e-conomía

Una mujer accede por primera vez al consejo de administración de Twitter

Una mujer accede por primera vez al consejo de administración de Twitter
Escrito por Manuela Astasio

La compañía ficha a Marjorie Scardino, figura clave en grupos editoriales como Financial Times, Penguin Group o New York Times meses después de recibir críticas por su estructura patriarcal.

Twitter acaba de nombrar a Marjorie Scardino miembro de su consejo de administración, siendo ésta la primera mujer que ocupa un puesto dentro del mismo en la historia de la compañía. Scardino ha formado parte, hasta ahora, del consejo del grupo Pearson, y también ha trabajado en The Economist Group.

La decisión de la compañía, recogida por el periódico Wall Street Journal, es un intento de frenar las críticas que desató la llegada de Twitter a Bolsa con una cúpula directiva exclusivamente integrada por hombres.

Twitter repite, así, el esquema desarrollado por su rival, Facebook, cuando empezó a cotizar: tras recibir multitud de ataques por llegar al parqué con una junta directiva integrada solo por hombres, la red social de Zuckerberg fichó a Cheryl Sandberg como COO apenas dos meses después.

En cualquier caso, Scardino, abogada de profesión y reportera fundadora del New York Times, tiene, a sus 66 años, un currículum impresionante: no solo ha sido CEO de Pearson, sino que también ha formado parte de Financial Times y de la editorial Penguin Group, algo que la convierte en el perfil ideal para ocuparse de una plataforma que quiere ser la fuente de información de calidad de millones de usuarios en el mundo.

¿Costolo ya ha “marcado la casilla”?

Twitter está inmersa, por tanto, en un lavado de cara que no solo atañe a su valoración económica, sino, también, a otros aspectos menos tangibles pero igualmente importantes, como su estructura patriarcal, llamativa, cuanto menos, en una empresa tan joven y vanguardista.

La salida de la red social de los 140 caracteres a Bolsa puso sobre la mesa el “detalle” en el que muchos no habían reparado hasta entonces: ni una sola mujer en la junta directiva de la compañía, ni tampoco en la de inversores. Solo una abogada, Vijaya Gadde, ocupaba un puesto ejecutivo en Twitter, consejera general, pero, para más inri, lo hacía desde apenas cinco semanas antes.

El CEO de Twitter, Dick Costolo, admitió en aquellos momentos que la contratación de mujeres para puestos ejecutivos era “una cuenta pendiente” de su compañía, pero aseguró que incluir a mujeres en la plantilla directiva “no era algo tan simple como marcar una casilla”, una declaración que no sentó demasiado bien entre los que ya estaban escandalizados.

La ausencia de mujeres en puestos de importancia en las tecnológicas es un problema tanto en aquel lado del Atlántico como en éste, a pesar, incluso, de que la familiarización con las nuevas tecnologías se produce en ambos sexos a edades muy tempranas y de forma pareja.

Los estereotipos, sin embargo, provocan que, cuando, años más tarde, se decidan las vocaciones, pocas mujeres apuesten por carreras tecnológicas. En países como el nuestro, donde se ha vivido una acentuadísima feminización de las aulas universitarias en los años recientes, ingenierías como la de Telecomunicaciones o la Informática siguen teniendo solo un 20% de alumnado femenino. Hay quien cree que siguen existiendo carreras de chicos y carreras de chicas.

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.