e-conomía

Por qué pedimos cada vez más comida a domicilio online

Foto cc KayOne73/Flickr
Escrito por Raquel C. Pico

Rollitos de primavera y tallarines con pollo son los reyes en un mercado que mueve unos 325 millones de euro al año en España.

En el principio de los tiempos del comercio electrónico, fueron las grandes cadenas de pizzerías, como Telepizza o Pizza Móvil, quienes empezaron a vender directamente a través de su web. Era cómodo, era sencillo y era simple: abrías tu cuenta, introducías tu pedido y podías comprar además empleando tu tarjeta de crédito, algo que hasta el momento no permitía el repartidor de comida a domicilio de toda la vida. Después llegaron las plataformas: sites que ofrecen un listado de restaurantes del área en el que está el usuario y que le permiten comprar cualquier tipo de comida y recibirlo en casa. Just-Eat, una de las primeras firmas del sector, comenzó operaciones en 2001 en Dinamarca, pero aún así el boom de este tipo de plataformas no llegó a España hasta ahora.

“La multinacional ha crecido en toda Europa hasta superar las 300.000 entregas de comida diarias”, explica a través de correo electrónico Jerome Gavine, director general de Just Eat en España. “Lo mismo ha sucedido en España, cuyo mercado es el que más ha crecido exponencialmente: un 1000%”.

Las perspectivas a futuro son bastante positivas en el mercado de la comida a domicilio gestionada a través de la red. La compra de SinDelantal por Just-Eat hace algunos meses (no se desvelaron cifras asociadas a la compra, aunque desde la prensa estadounidense se habló de millones de euros) no hizo más que confirmar el potencial de este sector. Por el momento, SinDelantal continúa operativa, aunque su futuro es integrarse en su nueva casa madre. “Tras la adquisición de SinDelantal, estamos pasando por un proceso de adaptación entre ambas compañías, que estimamos que dure un total de seis meses“, nos explica Gavine.  “A partir de entonces, SinDelantal se integrará definitivamente y se operará como una única plataforma”.

Las cifras que ofrecen las compañías sobre el dinero que mueve la comida a domicilio son bastante diversas, pero todas tienen en común ser bastante positivas. Según datos de Just-Eat (que se basa en sus propios registros y en los datos de consultoras), la comida a domicilio mueve en España 325 millones de euros y crece anualmente, un 4% cuando se habla de España. Según La Nevera Roja, que ofrece datos globales de comida a domicilio, el sector mueve 1.750 millones de euros, con un previsión de que al cierre de 2012 estas cifras aumenten. De esta cifra, el 5% llegaría desde el ecommerce.

El auge del comercio electrónico en el mercado de la comida a domicilio se confirma fácilmente cuando se analizan las cifras de ventas de una clásica del sector, como es Telepizza. La actividad online de la cadena de pizzerías supone ya el 24% de la venta servida a domicilio, según explicaba recientemente la compañía en una nota de prensa, siendo esta área una de las de mayor crecimiento de la compañía. En algunas tiendas concretas, la venta a través de internet supone ya el 50% de los pedidos servidos.

“El concepto de la comida a domicilio online está en pleno auge“, señala Gavine. “Es un sector que crece día tras día a pesar de la crisis”. Los restaurantes, por su parte, se han sumado a estas plataformas sin dudarlo, porque les permite estar en un soporte en el que hasta ahora no tenían presencia y además añade una mayor visibilidad. “Permite tener un impacto brutal”, indica José del Barrio, consejero delegado de La Nevera Roja. “Llegan a más consumidores sin apenas hacer esfuerzo, ni físico, ni económico”.

¿Por qué comprar online?

“Los usuarios buscan la rapidez, la eficiencia y la calidad de servicio ofrecido a través de la plataforma“, explica Jerome Gavine sobre las razones por las que los internautas compran comida a domicilio a través de la red, “además de las ventajas de degustar su comida o cena favorita en los restaurantes adheridos a la red”. Desde La Nevera Roja tiran por una línea muy similar cuando se les pregunta qué buscan los usuarios que compran su comida desde este tipo de plataformas y hablan de “la comodidad de tener en su casa la mejor comida a domicilio pudiendo elegir entre una gran variedad de restaurantes. Sin moverte del salón, en unos minutos, tienen aquello que les apetece comer en cada momento”.

El modo de empleo de estos sites es siempre muy sencillo. El usuario tiene que introducir su código postal en el menú de inicio y la plataforma le ofrece una lista de restaurantes que cubren la zona en la que se encuentran. El pedido se gestiona online, con la posibilidad en muchas ocasiones de leer descripciones del producto y con el apoyo de las críticas y comentarios de otros usuarios, y al final se puede escoger cómo pagar (efectivo, tarjeta, PayPal…). En unos minutos (el consumidor también recibe una hora estimada de entrega del pedido) lo tendrá en su casa.

“Podríamos decir que hay dos perfiles diferenciados”, apunta José del Barrio sobre el tipo de consumidor que emplea su plataforma para hacerse con la comida. “Por un lado están las parejas jóvenes y por otro lado aquellos que están disfrutando de un partido de fútbol, una película o una partida de algún videojuego y quieren tener la cena sin interrumpir su actividad”.

Desde Just-Eat, abren la variedad de perfiles de compradores de comida online. “La comodidad y la facilidad de uso de la plataforma han conquistado especialmente al sector más joven; se trata de usuarios de entre 20 y 35 años (la conocida como ‘generación consola’) que vive en grandes ciudades”, apunta Jerome Gavine, aunque también personas de 35 a 45 años con horarios laborales a tiempo completo y divorciados con niños pequeños son compradores habituales de estas plataformas.

Una cena de fin de semana es el momento más habitual para pedir comida online a través de internet aunque, y en esto coinciden tanto La Nevera Roja como Just-Eat, cuando hay un evento especial, como un partido de fútbol importante en televisión, los pedidos aumentan de forma considerable.

Los platos más vendidos

Aunque la lista de lo más vendido es diferente en según que marca, curiosamente son lo asiático y lo italiano los que más triunfan. “Los rollitos de primavera y los tallarines con pollo propios de la cocina china siguen son los reyes de los menús a domicilio, un puesto que comparten con la socorrida pizza”, indica Jerome Gavine, de Just-Eat. “En España, las más demandadas son la pizza barbacoa, la carbonara, la tropical, la cuatro quesos y la de jamón”, añade.

Desde La Nevera Roja tiran por la misma línea. “La comida china y las pizzas suelen ser las reinas de los pedidos, aunque es cierto que los kebabs y las hamburguesas están recortando la distancia y cada vez son más demandados”, indica José del Barrio.

Foto cc  KayOne73

Sobre el autor de este artículo

Raquel C. Pico