e-conomía

Los ‘wearables’ invisibles alcanzarán el 30% del mercado hasta el 2017, según Gartner

shutterstock_231343930
Escrito por Mihaela Marín

Poco a poco estamos viendo como la industria de los wearables busca una forma de reinventarse y lo hace a través de un cambio de diseño radical que será responsable de una relación completamente nueva entre usuarios y sus dispositivos. Empujada por los avances en nanotecnología, la tecnología avanzada de los sensores está lista para crear un mercado totalmente nuevo: los wearables invisibles. Y puede que el año 2017 sea clave para hacer el paso de los relojes inteligentes a los dispositivos casi imperceptibles para los sentidos si tenemos en cuenta las observaciones de los analistas de Gartner.

En su informe anual “Consumer Devices for 2015” la firma de investigación estima que dentro de dos años un 30% de los wearables inteligentes pasarán desapercibidos para los usuarios, una predicción que viene sostenida por los progresos ya realizados en este sector:

“Ya hay algunos desarrollos interesantes en fase de prototipo que podrían preparar el camino para hacer que los wearables de los consumidores se integren perfectamente con su entorno. Las lentes inteligentes son un ejemplo de este tipo de desarrollo. Otros dispositivos interesantes que empiezan a perfilarse en el mercado son las joyas inteligente”, declara Annette Zimmermann, directora de investigación de Gartner.

De acuerdo a los analistas, el adelanto a los dispositivos ponibles invisibles está demostrado por los numerosos proyectos basados en sensores con una gran variedad de usos, desde alertas de comunicación hasta alarmas de emergencia.

 

2015-tendenciasLas 10 tendencias tecnológicas que marcarán el año 2015

El Symposium Gartner/ITxpo sigue su línea de conferencias mundiales previstas para el año 2014 y después de visitar Cape Town, este mes su equipo de analistas TI y los líderes de empresas mundiales se han dado cita en Orlando, EEUU. Leer más.

 

La categoría abarca también la tecnología presente en los dispositivos montados sobre la cabeza (Head Mounted Display) y aquí se incluyen los cascos de realidad virtual como Oculus Rift o de realidad aumentada como las gafas inteligentes de Google. Para el 2018 se estima que las ventas de este tipo de este tipo de wearables inmersivos lleguen a 25 millones de unidades, haciendo de esta forma “la transición de la periferia a la corriente principal”.

Sin embargo la oferta podría ser muy distinta de las aplicaciones actuales. Gartner no excluye la posibilidad de que las dos tecnologías, la realidad virtual y las gafas inteligentes, fusionaran lentamente para dar vida a otros productos disruptivos y con diseños que disimulen por completo sus componentes tecnológicos.

El PC de Windows desaparecerá en los mercados emergentes

¿Podría significar el principio del fin de los dispositivos convencionales? Es muy probable que sí, según el informe que nos ocupa. Delante de la invasión oculta de los dispositivos ponibles y smartphones, habrá menos sitio para el PC. Es más, se señala que en los mercados emergentes donde ha habido desde el principio una mayor penetración de teléfonos móviles que ordenadores Windows, los usuarios que nunca han tenido un PC, nunca lo tendrán y eso podría significar hasta un tercio de los consumidores de estos territorios.

Para la gran mayoría de estos, unos de los primeros dispositivos ha sido un teléfono básico con cierta capacidad de navegación. El siguiente paso, a medida que los precios de los smartphones vayan disminuyendo, será otro dispositivo móvil más eficiente, lo más probable phablet o tableta, debido a la familiaridad con el uso de las pantallas táctiles.

Por otro lado, la tendencia no será representativa para los mercados maduros, donde el PC de Windows seguirá reinando un tiempo más ya que se hizo la entrada en el ecosistema de los dispositivos de consumo desde el principio y es un producto que todavía se usa por el 90% de los consumidores actuales.

Por último, el informe hace también referencia a la biometría, otra tecnología que jugará un papel muy importante en el auge de los wearables invisibles. Los analistas revelan que para el 2016 el 40% de los smartphones que lleguen a los usuarios finales tendrán integrados sensores biométricos:

“Escanear la huella dactilar será la principal característica biométrica introducida por la mayoría de los vendedores y que contribuirá a un uso intuitivo y discreto. Otros datos biométricos como la autenticación de la cara, del iris, de la voz y de las venas de la mano, también surgirán, pero se mantendrán en un nicho de mercado”.

A raíz de esto, los wearables contarán con la tecnología de autenticación biométrica como forma de acoplamiento con los teléfonos inteligentes, aunque Gartner apunta que el smartphone seguirá siendo el dispositivo inteligente encargado del procesamiento de los datos biométricos.

Imagen principal

 

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.