Las patentes de Kodak se quedan muy lejos de los 2.600 millones de dólares

Recta final para la subasta de patentes de Kodak, que podría suponer la llave para la reconversión de la firma… o la estocada final para la misma. Kodak se acogía a principios de año al capítulo 11, una figura legal estadounidense similar al concurso de acreedores español, para tener así espacio para reorganizarse y encontrar un camino para la supervivencia. Entre las medidas que la compañía anunciaba que iba a tomar, se encontraba el abandono de la fabricación de cámaras fotográficas y la reconversión hacia la impresión como principal activo de la empresa.

Por ello, a Kodak le sobraban patentes. La firma no va a necesitar, con este nuevo camino, las patentes que le permiten construir cámaras y apuntalar los servicios y funcionalidades que ofrecen esos productos. Así que la empresa hizo un paquete de 1.100 patentes y anunció su inminente venta. Las patentes serían el balón de oxígeno necesario para la supervivencia: un inyección de vida con, en realidad, números concretos. Kodak esperaba ganar con la subasta 2.600 millones de dólares.

Pero a medida que se acerca la fecha de la subasta, las posibilidades de que Kodak consiga esa cifra son más limitadas. El primer golpe se lo asestó la Justicia, que devaluó con una sentencia el valor de estas patentes. Kodak perdió ante RIM y Apple un caso por uso indebido de la patente que permite visualizar imágenes.

Las cifras están, según las filtraciones a The Wall Street Journal, muy por debajo de lo esperado. Kodak ha recibido dos ofertas por las patentes: una las valora en 150 millones de dólares, otra en 250. Las dos ofertas tienen detrás a dos grupos de inversores de Silicon Valley y cuentan con Apple y con Google (una y otra) entre esos potenciales compradores. En ese enfrentamiento podría estar la clave, tal y como apunta el Journal, para que los precios de las patentes consigan subir por encima de las ofertas de salida. En la subasta, la lucha de los dos grupos de inversores (de Apple y de Google, al final) podría impulsar el precio. Los analistas esperan que, gracias a ese enfrentamiento, el precio se quede entre los más aceptables 600 a 700 millones de dólares.

No sería la primera vez que la rivalidad entre dos gigantes dispara los precios. Ya sucedió con las patentes de Nortel, una empresa canadiense centenaria como Kodak que se cayó del trono de los equipos de telecomunicaciones al abismo del concurso de acreedores y finalmente a la venta de todos sus activos para la liquidación. Sus patentes se llevaron un premio gordo de 4.500 millones de dólares gracias a la lucha entre Google, Microsoft y Apple.

Etiquetas

Contenidos Relacionados

Top