e-conomía

Microsoft aborda su mayor reorganización para afrontar la era post PC

Escrito por Esther Macías

“Una estrategia, una Microsoft”, así es como resume Steve Ballmer la reorganización de la compañía dirigida a acelerar su capacidad de innovación y de adaptación a la era post PC.

Mucho se ha rumoreado durante los últimos días –e incluso meses– sobre la esperada y necesaria reorganización que Microsoft debía llevar a cabo para adaptarse a la nueva era post PC. Una era en la que el dominio no lo tiene como en el pasado el tradicional ordenador personal y el omnipresente Windows, sistema operativo claramente dominante en el escritorio, sino todo un elenco de dispositivos móviles –smartphones y tabletas– y el ecosistema que los rodea y cuyos cerebros son las plataformas desarrolladas por Google y Apple, los dos principales jugadores del nuevo mundo en el que la ubicuidad y la conexión permanente están a la orden del día.

Microsoft tenía que hacer algo y lo ha hecho. Y lo ha anunciado a todos los empleados el propio Steve Ballmer, CEO de la compañía, a través de un correo electrónico donde explicaba los cambios que hoy ha acometido con el fin de “poder innovar a una mayor velocidad, eficiencia y capacidad en un en un mundo que cambia con rapidez”.

Lo que ha hecho Microsoft es simplificar y reorganizar sus múltiples áreas de negocio y reducirlas a cuatro: Ingeniería, Marketing, Desarrollo de Negocio y Estrategia Avanzada e Investigación. Junto a estas estarán las más corporativas de Finanzas, Recursos humanos, el área de Legal y de Operaciones. El área más importante de negocio será la de Ingeniería, paraguas bajo la que estarán otros cuatro grupos: Sistema operativo, Dispositivos, Cloud y Apps. Ballmer indica que el negocio de Dynamics permanecerá separado “mientras continúe necesitando un foco especial y represente una oportunidad significativa. Consolidaremos nuestras tecnologías de forma coherente en estos grupos para aunar cosas que antes estaban separadas en nuestra estructura como la infraestructura cloud, los sistemas operativos, el correo electrónico y la identidad, por nombrar algunos”. Aunque el proceso de reorganización está avanzado el CEO indica que completarlo llevará tiempo, “hasta el final del año”.

Nuevos líderes para una nueva estrategia

Al frente del grupo de ingeniería de Sistemas operativos estará Terry Myerson. Este grupo, además, se encargará de llevar este trabajo al mundo de las consolas, los dispositivos móviles y los sistemas de back-end. Los servicios claves para el sistema operativo también se enmarcarán en este grupo.

Por otro lado Julie Larson-Green, ahora responsable de Windows, liderará el Grupo de Dispositivos y de Ingeniería en Estudios. Se encargará de todo el desarrollo de hardware y de la cadena de suministro y de todas las experiencias de entretenimiento como juegos, música, vídeo y otros.

Qi Lu estará al mando del Grupo de Aplicaciones e Ingeniería de Servicios. Aquí se enmarcarán todas las aplicaciones y servicios de productividad, comunicación, búsqueda y otras categorías de información.

Satya Nadella, ahora al frente del negocio de servidores, será quien se encargue del Grupo de Ingeniería de Cloud y Empresa y liderará la estrategia de tecnologías de backend como el centro de datos, la base de datos y otras tecnologías específicas para el entorno empresarial. También se encargará del desarrollo de los centros de datos de la compañía.

Dynamics seguirá llevándolo Kirill Tatarinov. No obstante Ballmer señala que sus directores de producto reportarán a Qi Lu, su director de marketing lo hará a Tami Reller y el de ventas al grupo de Operaciones.

Eric Rudder será quien encabece el Grupo de Investigación y Estrategia Avanzada; Tami Reller el Marketing, junto a Mark Penn, y Kevin Turner seguirá al mando de las Operaciones (ventas globales, marketing de campo, servicios, soporte, etc.). En cuanto al grupo de Desarrollo de Negocio, éste estará dirigido por Tony Bates, quien se encargará de las alianzas del la firma (por ejemplo la de Yahoo! o Nokia) y de todo el trabajo de evangelización. Finalmente al frente de las finanzas estará Amy Hood, el responsable del departamento legal y de asuntos corporativos seguirá siendo Brad Smith y el área de Recursos Humanos lo liderará Lisa Brummel.

Por otro lado, un directivo destacado como Kurt DelBene, artífice en gran parte de llevar Office a la nube, se jubilará; Craig Mundie dejará SLT (Software Licencing Terms) para centrarse, explica Ballmer, en un proyecto especial a finales de este año; en 2014 seguirá como consultor hasta su marcha, como había acordado, a finales del año. Y Rick Rashid dejará de dirigir Microsoft Research para centrarse en su nuevo puesto dirigiendo la innovación del sistema operativo en el grupo de Sistemas Operativos.

Razones para la reorganización

Queremos una nueva estrategia, no una colección de estrategias”, explica Ballmer. “Veremos nuestra línea de productos de forma holística no como una serie de islas”. En este sentido, “todas las partes de la compañía compartirán y contribuirán al éxito de ofertas claves como Windows, Windows Phone, Xbox, Surface, Office 365 y nuestra oferta EA, Bing, Skype, Dynamics, Azure y nuestros servidores”, sentencia el directivo.

Lo que tiene claro Ballmer es que una nueva era exige “una nueva forma de comunicarse con los clientes, desarrolladores y partners de innovación, para desarrollar un mensaje más coherente de nuestra oferta y familia de productos”. El realineamiento que ha realizado hoy la firma de Redmond persigue, en suma, posibilitar a Microsoft “ejecutar mejor su estrategia para lanzar la familia de dispositivos y servicios que doten de mayor capacidad a los usuarios para las actividades que más valoran y sus extensiones empresariales y de los servicios que son más valiosos para los negocios”.

En su documento Ballmer recuerda cómo la visión de “ayudar a la gente a desarrollar todo su potencial” siempre ha estado en el ADN de la firma aunque, eso sí, mientras en sus inicios se materializó en el objetivo de poner un PC en cada oficina y en cada casa, objetivo que sin duda la firma ha conseguido con creces, de cara a un futuro la estrategia tiene que cambiar. De hecho, recuerda Ballmer, ya ha cambiado. “Hace un año nos embarcamos en una nueva estrategia para materializar nuestra visión, abriendo un nuevo capítulo para los dispositivos y servicios de Microsoft”. En este sentido, el CEO menciona el lanzamiento del sistema operativo Windows 8, preparado para dispositivos móviles y tabletas, y la propia tableta Surface, además de avances para llevar una interfaz de usuario consistente a los PC, tabletas, teléfonos y la consola Xbox. “Pero tenemos que hacer mucho más”, reconoce. “Debemos realizar un extraordinario trabajo para tener éxito en este mundo moderno”. ¿Qué significa esto? “Una mejor ejecución desde la conceptualización del producto y la innovación hasta el marketing y las ventas. También significa excelencia operacional en servicios cloud, en las operaciones del centro de datos y en la fabricación y en la cadena de suministro que es algo esencial en el mundo de los dispositivos y los servicios”.

Y todos estos aspectos se consiguen, indica Ballmer, “centrando toda la empresa en una única estrategia, mejorando nuestras capacidades en todas las disciplinas y en las áreas de ingeniería y tecnología y trabajando juntos con más colaboración y agilidad en torno a objetivos comunes”. De ahí el cambio de la estructura de la organización, de la forma de colaboración, del lugar donde ubican los recursos y de la forma con la que Microsoft empondera a sus ingenieros y de cómo llega al mercado.

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.