e-conomía Empresa

Los viajeros de Airbnb se dejaron en Madrid más de 320 millones de euros en 2014

Los viajeros de Airbnb se dejaron en Madrid más de 320 millones de euros en 2014
Escrito por Manuela Astasio

La plataforma online de alojamiento compartido busca la legitimidad con un informe que muestra el impacto económico de su presencia en la región.

Los turistas que visitaron Madrid reservando su alojamiento a través de Airbnb, la plataforma de búsqueda online de hospedaje compartido, dejaron en la ciudad el pasado año ingresos de 323 millones de euros, de acuerdo con un estudio presentado hoy en la capital por la compañía. 16 millones fueron a parar a los anfitriones que ofrecieron su casa, pero otros 116 millones fueron a parar a comercios, bares y otros negocios.

La investigación, que ha sido coordinada por el profesor de Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense Francesco Sandulli, busca reflejar el impacto económico, tanto directo como indirecto, de los usuarios de Airbnb en la ciudad, así como dejar claro, como ha explicado su director de asuntos públicos, Ángel Mesado a TICbeat, que la plataforma se centra en el llamado homesharing, y no en otro tipo de alquiler turístico. “El anfitrión típico de Madrid es un particular que utiliza una fuente de ingresos. No nos gustaría que se confunda Airbnb con otros modelos”, asegura.

La importancia económica de Airbnb también reside en su capacidad para atraer a visitantes que, de otra forma, no vendrían a la capital, y para hacerlo a distritos que no suelen beneficiarse del turismo, agrega Mesado. Para empezar, según el responsable de asuntos públicos de la compañía en España, Madrid ha sido tradicionalmente un foco mayor de visitantes nacionales que internacionales, un sector, éste último, al que Airbnb sirve de pasarela a la capital. En 2014, por ejemplo, un 19% de los huéspedes que usaron el servicio en la capital procedieron de Estados Unidos.

Un 25% de los usuarios de este servicio en Madrid encuestado en el estudio asegura que “sin Airbnb no hubieran venido o habrían permanecido menos tiempo en la capital”. El informe también destaca que el 55% de ellos visitaban por primera vez la ciudad, “una perla dentro de Europa”, apunta Mesado, que Airbnb ayuda a poner en el mapa de aspiraciones de viajeros internacionales.

Además, la reserva de alojamiento a través de la plataforma online permite redistribuir el impacto económico del turismo a barrios alejados del centro que no suele alcanzar. Mesado cita algunos ejemplos, como Chamberí, Ciudad Lineal y Carabanchel, habitualmente alejados del radio de acción de los visitantes, y recuerda que, según datos de Airbnb, la mitad del gasto de los visitantes suele producirse en el barrio en el que se alojan.

 Una relación ‘constructiva’ con las autoridades

Quizá condicionada por la controversia que generan otras aplicaciones como la polémica Uber, que tiene en pie de guerra a taxistas de todo el mundo, Airbnb, se autoproclama como una experiencia de economía colaborativa y destaca en el estudio que la gran mayoría de sus anfitriones en Madrid comparten con sus huéspedes la casa que habitan. “Los ingresos extras que obtienen al alojar viajeros les ayudan a permanecer en el hogar en el que viven”, señala el informe, que refleja que, pese a que el 91% de los ‘caseros’ de la plataforma en Madrid tiene un título universitario, un 75% de ellos ingresa una renta inferior a la media anual de Madrid.

El gremio hotelero de distintas capitales del mundo se manifestó desde el principio en contra de la llegada de plataformas como Airbnb, a las que siempre ha identificado con el alquiler de apartamentos turísticos ‘piratas’ o ilegales. Mesado explica que, sin embargo, la respuesta que su compañía está encontrando en las autoridades de muchas jurisdicciones europeas es favorable. París y Ámsterdam, indica, ya han excluido las viviendas particulares de la normativa de alojamientos turísticos, algo que también sucede en Gran Bretaña, porque se entiende que la de anfitrión de Airbnb no es “una actividad profesional”.

Y en Madrid la relación con las autoridades es “constructiva”, señala. Airbnb quiere conservar la relación de proactividad con los nuevos equipos que han accedido a los gobiernos de la Comunidad y el Ayuntamiento tras las elecciones del 24M, y trabajar con ellos para elaborar “un marco regulatorio que sea fácil de entender”.

Para Mesado, una métrica del estudio que resulta especialmente importante es una que muestra, a su juicio, la imagen de aceptación con la que Airbnb cuenta entre la sociedad española: las previsiones de la compañía para 2015 pronostican que 1.400.000 usarán su búsqueda de alojamiento en nuestro país. “Es una cifra muy gráfica”, señala el responsable de asuntos públicos de la compañía, que no ve estos datos como coyunturales, sino “como consistentes”.

 

Foto cc: fusky

 

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.