e-conomía

Mountain View no ve con buenos ojos la nueva sede de Google

B-ut3MTUMAEPXKd.j
Escrito por Marcos Merino

Muchos residentes de Silicon Valley se oponen al crecimiento de las gran tecnológicas para evitar que eso altere la vida de sus municipios.

Google anunció recientemente que proyecta edificar una nueva sede en Mountain View: una serie de edificios diseñados por el innovador arquitecto danés Bjarke Ingels y por el Heatherwick Studio, una empresa londinense de diseño conocida por obras como el pebetero de los Juegos Olímpicos de 2012.

A diferencia de otros muchos estudios de arquitectura, Heatherwick Studio (a compañía fundada por Thomas Alexander Heatherwick y que cuenta con más de 150 arquitectos, diseñadores, etc) carece de un estilo propio característico, centrándose por contra en la solución de problemas. Además de las ya mencionadas, debemos a este estudio obras como el Sitooterie II , el Rolling Bridge, etc.

Por su parte, Bjarke se proclama como nexo de unión (y de superación) entre la arquitectura avant-garde (“Actúa tan al margen de la realidad, que no logran convertirse en algo más que curiosidades excéntricas”) y la más tradicional (“Corporaciones muy bien organizadas, que construyen predecibles y aburridas cajas de edificios funcionales”).

Silicon Valley contra los ‘residencialistas’

El proyecto concreto aún no se ha hecho público, pero sí se ha puesto sobre la mesa de la corporación municipal, y probablemente no ha hecho sino tensar aún más la degradada relación entre la multinacional de las búsquedas y los representantes de la ciudad. Y es que cuando Google se mudó a ésta en 1999, contaba sólo con un plantilla de sólo 12 personas, mientras que ahora sus 20.000 empleados (alojados en edificios de oficinas equivalentes a tres Empire State) son vistos como una invasión en una ciudad a punto de colapsar.

Lo cierto es que son varios los municipios de Silicon Valley los que están experimentando un auge de lo que se ha empezado a denominar “movimiento residencialista”: vecinos de las sedes de las grandes empresas tecnológicas que buscan formas de boicotear la expansión de sus instalaciones para que dejen de alterar el ritmo de vida de la zona (y de hacer subir el precio de la vivienda). El pasado mes de noviembre, el municipio de Menlo Park sometió a referéndum un propuesta que habría impedido que Facebook ampliara su actual sede. Por fortuna para la compañía de Mark Zuckemberg, fue rechazada. Al fin y al cabo, tampoco faltan los residentes que apuestan por el desarrollo de sus municipios, buscando convertirlos en verdaderas ciudades. Ken S. Rosemberg, uno de los miembros del Consejo Municipal de Mountain View, comparte dicho punto de vista: “Estas compañías atraen la atención mundial sobre Mountain View, y Mountain View debe evolucionar a una ciudad de ‘clase mundial'”, sostiene.

Uno de los grandes caballos de batalla en el tira y afloja entre Ayuntamiento y Google reside en las 5.000 viviendas que la compañía busca edificar en sus terrenos: los ‘residencialistas’ temen que eso suponga 5.000 nuevos residentes… cuyos votos apoyarían la expansión de Google y podrían resultar fundamentales, a tenor del actual censo formado únicamente por 80.000 vecinos..

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.