e-conomía Empresa

Las operadoras insisten: las reglas del juego en el escenario digital deben ser iguales para todos

shutterstock_214083058
Escrito por Esther Macías

Mismas reglas del juego para todos. Ese ha sido el mensaje que han vuelto a defender las operadoras en el 29 Encuentro de Telecomunicaciones y Economía Digital, organizado por Ametic y que se celebra esta semana en Santander bajo el título (y temática) “Estrategias para el Mercado Único Digital”.

Mismas reglas del juego para todos. Ese ha sido el mensaje que han vuelto a defender las operadoras en el 29 Encuentro de Telecomunicaciones y Economía Digital, organizado por Ametic y que se celebra esta semana en Santander bajo el título (y temática) “Estrategias para el Mercado Único Digital”. En una mesa redonda moderada por la eurodiputada y presidenta de la Fundación Europea de Internet Pilar del Castillo, José María Álvarez-Pallete, consejero delegado de Telefónica, Philipp Humm, CEO para Europa de Vodafone, y Gervais Pellissier, deputy CEO de Orange han expuesto su visión sobre un mercado cambiante como pocos como es el de las comunicaciones, que ha evolucionado hace tiempo hacia la llamada ‘economía digital’.

Un negociado que hace no tantos años lideraban las operadoras y que básicamente se circunscribía a las infraestructuras y prestaciones que éstas proporcionaban a sus clientes y que, en los últimos años, con el auge de los smartphones y los servicios que brindan gigantes de Internet y las aplicaciones móviles, se ha transformado radicalmente. Solo por poner un ejemplo esta revolución se ha llevado por delante negocios enteros y antaño suculentos como el de los SMS (defenestrado con la popularización de los servicios de comunicación instantánea como es el caso de Whatsapp, entre otros), por no hablar de la caída que han experimentado las tradicionales llamadas de voz, con los estragos que esto ha traído consigo para las operadoras en los últimos tiempos, obligadas a reinventarse en este nuevo escenario digital.

 

La estrategia de Mercado Único Digital es buena, va en la dirección correcta, fomentará la desregulación y aumentará la confianza digital, pero nos preocupa el tiempo”, se lamentó Álvarez-Pallete, en referencia a la lentitud con que se está fraguando

 

Un nuevo escenario que requiere nuevas reglas

Ahora la economía, el mundo en general, es digital. El problema, recordó el directivo de Vodafone, es que la regulación existente al respecto en la Unión Europea fue redactada en su mayor parte antes de que aparecieran los primeros smartphones, de modo que se ha quedado completamente obsoleta. En Bruselas, conscientes de ello, llevan trabajando tiempo en el Mercado Único Digital, un proyecto que persigue eliminar las trabas reglamentarias y pasar de 28 mercados nacionales a un mercado único para poder sacar, por fin, partido, de la era digital en la que estamos inmersos.

Se trata de una propuesta que los responsables de los operadores ven con buenos ojos pero a la que achacan un hándicap importante: la lentitud con la que se está fraguando. “La estrategia de Mercado Único Digital es buena, va en la dirección correcta, fomentará la desregulación y aumentará la confianza digital, pero hay cosas que nos preocupan, por ejemplo el tiempo. Se está desarrollando con los ritmos tradicionales de la política europea”, se lamentó Álvarez-Pallete.

El consejero delegado de Telefónica recordó que la digitalización no ha hecho más que empezar. Es más, se va a acelerar. “Europa no debe perder ese tren. Es preciso desarrollar una visión innovadora basada en estándares abiertos, convencer al resto de jugadores del mercado y establecer las condiciones de mercado adecuadas. Hay que revisar en profundidad el sistema regulatorio y generar nuevas reglas del juego”, añadió.

 

Las mismas normas que se exigen a los operadores sobre interoperabilidad de red deben exigirse a los responsables de las plataformas y sistemas operativos”, afirmó Álvarez-Pallete

 

El riesgo de una ‘Internet feudal’

Álvarez-Pallete alertó que si estas reglas del juego no son iguales para todos, no solo para las compañías de telecomunicaciones, sino también para las empresas de servicios de la Red y desarrolladores de los principales sistemas operativos móviles (léase Google, Apple y Facebook, por mencionar algunas) ésta pasará a ser una Internet feudal, en la que el usuario está cautivo de plataformas no interoperables entre sí.

Las mismas normas que se exigen a los operadores sobre interoperabilidad de red deben exigirse a los responsables de las plataformas y sistemas operativos”, señaló. No es concebible, afirmó, que no se conecten entre sí las redes de comunicaciones de los distintos operadores, algo que permite que los usuarios puedan comunicarse unos con otros independientemente de la operadora a la que hayan contratado los servicios. Por tanto, tampoco debería serlo que las plataformas y los sistemas operativos no sean interoperables. Esto último provoca que sea una tarea harto complicada un aspecto que a priori no debería serlo, como es el cambio de un dispositivo móvil a otro, lo que puede convertirse en un auténtico dolor de cabeza para el usuario si también conlleva cambiar el sistema operativo (por ejemplo de iOS a Android o viceversa, por mencionar a las dos plataformas más extendidas).

 

“¿Por qué se aplica una normativa a los SMS y no a otras plataformas?”, se lamentó por su parte Philipp Humm, CEO para Europa de Vodafone

 

Esta nula interoperabilidad entre plataformas también provoca otras cautividades. Por ejemplo, los usuarios de Whatsapp, la plataforma de comunicación instantánea más extendida en Europa (comprada por Facebook en 2014) no pueden comunicarse con otras personas que tengan instalada otra aplicación similar (Skype, Line, etc.). “Es necesario exigir no solo la neutralidad de la red sino también la neutralidad digital”, recalcó Álvarez-Pallete. “¿Por qué se aplica una normativa a los SMS y no a otras plataformas?”, se lamentó por su parte Philipp Humm, CEO para Europa de Vodafone.

 

Desde la izda. Philipp Humm, CEO para Europa de Vodafone, Pilar del Castillo, eurodiputada y presidenta de la Fundación Europea de Internet, José María Álvarez-Pallete, consejero delegado de Telefónica, y Gervais Pellissier, deputy CEO de Orange.

Desde la izda. Philipp Humm, CEO para Europa de Vodafone, Pilar del Castillo, eurodiputada y presidenta de la Fundación Europea de Internet, José María Álvarez-Pallete, consejero delegado de Telefónica, y Gervais Pellissier, deputy CEO de Orange.

 

“No existen los servicios gratis, y si los hay es porque nosotros somos el producto”

La seguridad y privacidad son otros aspectos que preocupan a Telefónica, según Álvarez-Pallete. “Las telecos conocemos bien este tema. Sabemos que no podemos hacer lo que queremos con los datos que tenemos de nuestros clientes, pero otros jugadores no se someten a las mismas reglas del juego”. Y lo peor, según el portavoz, es que los ciudadanos no tienen conciencia sobre esta realidad: “No existen los servicios gratis, y si los hay es porque nosotros somos el producto”, sentenció.

La nueva normativa europea de protección de datos, también pendiente de entrar en vigor, “va en la buena dirección”, según el ejecutivo, pero, de nuevo “preocupa la lentitud” en su puesta en marcha.

 

En Europa no hace falta más regulación sino menos”, según Philipp Humm, CEO para Europa de Vodafone

 

Regular o desregular, he ahí la cuestión

Con la llegada de los nuevos servicios digitales se ha debatido mucho sobre la necesidad de desregular determinados sectores o al menos no establecer reglas a su avance debido a una excesiva regulación. La opinión de Álvarez-Pallete en este aspecto es clara: “A veces hay que desregular o, al menos, regular a todos igual”.

En este sentido, y volviendo a Whatsapp y a la defensa de “las mismas reglas del juego para todos”, el consejero delegado de Telefónica se quejó de que mientras que su compañía tuvo que esperar un año para que la UE aprobara la compra de Eplus en Alemania, la institución dio el visto bueno en solo tres meses a la adquisición de Whatsapp por parte de Facebook, dándose la paradoja de que ahora “Telefónica compite en la voz con Whatsapp Alemania”. “O se desregula a todos o se regula la voz sobre IP”, apremió.

Para Philipp Humm, CEO para Europa de Vodafone, “no hace falta más regulación”, es más, según su criterio “hace falta menos”. Lo más importante, según este último, es el problema de la interoperabilidad entre plataformas: “El usuario debe tener más libertad para elegir”. Para el directivo de Vodafone, el retraso que tiene Europa en materia digital frente a otros jugadores de telecomunicaciones de China y Estados Unidos, así como frente a las empresas de Internet como Google o Facebook se debe en gran parte a la excesiva regulación de este entorno. “Hay una regulación demasiado nacional e incluso regional mientras que el mundo digital es cada vez más global”.

 

Hay que abrir un debate sobre la manera de recaudar impuestos en el ámbito de los negocios digitales”, señaló Gervais Pellissier, deputy CEO de Orange

 

Más inversiones en infraestructuras

Otro aspecto en el que los operadores hicieron hincapié fue en que desde la UE se incentiven más las inversiones en infraestructuras, ya elevadas por parte de estas compañías. “La inversión por cliente en infraestructuras de telecomunicaciones en Estados Unidos es de 180 euros mientras que en Europa asciende a 130 euros”, recordó Álvarez-Pallete. Aun así, añadió, los avances son importantes: “España ha pasado de ser el sexto país de Europa en la penetración de la ultrabanda ancha a estar el primero”.

Los datos necesitan infraestructuras rápidas y eficientes”, recordó por su parte el directivo de Vodafone. “Bruselas debe crear incentivos para desarrollar fibra en vez de otras tecnologías tradicionales”. Respecto a LTE, la nueva generación de telefonía móvil, Humm se refirió a la conveniencia de “acceder al espectro como se hace en Estados Unidos y no mediante el sistema de subastas que existe aquí. Además, debe haber una normativa europea y no nacional al respecto”.

Por su parte, Gervais Pellissier, deputy CEO de Orange, se refirió también a un tema que considera importante: los impuestos. “Hay grandes diferencias al respecto entre los impuestos que tenemos que pagar las empresas de telecomunicaciones y los proveedores que ofrecen servicios. El juego aquí también tiene que ser el mismo para todos”. El responsable criticó, en esta línea, la existencia de “impuestos especiales” que deben abonar las operadoras como es el caso del que pagan en España “para financiar la televisión pública”. “Hay que abrir un debate sobre la manera de recaudar impuestos en el ámbito de los negocios digitales”, añadió.

El portavoz de Orange también se lamentó de que los servicios tradicionales de telecomunicaciones sigan bajando “aunque la situación es algo mejor este 2015”. “Los clientes cada vez usan más los servicios y pagan menos”, indicó, afirmando que existe un límite para los operadores.

 

Imagen superior: Shutterstock

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.