Las oportunidades que brinda la tecnología en la crisis

Siempre se ha dicho que las crisis económicas además de destruir muchos esquemas y sistemas establecidos, ofrecen oportunidades para transformar e impactar en los mercados y las industrias. El cloud computing es un ejemplo de cómo las organizaciones que sean capaces de adaptar su funcionamiento tendrán ventajas competitivas importantes.

Las empresas afrontan una época muy difícil por dos motivos: por un lado está la profunda crisis a la que se enfrentan muchos países de Occidente desde hace más de cuatro años, y por el otro la revolución tecnológica les exige cambios también profundos.

Tradicionalmente las decisiones relacionadas con los sistemas y estructuras tecnológicas han tenido que ver, principalmente, con los departamentos tecnológicos. Sin embargo los beneficios que ofrecen las nuevas tecnologías han hecho que también los departamentos de negocio participen en la toma de estas decisiones y que, incluso, las incluyan en la estrategia central de las compañías.

Durante el Oracle Cloud Conference charlamos con José Manuel Peláez, director de preventa de tecnología, y con Víctor Mojarrieta, experto en soluciones de tecnología, sobre el  cloud computing y las formas en la que sus clientes se aproximan a esta tecnología.

El cloud hoy

Después de una etapa en la que muchas empresas parecían estar a la espera de las estrategias que fueran tomando sus competidores, el mercado cloud hoy está muy activo, tanto en las organizaciones privadas como en las públicas.

Según Víctor Mojarrieta, las entidades privadas, que al principio se interesaron por establecer infraestructuras más ágiles,  se encuentran buscando una aproximación desde el punto de vista del negocio. En el caso del mundo público hay una “tendencia a proyectos de más calado” y se están tomando decisiones que utilizan al cloud como camino para llevar a cabo cambios radicales.

Independientemente de las estrategias de nube privada, nube pública o nube híbrida, hoy en día quedan pocas dudas al respecto de la idoneidad del uso del cloud computing. Sin embargo, su implementación implica evoluciones profundas en el funcionamiento de las propias empresas, no solo por los cambios estructurales, sino por el interés que ésta y otras tecnologías despiertan en los departamentos de negocio. La competencia exigirá organizaciones permeables que permitan las interacciones entre departamentos.

En esta encrucijada se encuentran las empresas grandes, medianas y pequeñas, cada grupo con sus particularidades, pero todos con la misma exigencia. José Manuel Peláez opina que a pesar de que las grandes compañías tienen una mayor capacidad para realizar inversiones, “también tienen un movimiento más lento, una inercia más compleja”.

Nuevos modelos de gestión y organización

Peláez y Mojarrieta explican que uno de los principales obstáculos que las industrias tienen para sortear la crisis y prepararse para el momento en el que la demanda vuelva a exigir crecimiento es que la mentalidad generalizada ante la crisis es el miedo y no la búsqueda de oportunidades.

Las nuevas tecnologías ofrecen formas menos costosas de funcionar pero exigen también nuevas mentalidades de gestión y organización. El aprovechamiento real solo es posible con decisiones valientes que transformen los mecanismos establecidos durante años, atreviéndose con soluciones innovadoras.

Contenidos Relacionados

Top