e-conomía

Microsoft desvela un crecimiento frenado por la compra de Nokia

Escrito por Mihaela Marín

Los datos publicados por Microsoft al final de su año fiscal explican la decisión de despido masivo que Satya Nadella anunciaba la semana pasada

Los datos publicados en el último informe con el que Microsoft cierra el año fiscal 2014 indican un crecimiento reducido que no ha podido superar un beneficio neto de 0,96%. Para la compañía de Satya Nadella los resultados finales al cabo del cuarto trimestre muestran una cifra de ingresos totales de 86.833 millones de dólares y un beneficio de 2,63 dólares por acción.

La compañía tecnológica equilibró la situación al final del último trimestre cuando registró unos ingresos de 23.382 millones de dólares y un beneficio por acción de 0,55 dólares. Estos datos indican una subida de 17,5% en comparación con el mismo periodo del año anterior cuando la compañía registró unos ingresos de 19.896 millones de dólares pero con un beneficio por acción de 0,59 dólares.

“Nuestra sólida ejecución y disciplina de gastos nos ha permitido un cierre del año fiscal con fuerza”, declaraba Amy Hood, la vicepresidenta ejecutiva y jefa oficial de finanzas de Microsoft.

Por otro lado el CEO del gigante tecnológico también se preocupó en reforzar la imagen que se desprende de los datos finales de su compañía al cabo del año fiscal al hacer referencia a los resultados satisfactorios en el segmento de soluciones cloud.

“Estoy orgulloso de que nuestro giro agresivo hacia el sector cloud tiene recompensa- nuestros ingresos procedentes de los servicios cloud se han doblado este año alcanzando una tasa de crecimiento de 4.400 millones de dólares”.

Nokia, ¿un lastre para Microsoft?

Las cifras no indican los mismos resultados favorables en el caso de la adquisición de Nokia realizada el mes de abril. Es ahora, al final de su año fiscal, cuando se pueden ver las repercusiones de un negocio por el cual la compañía de Nadella ha tenido que desembolsar casi 7.000 millones de dólares. En cambio los 5,8 millones de dispositivos Nokia Lumia vendidos en el periodo no han podido recompensar el coste de una adquisición que ha causado una bajada de 0,08 dólares de las acciones y una pérdida de 692 millones de dólares.

El valor del gasto producido indica que la compra de Nokia, detrás de la intención de Microsoft de posicionarse mejor en el mercado de los smartphones al lado de Apple y Google, se ha convertido en un lastre que obligará a la compañía de Nadella hacer grandes cambios para salir adelante. Uno de ellos se anunciaba la semana pasada y apuntaba a un plan de reestructuración que dejará sin puestos de trabajo a 18.000 empleados de Microsoft, entre ellos trabajadores de Nokia y miembros de la división encargada de producir contenido original para la televisión, Xbox Entertainment Studios. A partir de ahora, el peso recaerá en las manos de Nadella, así que habrá que ver si su estrategia de posicionar la compañía entre las mejores empresas del sector cloud y móvil es suficiente para llegar a los objetivos propuestos.

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.