaminarnos en este camino tan complejo e interesante como es el emprendimiento en internet.

Sobre el autor de este artículo

Lynn Mora

Lynn Mora es Fundador y Editor en Jefe de rom.pe y es consultor de e-marketing & e-branding con experiencia en imprenta, edición, diseño gráfico y pedagogía. Forma parte del equipo organizador de TEDx Tukuy en Perú.

25 Comentarios