e-conomía

¡El pueblo más avanzado del mundo! – las startups españolas en San Francisco

¡Vengo emocionado de mi último viaje! Hace sólo unos días que he tenido oportunidad de cruzar el charco y he visto proyectos españoles muy potentes. Más de 20.000 kilómetros de viaje para analizar un futuro aterrizaje de mi compañía, SaveMeeting, en la cuna de la tecnología. Son una “pila” de kilómetros y como es lógico preparamos el viaje acordando algunos encuentros con otros emprendedores que ya han dado el salto o que se encuentran en proceso de hacerlo.

Este artículo es fruto de la colaboración entre Ignacio Ramírez (@iramirezr) y TICbeat. Ignacio Ramírez ha participado como analista y socio en diferentes proyectos online. Actualmente es socio fundador y CEO de SaveMeeting.

¡Ha sido sencillo abrir puertas! Todo el mundo ha estado encantado de contarnos su experiencia. Nosotros al estar muy verdes no tuvimos tiempo de tener dudas concretas y les asaltábamos con preguntas que con infinita paciencia nos iban respondiendo. ¿Por qué te has decidido a venir? ¿En qué momento de tu negocio? ¿Qué partes del mismo vas a trasladar y cuándo? ¿Con o sin socio local? ¿Con cuánto capital o cuáles son los costes de implantación? ¿Has venido con la familia? etc…

Me han sorprendido las respuestas, siendo proyectos que se encuentran en fases preliminares no tenían apenas puntos en común. En lo que si están todos de acuerdo es:

– Implantarse es lento y caro. Se necesita sociedad en USA y la tramitación de visados no es sencilla.

– Es imprescindible un mínimo apoyo local. Este puede ir desde un “representante” con una cierta participación en la sociedad o un socio al 50%, también hace falta contratar parte del equipo. En ambos casos se buscan “caras” conocidas así se abren más puertas.

– De cara a los inversores construye un discurso mucho más ambicioso que cuando estás aquí. “Juega” con su temor a perder una gran oportunidad.

Por otro lado, aunque los costes de estructura se pueden multiplicar por tres o incluso por cinco, y reconociendo que tenemos gente tan válida como cualquiera, no todas las opiniones se inclinan a tener el equipo de desarrollo en España. Mucho cuidado con ser demasiado prudentes porque si se da el salto de manera muy progresiva puede llegar a considerarse un síntoma de inseguridad.

Es sencillo palpar la enorme burbuja tecnológica sobre la que están sentados, con salarios de locura para los pocos desarrolladores que hay con disponibilidad, con las empresas de Venture Capital (VCs) en un clima de miedo a perder el tren de un próximo Facebook y con incubadoras de proyectos financiadas por los mismos VCs con más de 200 start ups compartiendo pupitre, experiencias y cafés en oficinas de arquitectura de vanguardia.

Si quieres quemar etapas rápido hace falta capital y los inversores más potentes del mundo están en La Bahía. Si eres emprendedor con un proyecto escalable y global parece claro que merece la pena intentarlo. También parece claro que no se hace de la noche a la mañana y que tiene un peaje económico y organizativo.

Me gustó una frase recogida durante el viaje …”en San Francisco son muy cerrados, de pueblo, eso sí del pueblo más avanzado del mundo”. Por mi parte, no se como lo haré, pero nos vemos allí… dentro de un tiempo.

Sobre el autor de este artículo

Ignacio Ramírez

Ignacio Ramírez ha participado como analista y socio en diferentes proyectos online. Actualmente es socio fundador y CEO de SaveMeeting.