e-conomía

Microsoft abandona Alemania por patentes

Microsoft Alemania patentes Motorola FRANDMicrosoft ha anunciado que va a trasladar su centro de distribución de software actualmente localizado en Alemania a Holanda, debido a las disputas por patentes que ha tenido con Motorola en el país. La compañía ha asegurado que el traslado no supondrá la pérdida de ningún empleo, aunque sí afectará a terceros.

Los trabajadores que presumiblemente perderán el empleo, unos 100, pertenecen a Arvato, la compañía encargada de gestionar el depósito de Microsoft y distribuir sus productos a tiendas y clientes.

No obstante, el cambio de localización, cuyo coste se desconoce, no afectará a los 2.700 empleados que la compañía de Redmond tiene en Alemania, según aseguró un portavoz de la misma a The Wall Street Journal.

En cualquier caso, el traslado se ha debido a una demanda presentada por Motorola, cuya compra por parte de Google fue aprobada recientemente, en la que solicitaba el bloqueo de las ventas de varios productos de Microsoft, como su videoconsola, Xbox 360, por patentes relacionadas con la reproducción de vídeo en línea.

Investigaciones contra Motorola

Por su parte, la Comisión Europea ha anunciado que ha abierto dos investigaciones formales contra Motorola por un posible caso de monopolio. “La apertura de los procedimientos significa que la Comisión examinará los casos como algo prioritario”, explican, pero “no prejuzga el resultado de las investigaciones”.

Los tribunales alemanes ya han bloqueado la venta de varios dispositivos tecnológicos en el país, como ocurrió con algunas de las tabletas Android de Samsung por supuestamente imitar el diseño del iPad de Apple.

Según explica el bloguero especializado en patentes Florian Mueller, el sistema legal alemán se presta al abuso de las patentes esenciales para estándares (conocidas como FRAND) debido a una combinación de varios factores. Entre ellos, por ejemplo, está la posibilidad que tienen quienes ganan un juicio de este tipo de solicitar órdenes restrictivas.

Sobre el autor de este artículo

Guillermo del Palacio